Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Honestidad salvaje

Honestidad salvaje Honestidad salvaje

"La llamada 'derecha social' tiene ese conflicto de interés, que es el de priorizar el interés personal por sobre el colectivo, maximizar lo individual aún a costa de la convivencia. Y decir las cosas como son, aún si parecen una burla a la convivencia".

Guillermo Bilancio

Por


Licenciado en Administración de la Universidad de Buenos Aires. Doctorando en Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires. Ha realizado el curso de Postgrado en Estrategia y Dirección General en la Universidad de Buenos Aires.

Los invito a un breve espacio de reflexión, algo que nos permita tener otra mirada de nuestra realidad.

Imagine por un momento que el ministro de economía de un país, necesitado de inversiones para lograr sus objetivos de crecimiento, asegura que invertir en el exterior es algo sano para diversificar el portafolio, y que además es una práctica que realiza habitualmente.

Imagine que el máximo responsable de la asociación de AFP, asegura que las mismas permiten a los ciudadanos la mejor solución para su retiro jubilatorio, y que la rentabilidad que proponen es atractiva. Pero él confiesa que sus ahorros no están en una AFP.

Imagine un ministro de educación que en sus dichos propone realizar bingos para mejorar la infraestructura de las escuelas.

Imagine que, frente a una manifestación pacífica para pedir por la despenalización del aborto, en la que tres mujeres son acuchilladas por criminales fanáticos, el presidente de un país no haga ningún tipo de declaración inmediata.

¿Acaso confusión de roles entre funcionario y persona común? ¿Acaso el resultado de una pésima comunicación entre funcionarios? ¿Acaso un descuido?

¿O acaso simplemente un acto de honestidad salvaje en la que toda expresión es permitida sin importar lo que piense la ciudadanía?

Cualquiera de los dos cuestionamientos da para pensar, pero especialmente el último es aún más grave ya que demuestra un estilo de prepotencia que no le hace bien a la democracia.

La llamada “derecha social” tiene ese conflicto de interés, que es el de priorizar el interés personal por sobre el colectivo, maximizar lo individual aún a costa de la convivencia. Y decir las cosas como son, aún si parecen una burla a la convivencia.

Pero cuidado, tampoco nos sirven los mensajes correctos de la izquierda progresista, que con el tiempo se transforman en falsas promesas que también generan el descrédito de la clase política.

Estamos frente a un dilema: ¿honestidad brutal o mensajes políticamente correctos? Palabras mas, palabras menos como dice el presidente Piñera minimizando la cuestión, sería positivo darle una buena señal a la gente común, a la gente que todos los días hace el esfuerzo por creer que su destino está en manos responsables.

Esto significa, honestidad en el discurso y en los hechos. Más allá de las ideas.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día