Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

Ser pinochetista

Ser pinochetista Ser pinochetista

"Para ser Pinochetista hay que ser ignorante. Esto lo digo, aunque sea duro, porque es verdad. Tienes que nunca haber leído un libro de historia, jamás haberte dado la molestia de ver un documental de la dictadura y qué decir de haber visitado un ex centro de tortura".

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

19 de Diciembre de 2018

La Diputada Camila Flores dijo que ella era pinochetista en una asamblea de RN, con ovación del público. Se mostró orgullosa de su declaración. Ahora, ¿qué significa ser pinochetista? Lo digo porque los pinochetistas que me siguen en Twitter tienen fotos de la virgen María y casi siempre una bandera chilena. ¿Por qué?

Para ser Pinochetista hay que ser ignorante. Esto lo digo, aunque sea duro, porque es verdad. Tienes que nunca haber leído un libro de historia, jamás haberte dado la molestia de ver un documental de la dictadura y qué decir de haber visitado un ex centro de tortura. ¡Y qué decir de haberse tomado un momento para hablar con un ex torturado! Para ser pinochetista, tienes que pensar como un asesino en serie, justificando tus muertes con guerra de “empates” o pensar como un torturador o violador de mujeres embarazadas, justificando estas acciones con que “no eran blancas palomas” (traducido: la tortura está bien cuando no son blancas palomas).

La dictadura dejó 28.000 afectados, 3.500 torturados y más de 6.000 detenidos desaparecidos. Pinochet, fue el cabecilla de la dictadura más sangrienta en la historia de Latinoamérica. Basta con leer “El despertar de los cuervos”, del periodista Javier Rebolledo para conocer el horror del regimiento Tejas Verdes, donde se enseñaba a torturar con los presos y presas del recinto, como conejillos de indias.

Señora Camila Flores: visite Tejas Verdes. Vaya al aeródromo de Tobalaba, donde los helicópteros salían rumbo a San Antonio con los cuerpos de los fallecidos por tortura amarrados a un riel. Es su DEBER como diputada de la república conocer la historia y no hacer un llamado a seguir la figura de uno de los seres más macabros en la historia de Chile.

Vaya un 11 de septiembre al Estadio Nacional. Aún es tiempo. Ahí encontrará a los sobrevivientes de la dictadura. Ancianos y ancianas en sillas de ruedas, con las caderas rotas, sordos por los golpes en las orejas. Vaya y escuche de sus propios labios lo que fue Pinochet en sus vidas: un antes y un después no sólo para ellos, sino que para toda su familia.

Vaya que hay ignorancia. Incluso en los honorables…

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día