Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

¿Hacia dónde vamos?, la necesidad de consensuar y explicitar nuestra política exterior

¿Hacia dónde vamos?, la necesidad de consensuar y explicitar nuestra política exterior ¿Hacia dónde vamos?, la necesidad de consensuar y explicitar nuestra política exterior
Jaime Abedrapo

Por


Dr. en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Académico de la Universidad San Sebastián.

El sistema internacional está mutando en cuanto a sus relaciones de poder entre los actores mundiales, mientras la agenda internacional está marcada por la agenda de seguridad global, insostenibilidad medio ambiental y el seguimiento de líderes mundiales que apuestan por el fin del multilateralismo y manifiestan un renovado interés por hacer uso o amenaza de uso de la fuerza para conseguir sus objetivos estratégicos. Ello no le es indiferente a Chile.

En efecto, Chile se muestra girando en sus lineamientos de política exterior tanto en materia de compromisos con el multilateralismo, adhesión a los órganos de resolución de controversias y muy preocupantemente en la gestión de los compromisos internacionales. Partiendo por este último, cabe hacer notar que uno de los desafíos más relevantes al cual estamos ad portas es la realización de la APEC en Chile. Al respecto, la Cancillería se ha mostrado poco articulada y ha registrado cambios en la secretaria general de la organización en Direcon, cuestión que pareciera poco auspicioso para una óptima coordinación de este evento, el cual resulta relevante a los propósitos de exhibir al país en asuntos de intercambio comercial y atracción de inversiones, entre otros objetivos del país.

En relación a los órganos de resolución de controversias, la Cancillería no ha clarificado la política del país luego del caso Bolivia versus Chile. Recordemos que varios personeros y personalidades vinculadas a la política exterior del país (parlamentarios, diplomáticos, entre otros actores), en la antesala del juicio en comento respecto a la supuesta obligatoriedad que nuestro país tendría de negociar una salida soberana al Océano Pacífico para Bolivia, plantearon salirse del Pacto de Bogotá, lo cual tras el fallo del Tribunal de la Haya favorable a Chile han enmudecido, situación que invita a pensar que la posición de Chile se sustenta según el resultado. Cuando los fallos están en sintonía con nuestros intereses el tribunal vota en derecho, pero cuando No, lo hace desde una perspectiva política.

Por otro lado, la política del Ministerio de Relaciones Exteriores pareciera estar más distante de su característico apoyo al multilateralismo, cuestión que quedó de manifiesto tras su abstención en el Pacto Migratorio Global, decisión sorpresiva puesto que la Cancillería había trabajado y respaldado la iniciativa en un contexto mundial en que este es una de las mayores ocupaciones de la agenda internacional, y recordemos que este contó con el apoyo de más de 150 Estados. Más allá del Pacto propiamente tal, se pretende constatar el hecho de un cambio en la formulación de la toma de decisiones en estos asuntos y un distanciamiento de lo multilateral.
En consecuencia, pareciera relevante impulsar un marco de participación de distintos actores incunbentes para una renovada definición de nuestra política exterior en el mediano y largo plazo. Por cierto que es el Presidente de turno quien fija la política exterior de Chile, sin embargo, es el proceso de formulación de la misma la que está desconcertando, dejando en evidencia la necesidad de trabajar en una consistente política de Estado de Chile hacia el mundo, y para ello se sugiere levantar un trabajo participativo entre actores para la posterior presentación de una política exterior que explicite sus lineamientos frente a un sistema internacional en cambio que ofrece nuevos desafíos y oportunidades.

En momentos de cambios relevantes en el escenario internacional y en el orden mundial, se incentivarán decisiones que pueden resultar erradas si son improvisadas, en especial cuando actores globales están presionando o condicionando para que países como el nuestro apoye iniciativas o políticas de alianza que podrían tener costos políticos en el tiempo o representar mayores desavenencias internas. No podemos olvidar que la política exterior debe ser el resultado de lineamientos sustentados en los principios de la política exterior y consensuados de manera mayoritaria por los distintos actores políticos para con ello dar legitimidad a una política de Estado.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día