Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Un camino por recorrer

Un camino por recorrer Un camino por recorrer
Geoconda Navarrete Arratia

Por


Intendente Regional de Aysén

Por tercer año consecutivo Chile fue elegido por los World Travel Awards como “Mejor Destino de Turismo Aventura del Mundo”, distinción en extremo valiosa que pone a nuestro país en la senda de quienes cada año planean sus vacaciones y práctica de deporte aventura mirando más allá de sus fronteras.

Un desafío abordable para nuestro Gobierno a la hora de compararnos con cifras de la OCDE que dan cuenta que cerca del 4,5 por ciento de los ingresos de sus países miembros –entre los que se encuentra Chile– provienen del turismo en su conjunto, sin distinguir cuánto corresponde a “turismo aventura”. A nivel nacional la actividad turística impacta en solo 3,2 por ciento sobre la recaudación.

No obstante que el premio obtenido ubica por tercera vez consecutiva a Chile como el lugar que despierta mayor interés a nivel mundial en tanto destino turístico de aventura, nuestra tarea es trabajar para que esa singularización abarque todo el turismo, no solo el de aventura, sino toda aquella actividad turística posible de desarrollar en esta tierra prodigiosa.

En tal sentido, nuestra meta debiera estar puesta mucho más allá de lo que sabemos y valoramos en términos de lo que poseemos: una geografía privilegiada y un clima estival benevolente, considerando que el mayor flujo turístico internacional se produce en nuestro verano, mientras el hemisferio norte padece de crudos y extensos inviernos. En rigor, nuestro trabajo como autoridades y ciudadanos debiese enfocarse en nuestras carencias. Ni los lagos ni nuestras montañas se van a mover de su sitio, por lo que debiésemos empezar a ocuparnos de cómo hacemos para que nuestros visitantes no solo vengan a nuestro país por su aspecto wild, sino porque aquí puedan encontrar una forma de vida desarrollada similar a la suya.

No hagamos de ciudades como Arica, Coyhaique o Puerto Aysén lugares de paso donde los extranjeros duermen menos de dos noches, para luego continuar su viaje hasta su destino final: un lago solitario, una playa paradisiaca, o una montaña inhabitada. El turismo también tiene su raigambre en lo urbano, en mercados, plazas, museos, claustros universitarios; todo ello sazonado por gastronomías de reconocida identidad local y acicalado por artesanías típicas; en suma, el turismo es una caja de resonancia del relato antropológico de un lugar; las ciudades no son calles y edificios inhabitados, por el contrario, son las personas las que les dan vida.

Hace 20 años Irlanda era el país más pobre de Europa, su economía ocupaba los últimos lugares en los rankings en los que sus vecinos británicos se lucían como verdaderos ricos. Hasta que con la entrada a la Unión Europea el pequeño país comenzó a caminar hacia el desarrollo. ¿Qué facilitó ese tránsito? El proceso de incorporación de los irlandeses a la economía global estuvo mediado por un aspecto clave: el dominio del idioma inglés.

El gran reto que debemos superar los chilenos es ser un país bilingüe. Esa es una misión que debemos afrontar como Estado, fortaleciendo la enseñanza del inglés en los colegios, tal como estamos haciendo al avanzar en la pavimentación de la Carretera Austral, para unir Chile por Chile. Mejorar nuestra oferta hotelera y gastronómica será una misión que tendrán que asumir los privados, de alguna parte tendrá que salir nuestro propio Gastón Acurio, el chef que salió a contarle al mundo las maravillas culinarias del Perú.

Para que el turismo en Chile no solo supere su actual 3,2 por ciento de significancia económica nacional, sino que se posicione junto a las exportaciones de cobre como el gran baluarte de nuestro desarrollo, como Gobierno del Presidente Sebastián Piñera nos estamos ocupando de fortalecer los sistemas de seguridad ciudadana y seguridad vial; estamos mejorando la infraestructura de los centros de salud, generando trabajo y oportunidades de desarrollo personal; impulsando la actividad productiva, desde la mini Pyme hasta la gran empresa.

Cuando una persona visita Nueva York, Londres o París, no pregunta dónde puede encontrar un cóndor o un huemul en estado natural, para eso viene a Chile, donde su flora y su fauna son tan exuberantes que incluso puede olvidarse de los cafetines parisinos. Trabajemos para ofrecerles cafés y calles limpias a nuestros visitantes y aprendamos a comunicarnos mejor. Es tan poco lo que nos falta.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día