Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

El gobierno que discrimina explícitamente a las familias homoparentales

El gobierno que discrimina explícitamente a las familias homoparentales El gobierno que discrimina explícitamente a las familias homoparentales

"Los rubiecitos Evópoli se han sacado fotos con cuanto homosexual encuentran para así dar a entender que ellos no piensan igual que sus padres; sin embargo, cuando hay que legislar, se ponen del lado de aquellos viejos tótems a que critican en público orgullosamente".

Francisco Méndez

Por


Columnista.

Es divertido ver a los “liberales” de derecha celebrar un proyecto de ley tan conservador como es el de adopción. Según dicen Felipe Kast y los suyos, esto es algo así como un avance, ya que se establece la opción de que parejas del mismo sexo puedan adoptar a niños, pero siempre por debajo de las heterosexuales. ¿Por qué? Pues porque se señala en el texto que lo preferible es que haya un padre y una madre a cargo de los adoptados.

Es decir, es casi lo mismo pero con un lenguaje más ambiguo. No es exactamente igual porque, a diferencia de lo que se intenta reformar, esta iniciativa del gobierno discrimina a los homosexuales de manera explícita, debido a que ahora son considerados por la institucionalidad para que vean con sus propios ojos cómo pasan sobre ellos.

Pero si nos extrañamos estaríamos colaborando con el discursito mentirosamente liberal de un sector que no entiende bien lo que significa serlo. ¿Por qué? Porque espantarse frente a las acciones de quienes siempre han funcionado igual, es dar a entender que alguna vez les creímos eso de que ahora son otros. Lo que, en mi caso, no ha sucedido.

Lo que sí llama la atención es la forma en que el oficialismo ha desplegado el discurso. Pasaron repentinamente de la idea de que los adultos saben mejor que los niños lo que estos quieren, a velar por “lo mejor para estos”; es decir: para no hablar de lo peligroso que encuentran que gays se hagan cargo de menores de edad, arreglaron el relato y ahora pusieron en el centro de la decisión a quienes, en otras ocasiones, deben someterse a lo que los padres dicen. Ya no se puede decir que los mayores saben lo que quieren sus posibles hijos, porque esos mayores no cumplen con lo que la derecha cree que es conveniente.

Este es un proyecto en contra de las familias homoparentales sin decirlo. Establece que un juez debe decidir según lo que cierta estructura ideológica establece como lo “mejor”, por lo que es un insulto bastante más grave para las parejas de hombres o mujeres que cuando no estaban consideradas en la legislación; ya que ahora esta normativa les hará ver que, si bien tienen alguna oportunidad adoptar, esta se dará luego de que las familias “modelo” no estén disponibles para hacerlo. ¿Es eso incluir o, por el contrario, hacer más evidente la discriminación? Pareciera que lo segundo. Pero, como todo lo que hace este gobierno, no se dice abiertamente, sino que con un manejo de palabras y frases que hagan creer algo que no es.

Por esto es muy entendible el enojo de las organizaciones que enarbolan la bandera de la diversidad. Lo que ha intentado hacer esta falsa “nueva derecha” ha sido tomar sus causas para ganar votos y, a la hora de los resultados, mantener todo exactamente igual. Los rubiecitos Evópoli se han sacado fotos con cuanto homosexual encuentran para así dar a entender que ellos no piensan igual que sus padres; sin embargo, cuando hay que legislar, se ponen del lado de aquellos viejos tótems que critican en público orgullosamente.

Nada ha cambiado. Todo sigue igual, pero con una retórica distinta, en los pasillos de la derecha. Por más que se vociferen los “tiempos mejores” para Chile y para la coalición gobernante, lo concreto es que son sólo efectos para evitar discutir las reales diferencias. Las frases floridas y emotivas sólo han servido como un gran distractor para que así no comiencen las discusiones reales.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día