Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

¿Por qué en Chile se da tanto el abuso sexual infantil por parte de curas?

¿Por qué en Chile se da tanto el abuso sexual infantil por parte de curas? ¿Por qué en Chile se da tanto el abuso sexual infantil por parte de curas?

"No entiendo por qué hay que casarse por la iglesia, si casándose por el civil basta… e incluso, es como si la ceremonia religiosa pesara más que la civil. En nuestra psiquis, la autoridad de un cura para casarnos, pesa más que la de un ministro".

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

La visita del Papa nos abrió los ojos y salieron a la luz más casos de abuso sexual por parte de curas. A esto se sumaron casos como el de un hombre que abusó de una niña de cinco años e invitó a participar del acto a su hijo de cuatro años y a un vecino. ¿Qué sucede que en Chile el abuso sexual infantil pareciera ser más frecuente? Por un lado tenemos las leyes, en donde nuestro país figura como uno de los pocos donde el abuso sexual prescribe (por eso no se pudo encarcelar a Karadima), pero ello no me parece suficiente como para explicar el fenómeno. Algo pasa en nuestra cultura que hace que el ambiente sea más favorable para esto.

Siempre me ha llamado la atención que en Chile los niños llamen a los adultos “tíos”, cuando no son familiares. Esto rompe la barrera de distancia con un niño y vuelve familiar de confianza a un completo desconocido. En nuestro país, quienes profesan la religión católica confían a ojos cerrados en los sacerdotes y monjas, siendo que en nuestra cultura, los curas pasan a formar parte importante como autoridad en la comunidad, tienen el acceso a que los demás les confesemos nuestros “pecados”, como si fuesen una especie de dios en la Tierra y bueno, somos un país católico, donde la religión se mete en la educación y en las leyes. Por ejemplo, no entiendo por qué hay que casarse por la iglesia, si casándose por el civil basta… e incluso, es como si la ceremonia religiosa pesara más que la civil. En nuestra psiquis, la autoridad de un cura para casarnos, pesa más que la de un ministro. No es de extrañar entonces que la figura del cura sea cuasi divina. ¿Cómo dudar o no confiar en el representante de dios en la Tierra? Ya sabemos que incluso los padres de niños abusados por curas cuestionan la veracidad de lo que está diciendo el menor. ¿Cómo esa figura santa va a ser capaz de algo así? No, mejor pensemos que pensó que había sido abusado pero es imposible que ello haya ocurrido.

Se supone que Chile es parte de la OCDE y el país más desarrollado de Latinoamérica. Yo no sé en qué se basan para decir esto, ¿en términos económicos?, porque en madurez psicológica me parece un país retrógrado de pleno siglo XV. Basta recordar el año 2017 y el tremendo escándalo por intentar aprobar la ley de aborto terapéutico. Tremenda conmoción por algo que todos los países del mundo tienen y nosotros aquí discutiendo con argumentos dignos de la edad media, en donde quienes estaban en contra presentaban principalmente argumentos religiosos tales como que dios da la vida y la quita, la maternidad es algo divino y obligatorio, etcétera. Ahí podemos ver que la religión sí que tiene peso en este país. No sé si en países más laicos ocurrirá tanto caso de abuso por parte de sacerdotes pero me imagino que en culturas donde no se les ponga en un altar, cuestionan su “carácter divino” y los ponen a nivel humano y en ese nivel son posibles los delitos, por lo cual se duda también de los sacerdotes y no se les entrega a ojos cerrados la custodia de un niño ni se les abre la puerta del hogar como si fuera alguien más de la familia y ni siquiera… se les pone en un lugar de autoridad incuestionable que nadie de la familia goza.

Mientras más pienso en la religión en nuestra cultura y cómo nos ha afectado en contra, más pienso que la religión es dañina o por lo menos, creo que se debiera tener fe y participar de un dogma pero no como si estuviésemos en el siglo XIV, donde los curas son incuestionables y se meten en la cama de las personas. Está bien, sea católico, evangélico, lo que sea… pero use su raciocinio. No ponga a un ser humano en un nivel divino ni le abra las puertas de su casa para que sea parte de la familia, se entere y opine de la dinámica y encima esté en la cabeza de la pirámide de jerarquía. Los sacerdotes son seres humanos y además, carentes de una parte esencial de lo humano: la sexualidad. Se les prohíbe este aspecto fundamental y como dijo Freud, los instintos van a buscar salir a la luz y descargarse… como sea y con quien sea.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día