Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Los derechos del niño en el SENAME: el 54% de los menores muertos tenía discapacidad

Los derechos del niño en el SENAME: el 54% de los menores muertos tenía discapacidad Los derechos del niño en el SENAME: el 54% de los menores muertos tenía discapacidad

"Si usted no sabía, existe alrededor de mil personas que son adultos en los centros del Sename, en su mayoría tienen discapacidad intelectual, y que tal como explicó, el ministro de Desarrollo Social 'entraron hace muchísimos años a esos centros y han quedado ahí'”.

Viviana Rivas Naranjo

Por


Colaboradora Fundación Mis Talentos

Hoy se conmemora el Día Mundial de los Derechos del Niño y cabe preguntarse, ¿qué hemos hecho como sociedad por los menores que han sido más vulnerados en sus derechos, por quienes tienen discapacidad?

Hace 10 años Chile firmó la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, que obliga a nuestro Estado a entregar oportunidades de participación social a personas con discapacidad en igualdad de condiciones que las demás. Si bien hemos dado pasos positivos que todos debemos reconocer, es también cierto que para afirmar que cumplimos con la convención nos queda mucho trabajo por realizar. La igualdad de oportunidades para PcD no se cumple aún en diferentes subsistemas de nuestra sociedad destacando en ello, y de manera escalofriante, el SENAME: Un 54% de las 210 muertes de niños y niñas muertos reportados según el informe oficial de Sename, al año 2016, tenía discapacidad. Una cifra que duele, tanto por la cantidad como por las condiciones de fallecimiento. Esta realidad ha existido tristemente desde hace mucho, simplemente nadie la conocía.

Hoy la agenda país ya ha priorizado a los niños y sus derechos, y dentro de ello, transformar el SENAME ocupa un lugar. “Los niños primero”, se repite una y otra vez ¡bienvenida esta repetición!, porque somos todos los que debemos no sólo repetirlo, sino que actuar.

¿Dónde están las fallas de nuestro sistema de protección de la infancia que nos llevan a este nivel de vulneración de derechos? Debemos encontrarlas, porque de no hacerlo, no podremos formular correctamente acciones que las eliminen. Un 5,8% de los niños entre 2 y 17 años tiene discapacidad en nuestro país. Con toda seguridad la cifra es mayor para el SENAME, por cuanto son niños a los que se les vulnera con mayor frecuencia sus derechos. Tienen peores oportunidades educativas, viven mayores tasas de abusos sexuales, de abandono, etc., y tiene una probabilidad más alta que sus pares de morir en el SENAME.

Si usted no sabía, existe alrededor de mil personas que son adultos en los centros del Sename, en su mayoría tienen discapacidad intelectual, y que tal como explicó, el ministro de Desarrollo Social “entraron hace muchísimos años a esos centros y han quedado ahí”. Eso, ¿les provoca algo? Si se conoce que los centros de residencia son de manera excepcional y transitoria, para esta población estos espacios son permanentes y condenatorios. Es decir, además de excluirlos en su diario, pues nos alejamos mucho de ser un país inclusivo, los torturamos institucionalizándonos con las condiciones que ya todos sabemos en las que se encuentran.

En este proceso de reformulación del sistema de protección y de garantías de derechos de los niños, niñas y adolescentes se hace urgente revisar primero que todo qué tipo de sociedad queremos, qué tipo de personas queremos para nuestros espacios. ¿Realmente queremos vivir en diversidad? ¿Realmente vivimos la diversidad? Puesto que si partimos por ahí no me cabe duda que todos podrán tener espacio para poder vivir como sujetos con sus propios proyectos sociales. Yo no quiero ser la voz de las personas con discapacidad, sólo quiero ponerlo en la mesa para que se generen espacios propositivos y de lucha para que al fin se reivindiquen y se otorgue dignidad a nuestra población con discapacidad quienes, ha quedado evidencia, se vulneran sus derechos en distintas escalas.

Duele nuestra infancia, duele nuestro país que cree que la homogeneización es la clave del éxito. Somos distintos, somos diversos, por ende, todos tenemos derecho a vivir dignamente. Quien lea esta columna, aquí estamos varios que queremos trabajar en un tema que abre para muchas discusiones más.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día