Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

¿Es Ezzati lo que dice ser?

¿Es Ezzati lo que dice ser? ¿Es Ezzati lo que dice ser?

Ricardo Ezzati habla desde una especie de altar que le ha otorgado una tradición que tiene su origen en datos poco comprobables.

Francisco Méndez

Por


Periodista, columnista.

Hay veces en las que es preferible el silencio. Sobre todo si es que no se entiende de lo que se va a hablar y más aún, como en este caso, si es que se habla desde un puesto en el que la lógica no tiene mucho sentido. Esto lo digo por las declaraciones del arzobispo de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati, quien señaló que “no porque yo a un gato le ponga nombre de perro, comienza a ser perro”, refiriéndose la ley de Identidad de Género que se discute en el Congreso.

Si es que abordáramos esto desde la perspectiva del cristianismo, podríamos decir que las palabras de Ezzati están totalmente alejadas de lo que sería el mensaje de Cristo, ya que tras el cambio de identidad de género hay también un sufrimiento que muy pocos pueden entender; pero eso sería caer en el error de tratar a la población trans como enfermos o como personas que necesitan de nuestra misericordia, lo que suena bastante paternal. Más todavía si es que tomamos en cuenta que tramitar una ley de este tipo no es un asunto de caridad sino de derechos. Por lo que parece importante entender un poco el podio desde el que la máxima autoridad de la Iglesia Católica chilena habla.

Si es que razonamos un poco, entenderíamos que él lo hace desde certezas que muy poco tienen que ver con el cargo que desempeña. Y es que si es que uno cayera en su mismo discurso, a lo mejor podría desarmar completamente la religión que defiende y la representación que dice encarnar. Porque, ¿es acaso el hecho de que use sotana y cite los evangelios a su antojo una razón por la que uno deba creer realmente que es una autoridad que se sostiene sobre pilares sólidos? Parece discutible, ya que nada de lo que hace respetable dicha autoridad tiene realmente bases empíricas que nos hagan creer que es lo que dice ser.

Ricardo Ezzati habla desde una especie de altar que le ha otorgado una tradición que tiene su origen en datos poco comprobables, basando sus palabras en supuestos que son más bien un acto de fe que algo que uno pueda realmente establecer como lo real o lo concreto. Porque la religión Católica no ha tenido el sitial histórico gracias a que sus feligreses pueden decir que creen en algo que sea creíble, como esperan que lo sea el argumento para que una persona cambie de nombre.

Por esto es que, antes de todo, es preferible observar que gritar y alegar violencia en las palabras del arzobispo. Antes hay que preguntarse quién es, de dónde viene y a qué intereses responde siempre que abre la boca. ¿Es lo que dice ser? ¿Tiene realmente el poder que cree tener? ¿Es él el indicado para hablar desde un sentido común (si es que este realmente existe) sobre lo que puede o no ser, siendo que todo lo que afirma lo hace basándose en interpretaciones que podrían ser debatidas rápidamente? Parece importante cuestionarlo y luego pensar si es que es necesario gritar.

Ahora, si vamos al tema que está en discusión, y si es que tomamos las palabras del arzobispo y caemos en su lógica misma para discutir si es que una persona es lo que dice ser, entonces tal vez le creeríamos más a una persona trans, que está frente a uno y que despliega las características propias de un género no acorde con su cuerpo, que a quien dice hablar desde una autoridad moral que cada vez se diluye con más facilidad con el pasar de los tiempos.

Todo esto tomando en cuenta que, muchas veces, los mismos textos en los que basa la doctrina que dice abrazar no son tan tajantes en las materias que trata él de manera tan determinante. Y si es que lo son, valdría la pena considerar los años en que fueron escritos. Por lo que tratar de darles sentido hoy en día, y ante las exigencias de derechos que se demandan, no es más que un capricho bastante peligroso.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día