Cerrar
Cerrar publicidad

Actualidad

Shakira, víctima de las circunstancias

Shakira, víctima de las circunstancias Shakira, víctima de las circunstancias

"Lo que sí está claro es que hubo un desajuste sonoro importante además de una menor exigencia vocal de la mujer de Barranquilla; situación que, sin duda alguna, opacó su séptima visita a Chile".

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Ella lo dijo hace unos meses en una entrevista a un medio colombiano: “soy una víctima del regatón”, en referencia a la afinidad que ha desarrollado con el género desde que debutó en las canchas del ritmo urbano con el single “La Tortura” junto a Alejandro Sanz en el 2005. Pero la colombiana no sólo es víctima del popular género, la gira que la trajo a Chile es el postergado El Dorado World Tour pospuesto dos veces el año pasado debido a la hemorragia en una de sus cuerdas vocales.

Hoy, tras una intervención quirúrgica y siete años de ausencia en escenarios nacionales, la menuda artista entregó su show anoche en el Estadio Nacional, uno de los conciertos más esperados del segundo semestre de este 2018, donde no se sabe si fue víctima del sonidista o del post operatorio.

Fue noticia esta mañana, no se escuchaba bien, especialmente en el arranque del show cuando puntualmente irrumpió en escena con “Estoy aquí” y “Dónde estás corazón”, dos hits de su exitoso disco debut Pies Descalzos (1995), que en estricto rigor es tu tercera publicación, -hubo dos intentos previos que fueron fracasos comerciales y que fueron sacados del mercado–.

Mallas negras con transparencias, encajes y brillos fueron el atuendo elegido para la ocasión, noche que continuó con “Loba” donde estimuló a la mayoritaria audiencia femenina a que aullaran con ella, publico que llegó hasta la comuna de Ñuñoa ataviado con cintillos de flores y caderines (cinturones característicos de la danza árabe) para acompañar a su ídola cuando en la mitad de la velada se vistiera de odalisca e interpretara “Suerte (whenever, wherever)”.

Luego llegó el momento de las guitarras con “Si te vas”, una de las pocas canciones interpretadas a lo largo del concierto que pertenecen a uno de sus mejores discos “Dónde están los ladrones” (1998) el cual recientemente cumplió veinte años por lo que se habría agradecido un mayor protagonismo en el setlist. Pero no, lo que ella ofrece en la actualidad son mega hits, duetos, sus clásicos movimientos de cadera y parafernalia por doquier.

Rayos láser, llamas de fuego, confeti, fuegos artificiales y mucho autotune (efecto que procesa la voz) fueron interrumpidos por los momentos emotivos de la jornada que llegaron con “Inevitable” y “Tú” (donde mejoró la calidad vocal) y por supuesto “Antología”, canción que escribió cuando apenas tenía 17 años, aclaró mirando fijo a sus acérrimas seguidoras ubicadas en los sectores acomodados del coliseo. Las primeras filas es una ubicación que cuenta con sillas y, como suele suceder, son usadas como pisos ya que todas y todos se suben en ellas y no permiten la visibilidad al resto de la cancha, incluyendo el sector de los discapacitados que no les queda otra opción que conformarse con ver las visuales en las pantallas circulares a cada lado del escenario y el telón central. Una lástima.

Es incierto lo que sucedió anoche, a ratos existía la sospecha de que estuviera haciendo playback, pero luego ese pensamiento se disipaba… ¿será que el volumen de los instrumentos está muy alto? pensaba esta humilde servidora. Lo que sí está claro es que hubo un desajuste sonoro importante además de una menor exigencia vocal de la mujer de Barranquilla; situación que, sin duda alguna, opacó su séptima visita a Chile.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día