Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

La alegría nunca llegó

La alegría nunca llegó La alegría nunca llegó

"Llegó la hora de exigir la alegría que nos prometieron. Cierren Punta Peuco, cierren las AFP, dénnos un sistema de salud para sanos y enfermos. Rompan el pacto de silencio y digan donde están los detenidos desaparecidos".

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

Hace treinta años el dictador Augusto Pinochet perdió en el plebiscito de seguir o no en el mandato. Esto, porque USA ya no seguiría apoyando a Chile sumado a la presión internacional. Se prometió que la alegría ya llegaría y cientos de chilenos fueron a votar por el NO. A treinta años, ¿llegó la alegría?

Seguimos con la constitución redactada por Jaime Guzmán, quien la hizo pensando en que si llegara la democracia, seguiríamos amarrados a los legados de la dictadura.

Nuestros bienes naturales siguen vendidos a las grandes internacionales, con lo que continúa el problema en la Araucanía con las forestales.

Las AFP continúan, a pesar de que las pensiones son miserables. Claro, Las FFAA no tiene AFP sino un sistema distinto. Esto, quedó plasmado en nuestra constitución.

Las isapres siguen discriminando a las mujeres por ser mujeres y aceptando sólo a personas sanas. Nunca llegó un sistema solidario de salud como el existente en Europa. De nuevo, las FFAA tienen su propio sistema de salud.

Hasta la fecha, no sabemos el paradero de los detenidos desaparecidos y los culpables gozan de libertad o están en un sistema cinco estrellas como lo es Punta Peuco. Aún, las FFAA siguen con su pacto de silencio. Es más. El informe Rettig sigue siendo secreto durante cuarenta años. Se sabrán los nombres de los asesinos cuando éstos estén ya muertos.

Yo miro este Chile quebrantado, aún con una constitución ilegal hecha en dictadura. Observo cómo las transnacionales explotan nuestros recursos naturales, siendo que en cualquier otro país no se los permitirían. Observo cómo no hay dinero para educación y salud mientras siguen dándole grandes porciones de las ganancias del cobre a las FFAA.

Por fin el año pasado tuvimos aborto terapéutico, el cual fue penalizado en dictadura pero con letra chica, alegando objeción de conciencia institucional por sobre la conciencia de las mujeres.

Sigo viendo como los adultos mayores tienen pensiones miserables, mientras las AFP sacan y sacan multimillonarias ganancias. Mi madre tiene 66 años y su pensión es de 80.000. Tiene diabetes y otras enfermedades crónicas que su pensión no alcanza a cubrir.

Para mí, la concertación es cómplice de la dictadura. Han tenido el quorum suficiente para cambiar estas cosas y no lo han hecho. Soy una convencida de que la transición a la democracia fue con complicidad de la concertación llegando a ciertos acuerdos.

Yo quiero que las isapres terminen con las pre existencias, que exista un seguro de salud universal, como en Europa. Quiero que ya no existan las AFP, especialmente ahora que no nos devolverán renta el año 2019, beneficiando una vez más a las AFP.

Yo quiero que las FFAA dejen de tener ese gran porcentaje del cobre, que se atiendan en FONASA como todo el mundo, que tengan nuestro mismo sistema de pensiones… si hasta tienen su propio hospital.

Llegó la hora de exigir la alegría que nos prometieron. Cierren Punta Peuco, cierren las AFP, dénnos un sistema de salud para sanos y enfermos. Rompan el pacto de silencio y digan donde están los detenidos desaparecidos.

No es tiempo de celebrar el triunfo del NO. Llegó la hora de luchar para tener la alegría que nos deben.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día