Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

La ausencia del Estado de Chile en la Conferencia Internacional del SIDA (o el que explica se complica)

La ausencia del Estado de Chile en la Conferencia Internacional del SIDA (o el que explica se complica) La ausencia del Estado de Chile en la Conferencia Internacional del SIDA (o el que explica se complica)

El Estado de Chile, el Gobierno de Sebastián Piñera, se perdió la histórica oportunidad de escuchar, conocer e intercambiar su propia, necesaria y urgente propuesta de Plan Nacional de VIH/SIDA. Una oportunidad que gobiernos anteriores sí supieron atender y entender.

Victor Hugo Robles, el Che de los gays

Por


Periodista, apóstata y activista comunitario en VIH/SIDA.

¿Por qué no están aquí las autoridades de salud del Gobierno de Chile? ¿Dónde está el Ministro de Salud?

Esas preguntas, claras, directas e incisivas, las escuché muchas veces durante la 22 Conferencia Internacional del SIDA celebrada en la ciudad de Ámsterdam en julio pasado. La inquietud por la polémica y notoria ausencia de Chile no era antojadiza ni mucho menos inocente, respondiendo más bien al legítimo interés de colegas periodistas de países vecinos y compañeras/os activistas de América Latina y el Caribe que no comprendían por qué el Estado de Chile no participaba a través de sus autoridades políticas-sanitarias en tan comentado e importante evento internacional considerando -principalmente- la grave crisis en VIH/SIDA que enfrenta Chile. Una triste, aguda y lamentable crisis que ha sido refrendada por todas las estadísticas de ONUSIDA que sitúan a Chile como el país con mayor número de nuevos casos VIH positivos registrados en los últimos años, particularmente en personas jóvenes.

Yo tampoco lo comprendía. Mucho menos participando como periodista comunitario en un evento al que asistieron más de 15 mil personas entre investigadores, científicos, médicos tratantes, autoridades sanitarias, personalidades políticas y culturales, sumado a cientos de activistas del mundo entero que acudimos a la bella Holanda para intercambiar experiencias, conocimientos e información actualizada sobre VIH/SIDA e ITS. Un espacio político multicultural único que cada dos años -desde los 80- permite analizar el estado del VIH/SIDA y acordar estrategias globales.

El Estado de Chile, el Gobierno de Sebastián Piñera, se perdió la histórica oportunidad de escuchar, conocer e intercambiar su propia, necesaria y urgente propuesta de Plan Nacional de VIH/SIDA. Una oportunidad que gobiernos anteriores sí supieron atender y entender, participando solidaria y activamente en cada una de las conferencias internacionales y regionales de SIDA que se han realizado desde la aparición de la pandemia en el mundo. 

Esta 22 Conferencia Internacional de SIDA no solo fue diferente, importante e interesante porque logró reunir a la sociedad civil con destellantes figuras sociales, políticas y culturales como Elton John, Bill Clinton o el príncipe Harry de Inglaterra, sino porque se transformó en una multitudinaria cita global que confirmó la importancia de la participación social-comunitaria, la prevención combinada para VIH e ITS que incluye el test rápido y la aplicación de PrEP y PEP para grupos vulnerables.

El Estado de Chile estuvo ausente y más allá de las burocráticas e inexplicables explicaciones que el ministro de Salud se esmera en formular tardíamente, la autoridad sabe que se equivocó pero no se atreve a reconocerlo abiertamente. Tal vez han sido demasiados los errores políticos así como erráticas e insostenibles las disculpas públicas por otras importantes urgencias.

Tan obtusa ha sido la estrategia comunicacional del gabinete del ministro Emilio Santelices Cuevas que frente al legítimo emplazamiento de la sociedad civil y de la diputada Karol Cariola, responde mediante un oficio a la Cámara de Diputados, señalando con disimulo: “El Ministerio de Salud no se ha negado a participar de la 22ª Conferencia Mundial sobre el SIDA”, escribe el ministro, agregando: “Esta Secretaría de Estado no recibió invitación para asistir a la Conferencia que se realizó en Ámsterdam, Holanda, entre los días 23 y 27 de julio del presente. Año a año en el mundo se realizan múltiples congresos de diferentes patologías. Gran parte de ellos están patrocinados por la industria médica y farmacéutica, que además contribuye a financiar los pasajes y la estadía de los asistentes. Como Ministerio de Salud no podemos recibir financiamiento por parte de la industria, que nos presta servicios y vende productos. A la vez, es imposible contar con los recursos propios para asistir a cada uno de los congresos de las enfermedades que afectan a nuestra población”. 

