Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

No nos acostumbremos

No nos acostumbremos No nos acostumbremos

"La izquierda chilena y latinoamericana ha sido puesta a prueba, las tiranías en Nicaragua y en Venezuela, han puesto en claro manifiesto de la peligrosa línea delgada entre una izquierda dentro del campo de juego y otra que no trepida en medios para hacerse del poder".

Jarson Escalona A.

Por


Comisión Política Juventud Renovación Nacional

Hay una vieja anécdota que ocurrió a finales de los años sesenta en el Salón Oval de la Casa Blanca, un molesto Presidente Johnson, quien se había empeñado en la profundización de la agenda de los derecho civiles, manda a llamar a un segregacionista gobernador de un estado sureño y lo instó a dejar ingresar estudiantes afroamericanos a una Universidad estatal.

El citado gobernador le responde que no lo haría, ya que tenía una pronta elección, a lo cual Lyndon Johnson en su tono campechano, se acerca y se sienta al lado y le dice: “Gobernador ¿Dónde quiere estar en 1995?”, La pregunta venía si prefería, “estar en una estatua donde sus nietos dijeran con orgullo que ese es su abuelo o en los libros pasando a la historia cómo un racista”.

Hoy en pleno 2018, aún en nuestro continente existe la moral de la “barra brava” la justificación de determinado dictador, dependiendo la cercanía política a él y no a los principios superiores cómo deberían ser la democracia, el respeto absoluto de los DD.HH y la libertad.

La izquierda chilena y latinoamericana ha sido puesta a prueba, las tiranías en Nicaragua y en Venezuela, han puesto en claro manifiesto de la peligrosa línea delgada entre una izquierda dentro del campo de juego y otra que no trepida en medios para hacerse del poder y sin más lejos, hemos visto en Chile a la gran parte del Frente Amplio defendiendo ciegamente al régimen corrupto del PT en Brasil, que encabezaron Lula da Silva y Dilma, además del vergonzoso éxodo, frenteamplista a Buenos Aires para abrazarse con Cristina Fernández de Kirchner, procesada por increíble actos de apropiación de bienes del fisco argentino.

Por eso, vale la pena emular a Lyndon Johnson y preguntarle a la izquierda ¿dónde quiere estar el 2040 y cómo les gustaría ser recordada?

Sin duda la izquierda chilena, aún segada por el fanatismo político es incapaz de condenar los claros y evidentes actos matones del régimen de Maduro, la insostenible crisis del gobierno de Daniel Ortega, ellos confunden estos actos con que se critica “el ser de izquierda”, cosa que no tiene que ver, ya que en todas las democracias modernas, el papel que juega la centro-izquierda es importantísimo, pero sin duda la reacción escuálida y confusa sobre estos asuntos, siendo el diputado Giorgio Jackson su máximo exponente, hace un flaco favor a la “moral democrática” que todas las tendencias políticas deben ostentar.

Aunque exista esperanza por las voces de los diputados Pablo Vidal (RD) y Vlado Mirosevic (PL), quienes han tenido la valentía y la capacidad de ver todo este problema, cómo una oportunidad de despegarse de estas oscuras ramificaciones dictatoriales, aún persiste mayoritariamente un sentimiento de “aceptación y defensa” a regímenes que atentan de manera brutal contra los derechos más elementales de las personas.

Si la izquierda chilena dejara de pensar en su tropa y es capaz de pensar más allá, de la coyuntura y con la valentía de pagar un precio electoral, la lección sería completa también para la Derecha, ya que los populismos y regímenes autoritarios no puede ser tolerados en nuestros tiempos.

¿Qué podemos hacer?, como político joven tenemos la responsabilidad de tener un discurso timorato, a la hora de defender la libertad, los derechos humanos y la dignidad de las personas, como también necesitamos la fuerza, coraje, para condenar todas las dictaduras sin aportar de donde venga, porque eso nos da una enorme credibilidad democrática, como lo hemos señalado no está ocurriendo en la izquierda chilena por eso no nos acostumbremos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día