Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias ver más

Educación

La teleducación y la brecha digital

La teleducación y la brecha digital La teleducación y la brecha digital

Si bien, la mayoría de los estudios que miden esta distancia apuntan a la disponibilidad tecnológica, lo indispensable para acortar el margen es asegurar un acceso a la información útil y generar habilidades y conocimientos que permitan a los usuarios navegar de manera segura y exitosa en la red.

Por


Directora de Comunicación en Mumuki.

9 de Septiembre de 2020

Los resultados de la encuesta Estamos Conectados levantada por Educación 2020 e Ipsos, establecen un escenario ineludible respecto a la digitalización de la enseñanza en Chile. Que un 85% de los apoderados prefiera continuar con la modalidad de educación a distancia, al menos durante lo que resta del 2019, e incluso que un 81% afirme que enviará a sus hijos de vuelta a las aulas solo cuando se cuente con una vacuna, nos hace plantear en qué condiciones estamos para asegurar que esta nueva modalidad educativa no genere o acreciente la brecha digital que, hoy por hoy, también determina inclusión social.

Si bien, la mayoría de los estudios que miden esta distancia apuntan a la disponibilidad tecnológica, lo indispensable para acortar el margen es asegurar un acceso a la información útil y generar habilidades y conocimientos que permitan a los usuarios navegar de manera segura y exitosa en la red, aliado indiscutido de la teleducación.

Para tener experiencias significativas de aprendizaje y llegar a más y mejor contenido, lo relevante es saber cómo usar una herramienta tecnológica, más que solo acceder a un dispositivo. Un desafío no menor para los adultos, docentes y apoderados, quienes son los principales responsables de proveer y garantizar este contenido a los niños, niñas y jóvenes en proceso de formación.

Por un lado, las y los profesores deben integrar estas tecnologías en las propuestas educativas, pero no sólo para fomentar su uso, sino fundamentalmente para lograr que los estudiantes aprendan y se hagan dueños de las herramientas digitales, integrándolas de manera significativa a sus actividades cotidianas.

Por otro lado, también es preciso formar a los estudiantes para que se apropien de los conocimientos digitales y así darle un uso creativo, pero también crítico a la tecnología.

La necesidad es inminente y sobrepasa al contexto. Es cierto que más temprano que tarde niñas, niños y jóvenes volverán a las aulas, pero acortar la brecha digital promoviendo el acceso a la información útil, es un aprendizaje significativo para el resto de la vida. Esto porque dicho conocimiento contribuye a mejorar la educación de las personas, capacitarse laboralmente, tomar decisiones oportunas y bien informadas que faciliten, a larga, una plena participación en la sociedad.

Comenta