Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

La última canción de Dënver

La última canción de Dënver La última canción de Dënver

"De este modo corren los créditos de la historia del dúo que escogió su nombre por el destino de los personajes de la novela de Jack Kerouac 'En el camino'". (FOTO: Grace Pérez Oliva)

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

“Estás tan bonita como la primera vez que nos vimos en una fiesta” le dice Milton Mahana a Mariana Montenegro quien se pasea por el escenario cual Cleopatra de pelo decolorado en el penúltimo concierto de una de las bandas relevantes del pop independiente chileno del nuevo mileno.

El dúo sanfelipeño bajó el telón anoche después de catorce años, periplo en que evolucionaron desde un pop tímido y caramelizado y uno más bailable y audaz. Fueron cuatro discos que dieron vida a un sonido que los llevó a ser parte de un reseñado artículo en el periódico El País de España donde le tiraban flores a la nueva camada de intérpretes del pop chileno. Especialmente por aquellas melodías iniciales de Totoral (2008), caracterizadas por un teclado ochentero, una guitarra acústica y voces dulzonas que hablaban de amores adolescentes que se enchulaban con un acordeón. Muy inocentón e introspectivo.

Con un atraso extemporáneo para estos tiempos (cincuenta minutos), iniciaron el recorrido con “Diane Keaton” del aclamado Música, Gramática, Gimnasia (2010) el cual se diferenció de su debut por la incorporación de guitarras ruidosas, algo de funk y arreglos sofisticados cuya producción estuvo a cargo de Cristián Heyne.

La puesta en escena estuvo compuesta por una orquesta de tres vientos junto con dos coristas, batería y un bajo que se lo cuelga el también integrante de Amarga Marga, Nahi Ferreira, apuntalando el show con goce y desparpajo. Sensación que se sintió a lo largo de toda la noche; el dúo se mostró enérgico junto con participar en las coreografías de una pareja de bailarines que, a ratos, se volvían innecesarios debido a la cantidad de elementos que configuraban la escena. Pero era una fiesta y había que vivirla como tal.

Los momentos altos de la jornada llegaron con “Lo que quieras”, “Los Adolescentes”, “Miedo a toparme contigo” la cual fue coreada a todo pulmón y por supuesto el final coronado con “Revista de Gimnasia” perteneciente a su tercera entrega Fuera de Campo (2013), la que dejó ver claras influencias de ABBA y pavimentó el camino para Sangre cita (2015) su último trabajo con el que dejaron una huella indeleble para la pista de baile nacional, se trata de “Los Vampiros”, una exquisita pieza de electro pop que anoche encendió el mítico lugar escogido para la despedida, la discotheque Blondie.

De este modo corren los créditos de la historia del dúo que escogió su nombre por el destino de los personajes de la novela de Jack Kerouac “En el camino”; una ruta que hoy se divide y deja una estela de pop sintetizado que, junto con sus contemporáneos, marcó a una generación.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día