Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

“La familia” blinda al macho: el reflejo de la sociedad en el Mucho Gusto y Karol Lucero

“La familia” blinda al macho: el reflejo de la sociedad en el Mucho Gusto y Karol Lucero “La familia” blinda al macho: el reflejo de la sociedad en el Mucho Gusto y Karol Lucero

"¿Siguen siendo bromas juveniles las formas en que te relacionas con hombres y mujeres? Algunos de tus colegas hablaron de que nos movía la frustración y la envidia. Puedo conceder lo de la frustración".

Karen Denisse Vergara Sánchez

Por


Periodista e investigadora en temáticas de género y violencia

Hace unos días Karol Dance, locutor de radio y animador de TV, hizo polémica por un video de la emisora donde trabaja, donde -al parecer- está recibiendo sexo oral. Justificaciones más y menos, alusiones a una supuesta broma donde están arreglando unos cables (inexistentes, porque el programa está grabado con una cámara fija y micrófono incorporado), y las posteriores disculpas por si alguien se sintió ofendido, fueron parte de la sucesión de hechos. Posteriormente vendría el trato preferencial, donde en el matinal que trabaja le dedicaron un espacio entero para brindarle su apoyo y minimizar las críticas que los mismos espectadores hicieron por sus actos.

Molesta el blindaje que han dado los medios en que trabajas, Karol, porque hace unos meses en el mismo escenario donde se te defendió por una “broma”, a otra animadora la cuestionaron por la divulgación de contenido privado sin su consentimiento, y nadie de los que te defendió fue capaz de tomar el tema con la altura de miras que sí ha generado tu caso, a pesar de la premeditación y torpeza que manifestaste. Solo supieron guardar un silencio sepulcral, sin defender por ningún momento la salida de la animadora del espacio, justamente en un momento gris, donde se aludió a su desempeño en instancias desfavorables para su imagen.

¿Siguen siendo bromas juveniles las formas en que te relacionas con hombres y mujeres? Algunos de tus colegas hablaron de que nos movía la frustración y la envidia. Puedo conceder lo de la frustración. Es indignante ver cómo día a día, comunicadores sociales con una importante llegada en la población juvenil, en vez de aportar, solo terminan naturalizando el humor misógino, que siempre busca abrirse paso a través de la figura femenina como consumo personal.

Que sea una “broma” o haya ocurrido en serio, ya es el menor de los problemas a estas alturas. Lo increíble es ver que la televisión no ha cambiado nada a pesar de los años que se viene instando a trabajar en pos de una igualdad de género y una comunicación no sexista. Hasta el cansancio seguimos cuestionando a las mujeres afectadas por delitos (como la filtración de sus archivos íntimos), pero seguimos validando a hombres adultos, que en pleno uso de su raciocinio caen en lo burdo de exponer al resto.

En Mucho Gusto, incluso lo compararon con el episodio de la muñeca inflable de ASEXMA, como si ese hecho infame que dio la vuelta al mundo fuese solo un berrinche de un grupo de personas alteradas. Y no una radiografía política de lo que sigue siendo el cuerpo femenino en Chile y las relaciones entre hombres y mujeres, donde a unas se las sepulta por un acto que escapa de ellas y a ellos se les blinda y justifica.

Ciertamente la forma en que viva su sexualidad Karol Dance no puede importarme menos, sin embargo, su compromiso con los jóvenes y las causas de las cuales ha participado como rostro, hacen necesaria una revisión exhaustiva de sus prácticas diarias para relacionarse con sus pares, donde espero, alguna vez lo veamos practicando la empatía que él está pidiendo ahora para sí.

Asume tu edad, Karol. Ya no eres un adolescente. Los tiempos para aludir a la infancia ya pasaron, porque hoy tienes un compromiso con la gente que te escucha y te sigue. Te has transformado en rostro de campañas contra la violencia hacia las mujeres, y sin embargo, día a día las usas para tu beneficio personal, burlándote de ellas en tus espacios, quitándole importancia a tus actos, insistiendo que es una broma, cuando colegas de trabajo mujeres en tu área han debido dar una multitud de explicaciones por mucho menos.


Tras la publicación de esta columna, Mega quiso replicar lo siguiente: “La salida de Karen Bejarano no tuvo relación alguna con la filtración de sus fotos privadas. Además recalcamos que el panel también la defendió, incluso después de haber dejado el canal. Karen no quiso despedirse en pantalla por voluntad propia”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día