Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Los diez mejores discos internacionales del 2017

Los diez mejores discos internacionales del 2017 Los diez mejores discos internacionales del 2017

Una selección con diez publicaciones musicales destacadas, elecciones hechas en base al estudio de los contenidos mencionados y considerando las emociones y estados que la música provoca

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Un año marcado por regresos musicales impensados. Slowdive, LCD Soundsystem, Steven Wilson, Grandaddy, The Jesus and Mary Chain, entre otros. The xx y Lorde se consolidaron con tercer y segundo disco respectivamente. El Melodrama de la neozelandesa se quedó con el título de mejor disco del año por la revista inglesa NME. Sobrevaloración absoluta.

Abundancia de críticas a la exposición en redes. Al igual que el 2016, Donald Trump protagoniza la decepción de una escena que no se resigna ante su repudiado gobierno.

¿Las grandes sorpresas? The Horrors con “V” recuperan la lugubridad sintética de sus inicios. Liam Gallagher con As you were, un estupendo debut solista que funcionó como un tapabocas para los “Noelistas”. Gary Numan y su apocalipsis industrial, “Savage (songs from a broken world)” y Robert Plant, “Carry fire” es un delicioso recorrido étnico melancólico, a través de guitarras reposadas y resplandecientes dirigidas por la voz inconfundible del ex Led Zeppelin.

Menciones especiales a tres mujeres: Charlotte Gainsbourg con “Rest”, “Native Invader” de Tori Amos y el homónimo de la australiana Jen Cloher.

A continuación, una selección con diez publicaciones musicales destacadas, elecciones hechas en base al estudio de los contenidos mencionados y considerando las emociones y estados que la música provoca. De eso se trata, ¿no?

The xx – I See You

El bajo profundo y gutural de Oliver Sim, las sugerentes bases de Jamie xx junto con la envolvente voz de Romy Madley Croft marcaron el inicio del 2017. En enero se estrenó tercer disco, uno que se diferenció de los dos anteriores por la luminosidad de ciertos cortes, sin modificar la esencia del trío. Sombría sofisticación y emotividad conmovedora.

Aimee Mann – Mental Illness

Música para arrullar. Para ser escuchada con alguien muy amado y ahuyentar demonios del pasado. Tras cinco años sin publicaciones, la cantautora responsable de “Save me”, retorna emotiva y profunda. Las once canciones, a pesar de ser directas y con temáticas dolorosas; se transforman en un vuelo capaz de llevarnos por momentos reflexivos y esperanzadores. Dulce melancolía.

Slowdive – Slowdive

Ensoñaciones placenteras con destellos angelicales aportados por la voz de Rachel Goswell. A pesar de que mantienen una esencia ruidosa, la sensación que queda es de calma, mucha calma; especialmente en canciones como “Sugar for the pill” y “No longer making time”.  Un caramelo del dream pop y shoegaze.

Roger Waters – Is this the life that we really want?

Emocionalidad desmedida con canciones como “The last refugee”, “Broken Bones” y “Wait for her”. Desgarro rockero y teatral. “Picture this” demuestra que el descontento puede transformarse en caricias de terciopelo, suaves y delicadas. De esas que sólo Roger Waters sabe entregar.

Cigarettes After Sex – Cigarettes After sex

Atmósferas oscuras, brumosas y refinadas se pasean por el debut homónimo de los estadounidenses liderados por Greg González. Melodías perfectas para un largometraje donde la mujer fatal destroza el corazón de un hombre fracturado y erotizado. La voz andrógina del compositor criado en Texas, aúlla por amor y la falta de este. Minimalismo que eleva hacia praderas desoladas, encargadas de endulzar el alma y algo más.

Broken Social Scene – Hug of Thunder

El abrazo del rayo. Así de arrasador es el quinto disco de la agrupación canadiense liderada por Kevin Drew. Como ya es costumbre, cuentan con la colaboración de Feist en la voz cuando Emily Haines (voz de Metric) asume un rol secundario. La orquesta de pop rock del otro lado del continente dio vida a una obra que se destaca por su luminosidad, belleza y coros heroicos. Aplausos.

Queens of the Stone Age – Villains

Sí, a pesar de que las comparaciones con el sinuoso …Like Clockwork (2013) le jugaron una mala pasada, Villains está cargado de potencia rocanrolera. Josh Homme, una vez más, demuestra y se posiciona como un Elvis de California a sus pies. Intensidad desenfadada agitada con guitarras electro salvajes.

El Mató a un Policía Motorizado – La Síntesis O’Konnor

Santiago Motorizado y sus secuaces consolidan su carrera con un trabajo honesto y adorable. Rock de máquinas, potente y meticuloso ubican a la agrupación como líderes de la música independiente argentina. Nitidez sintética estremecedora, especialmente en “Tesoro” y “Fuego”. Pulcritud cristalina.

LCD Soundsystem – american dream

Un retorno en gloria y majestad. Después de cinco años con el boliche clausurado, el incombustible James Murphy regresa con una soberbia travesía, evocadora de sonidos electrónicos setenteros del otro lado del charco. David Bowie y Kraftwerk son las musas inspiradoras de la obra maestra rebosada de post punk y krautrock melancólico. Locura citadina con azotes de punk electrónico.  

Destroyer – Ken

El bajo exquisito presente a lo largo del nuevo material de Daniel Bejar comprime a Peter Hook de New Order y a Simón Gallup de The Cure. Nostalgia dramática multi instrumental cuyo rótulo fue inspirado por el que iba a ser el nombre original de la sobrecogedora “The wild ones” de Suede. Ken es una consistente exploración sonora que apuntala un vasto catálogo del canadiense que se hace llamar Destroyer. Además, su interpretación lo transforma en una especie de Roy Orbison del siglo XXI.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día