Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

Las multas que Transantiago no paga

Las multas que Transantiago no paga Las multas que Transantiago no paga

"La actual ministra Gloria Hutt trabaja en unos nuevos contratos y nos insiste que cambiarán el sistema, pero es imposible que eso pase por muy brillantemente que los redacte, si quien luego debe administrarlos no es capaz de cobrar multas por mal servicio. Ella misma no pudo o no quiso cobrarles multas a las empresas cuando fue Subsecretaria ni ahora que es ministra".

Por


Miembro de Ciudad Viva - Ingeniero de Transporte

27 de Marzo de 2019

Ya es oficial: Rara vez las empresas del Transantiago pagan multas. Las cifras ministeriales al respecto -nos acabamos de enterar por datos de transparencia- son horrorosas. Por ejemplo, todos a cada rato vemos los buses rayados o sucios, pero resulta que en promedio cada empresa paga una multa específica por ese motivo apenas cada 77 días! En términos de plata: en promedio cada empresa en un mes típico paga una cifra para la risa por andar con los buses a maltraer: $116 mil pesos.

¿Qué tal “no detenerse a tomar pasajeros”? Es la queja más usual en los sistemas formales de reclamos, con decenas de miles de registros, y sin embargo, tienen que pasar en promedio 72 días para que cada empresa pague una multa por dicho concepto. A la empresa promedio esta multa le cuesta apenas $311 mil pesos al mes. O sea, algo así como tener un empleado de bajo rango más en la plantilla…

¿Y los falsos “buses en tránsito”? Desde 2013 al presente (es decir, desde que rigen los nuevos contratos) en conjunto todas las empresas han pagado…. redoble de tambores… dos multas por ello. ¡Dos multas desde 2013 para todo el sistema! Una vez le cobraron 1 UF a una empresa por el asunto, y la segunda vez le cobraron 5 UF (algo más de 100 mil pesos). ¡Y nosotros espantándonos cuando revelaron por TV esta trampita! Tragicómico. Ni después de la revelación televisiva aumentaron las multas. Espantoso.

Y es peor: hay algunas multas que están contempladas en los contratos y el Ministerio jamás se la ha cobrado a ninguna empresa. Por ejemplo, excesivas aglomeraciones en paraderos. ¡Cómo es posible! ¿Acaso solo nosotros vemos esas aglomeraciones?

Vaya incentivo. ¿Cómo esperar que una empresa mejore su desempeño si nunca paga multas y cuando lo hace son diminutas?

Todo esto no tiene que ver con un gobierno u otro, con un color político u otro. Es general. Los datos abarcan desde Piñera 1, pasando por Bachelet 2, y lo que va de Piñera 2. Lo que sea que explique este problema (¿Ministerio inepto, flojo o corrupto? ¿abogados empresariales capísimos que se sacan las multas?), es claramente una falla de fondo y no depende de quién está en el poder.

Esto hay que tomárselo en serio. La actual ministra Gloria Hutt trabaja en unos nuevos contratos y nos insiste que cambiarán el sistema, pero es imposible que eso pase por muy brillantemente que los redacte, si quien luego debe administrarlos no es capaz de cobrar multas por mal servicio. Ella misma no pudo o no quiso cobrarles multas a las empresas cuando fue Subsecretaria ni ahora que es ministra. ¿Por qué habría ser distinto mañana?

La ministra ha reiterado que en los nuevos contratos será más fácil sacar a las malas empresas gracias a que no serán dueñas de los buses ni de los terminales. Habrá, dice, más empresas rotando en el sistema, cada cual compitiendo por “quedarse en la cancha”. Eso está muy bien. Pero notemos que en nada resuelve lo aquí planteado. Es fácil imaginar que una empresa podrá entrar y prestar mal servicio por pocos pero varios años, nunca sufriendo multas como sucede hoy. Deberá abandonar la cancha por ese mal desempeño, pero se irá con los bolsillos llenitos de plata precisamente porque nunca pagó ninguna multa importante. Y como precisamente no es dueña de buses ni terminales, efectivamente no habrá perdido nada al salir. Los dueños disolverán luego la empresa y crearán otra nueva (otro RUT) para volver a entrar a hacerla de nuevo.

Es crucial que una empresa que lo hace mal pierda plata. Si no, no funciona. La estrategia de la ministra es acertada en mi opinión, pero incompleta: si no arregla además ese problema del Ministerio para cobrar multas, no habrá contrato que resulte, no importa qué genio lo redacte.

Nota: Para el cambio a pesos se ha usado la UF del 21 de marzo de 2019.

575 × 574

Descarga el detalle de los datos desde la web de la Coalición por un Transporte Justo.

Comenta