Los WhatsApp con Emilio Santelices

El ministro de Salud pretende confundirnos enarbolando supuestos y poco creíbles “conflictos de interés” con el mercado farmacéutico, olvidando la importancia político–social de estos encuentros internacionales. Lo señalo con fundamento y evidencia periodística concreta.

Desde mi teléfono personal le escribí un mensaje por WhatsApp a la autoridad ministerial donde le expresé la importancia de participar de la 22 Conferencia Mundial del SIDA, recibiendo respuesta inmediata de la autoridad.

En mensaje fechado el 17 de julio de 2018, escribí a Emilio Santelices, señalando textual: “Ministro. Debido a la crisis sanitaria en VIH/SIDA e ITS que enfrenta nuestro país sería inexplicable que el Minsal no enviara un representante oficial a la Conferencia Mundial del SIDA. Existe trabajo y propuesta que mostrar internacionalmente como las políticas públicas del condón femenino, el test rápido y el PrEP. No asistir sería leído como una muy mala señal. Saludos positivos”.

Minutos después, Emilio Santelices me responde desde su cuenta personal: “Sí. Estoy de acuerdo Víctor. Lo estoy viendo”.

Después de revisar la que suponía ser una fraterna y sincera conversación con la  amable autoridad, sumado a otros antecedentes que me confirmaron el deseo e interés que existió entre los organizadores de la Conferencia Internacional de SIDA de contar con la presencia de las autoridades de Chile, no creo ni acepto las disculpas institucionales de la autoridad ministerial.

Mucho menos creíble, aceptable ni explicable si desclasificamos las declaraciones de César Núñez, Director Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe, quien se pronunció por la ausencia de autoridades de Chile en la Conferencia Internacional del SIDA. Tales declaraciones fueron registradas el 26 de julio después de la sesión titulada: “Sostenibilidad de la respuesta al VIH en América Latina, factores que afectan el acceso a los medicamentos y suministros sanitarios”.  

Este es el diálogo que sostuve en la Conferencia Internacional del SIDA con el Director Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe en mi calidad de corresponsal en Ámsterdam del diario digital El Desconcierto:

¿En un contexto de crisis sanitaria que vive Chile, no cree Usted que habría sido importante la presencia de autoridades de salud en este encuentro?

“La conferencia siempre invita a liderazgos de los distintos países del mundo. En la apertura hemos podido escuchar personalidades como el príncipe Harry de Inglaterra. También hemos contado con algunos ministros de salud de países africanos. De América Latina y el Caribe contamos con la presencia de la Primera Dama de Guyana, la Primera Dama de Belice, pero no hemos logrado contar con la presencia de ningún otro funcionario a nivel oficial, no obstante, creemos que si esto está priorizado en el plan de gobierno, podríamos dar un seguimiento más insitu”.

¿La participación de las autoridades es importante en este tipo de encuentros, según su experiencia?

“La participación de autoridades, según mi experiencia, les aporta a ellos una visión más cercana al estar en contacto con otras personas, con otros funcionarios que pasan por los mismos desafíos. Esperamos que en otras ocasiones poder contar con las presencia de los funcionarios chilenos”.

El lunes 10 de septiembre en la Cámara de Diputados

A la luz de las esclarecedoras palabras de César Núñez, sumado a las abiertas críticas de parlamentarias y activistas de la sociedad civil que todavía cuestionamos la errática política internacional del Gobierno de Chile en materias relativas del VIH/SIDA, la explicación del ministro de Salud Emilio Santelices pierde valor, fuerza y sentido. Lo grave y lamentable es que con sus palabras se afecta la fe pública.

Por el bien de esa fe pública enferma, espero que la autoridad política no insista en tan poca creíble explicación cuando asista este lunes 10 de septiembre a la Comisión Salud de la Cámara de Diputados, instancia donde deberá presentar el Plan Nacional de VIH/SIDA e ITS que incluye la cuestionada campaña comunicacional de prevención en VIH/SIDA y explicar la inexplicable ausencia del Estado de Chile en la Conferencia Internacional del SIDA 2018.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día