Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Estimulación clitoriana (o si las mujeres gozáramos la sexualidad igual que los hombres)

Estimulación clitoriana (o si las mujeres gozáramos la sexualidad igual que los hombres) Estimulación clitoriana (o si las mujeres gozáramos la sexualidad igual que los hombres)

"Cuando estés teniendo relaciones sexuales recuerda cómo te gustaba que te acariciaran y donde y pídelo, sin vergüenza, a tu pareja. Para acariciar el clítoris mejor, puedes escoger una posición tal como ponerte tú arriba de tu pareja y frotar el clítoris con sus genitales".

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

Muchas mujeres no logran llegar al orgasmo. Esto se debe a la casi nula experiencia en masturbación, siendo las mujeres concebidas por la sociedad como seres asexuados  privadas de placer y deseo, castigadas si muestran tanto deseo como los hombres. Según últimos estudios, las mujeres se masturban considerablemente menos que los hombres y lo hacen con culpa y vergüenza. No es de extrañar entonces que en las relaciones sexuales no sepan qué pedir, ni como buscar el placer.

El clítoris es un órgano maravilloso, una especie de pene pequeño que se encuentra apenas asomado, escondido hacia adentro de la cavidad vaginal. De hecho el clítoris se erecta. Es muy parecido a un pene, a excepción de que tiene mucho más terminales nerviosos que el glande, por ejemplo, produciendo mucho más placer cuando se es estimulado pero ¿cómo estimular correctamente el clítoris? Pues no hay una receta mágica que nos sirva a todas, pues todas somos diferentes y disfrutamos de forma diferente. He ahí la importancia de conocer nuestro cuerpo a través de la masturbación. Sin embargo, hay algunos tips.  

Puedes recostarte en el suelo o en tu cama. Pon unas almohadas detrás de tu cabeza de forma que puedas mirar. Con un espejo de mano y las piernas flectadas y abiertas, busca tu clítoris, ve su forma, color, etc. Comienza a estimularlo con cuidado, recuerda que es muy sensible. El clítoris es como una pequeña protuberancia, un botón. Estimula con una mano alrededor, haciendo círculos. Con el espejo, observa si cambia de tamaño, color o forma. Ve descubriendo cómo te gusta estimularlo: rápido, lento, fuerte o suave o quizás te gusta alternar la presión y la velocidad de los movimientos. Lo más importante es que como buena exploradora, veas con tu espejo qué sucede con el clítoris cuando lo estimulas, ¿qué pasa con tu vagina? Ahora puedes apretar ese pequeño botoncito un poco, con lentitud o acariciarlo con movimientos circulares. Hay mujeres que disfrutan presionándolo y descubriendo cómo hacerlo: o fuerte o con cuidado. Eso lo terminarás decidiendo tú.

Tienes que estar atenta a todo tu cuerpo y puedes acariciar otras partes también, tales como pezones, cuero cabelludo, cuello, espalda. Enfócate en las sensaciones. ¿Sientes más o menos placer según cómo te vayas acariciando? Enfócate en el sonido de tu respiración al acariciar el clítoris, tus latidos cardíacos y ve con el espejo si se erecta, se ensancha o se llena de flujo de sangre (cambiará de color). Sigue estimulando y enfocándote sólo en tu placer.

Puedes repetir este ejercicio cuantas veces quieras hasta conseguir el orgasmo. Recuerda: nadie debe ser mejor amante de ti que tu misma. Así no dependerás de un hombre para pasarlo bien y tener buenos orgasmos, sino de tu propia experiencia, tu mano y ya está.

Cuando estés teniendo relaciones sexuales recuerda cómo te gustaba que te acariciaran y donde y pídelo, sin vergüenza, a tu pareja. Para acariciar el clítoris mejor, puedes escoger una posición tal como ponerte tú arriba de tu pareja y frotar el clítoris con sus genitales. Esto, también lo puedes ensayar sola, poniendo una almohada entre tus piernas y montándote sobre ella.

¿Cómo sería el mundo si las mujeres gozáramos de la sexualidad igual que los hombres?

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día