Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

Mejorar el acceso a medicamentos: ahora es cuando

Mejorar el acceso a medicamentos: ahora es cuando Mejorar el acceso a medicamentos: ahora es cuando

"Si bien existe un mercado de libre competencia, resulta inevitable preguntarnos por qué quieren comprar afuera si la industria local cuenta con los medicamentos genéricos más baratos en Latinoamérica".

Por


Vicepresidente Ejecutivo de Asilfa, Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos

23 de Noviembre de 2019

El Gobierno busca urgentes soluciones para hacer frente al estallido social que hoy vivimos en el país. Un contexto, en el que parte de las demandas exigen salud de calidad para todos los chilenos por igual y una industria farmacéutica local que considera importante abrir el debate de manera propositiva con el fin de mejorar el acceso a los medicamentos; productos que, de una vez por todas, las autoridades y legisladores debieran considerar como un bien esencial para la población y no como uno producto más de consumo dentro de las políticas públicas.

Considerando lo anterior, los últimos dichos del ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien días atrás en entrevista con un medio de comunicación señaló que “los laboratorios han tenido conductas abusivas con condiciones que son de vida o muerte (…) y así y todo se produce un abuso sistemático de acuerdo de precios”, se alejan de este propósito. Si bien nos resulta una gran irresponsabilidad emitir tales declaraciones -ya que los laboratorios locales no son los responsables directos en la determinación del precio de un medicamento-, nos parece mejor recordarle al señor ministro que optimizar el acceso a los fármacos depende de una cadena en la que participan diversos actores y en la que se requiere de un Estado eficiente y en la cadena de distribución que le permita acceder de manera justa y oportuna a la población . Algo que no ha ocurrido y que podría concretarse si es que la autoridad incorpora al plan de salud universal -que se discute-sobre los medicamentos; una medida que resultaría eficiente a largo plazo, si consideramos que la Encuesta Nacional de Salud del Instituto de Salud Pública reveló que el 80% de los chilenos tienen como principal preocupación en sus vidas el gasto en los medicamentos.

Asimismo, creemos precipitadas las medidas que ha tomado el Ministerio de Salud en relación a los acuerdos internacionales con India y Corea del Sur para acceder a medicamentos bioequivalentes. Si bien existe un mercado de libre competencia, resulta inevitable preguntarnos por qué quieren comprar afuera si la industria local cuenta con los medicamentos genéricos más baratos en Latinoamérica. En su momento y tras la Ley de Fármacos I, laboratorios nacionales invirtieron más de US$100 millones para cumplir con los estudios de bioequivalencia en un plazo muy acotado, tal como lo exigió el ministro Mañalich sin conocer ni medir las verdaderas capacidades de una industria productiva.

Por supuesto, podríamos estar de acuerdo con esta medida si el Gobierno busca cubrir medicamentos que no están en el país, pero cuando hablamos de las patologías crónicas donde existe la mayor cantidad de demandas por esos medicamentos, nos hace sentido cuestionarnos dónde quedó la primera conversación para hacer frente a esa necesidad, más aún cuando hemos desarrollado y producido fármacos de calidad durante más de 80 años.

La contingencia hoy nos permite mirar hacia dentro. Ver lo construido, los actores con quienes hemos trabajado y ejecutar los principales beneficios, que nos permiten garantizar a nuestra población que lo que se le está entregando es calidad comprobada, algo que en el caso de los medicamentos se encuentra aquí, dentro de la frontera.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día