Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Villegas, el falso intelectual que cayó por no cuestionarse sus certezas

Villegas, el falso intelectual que cayó por no cuestionarse sus certezas Villegas, el falso intelectual que cayó por no cuestionarse sus certezas

"¿No es acaso eso lo que se ve en el reportaje en que mujeres acusa a Villegas de comportarse vulgar con ellas? ¿No es acaso su forma de mirarlas, de referirse a su cuerpo, una manera de reafirmarse como macho porque la biología da ciertas posiciones sociales que debemos acatar? Todo parece indicar que sí".

Francisco Méndez

Por


Columnista.

Villegas siempre se ha creído superior. Es cosa de escuchar sus opiniones en la radio, ver lo que hacía en Tolerancia Cero y leer algunos de sus pésimos libros: siempre habla desde una altura intelectual que, si es que somos un poco rigurosos, notaremos que no tiene ni nunca ha tenido.

Su figura es propia de los años noventa. En aquellos años era fácil llegar y hablar lo que a uno se le antojara, ya que nadie se pronunciaba, todos tenían miedo y el primero que alzara un poco la voz era felicitado por “decir lo que nadie dice”, como si eso tuviera un valor en sí mismo.

Debido a su “irreverencia” muy reverente, es que este sociólogo de mentira fue encumbrado como un referente de la opinión, estableciendo verdades que no lo son. La fórmula no era tan complicada: solo había que recurrir al “todos sabemos”, “yo ya tengo mis años” y “es claro que”, sin que nada de eso fuera argumentado con datos o hechos sólidos.

Y es que su público no necesita comprobar su verborrea. Necesita, por el contrario, certezas como las que los padres le dicen a los hijos, ya que quienes leen y valoran a Villegas son niños que necesitan a un patriarca con voz fuerte que les diga que no todo es tan grave, que hay cosas que las determina la biología y la experiencia de haber pensado siempre igual.

¿No es acaso eso lo que se ve en el reportaje en que mujeres acusan a Villegas de comportarse vulgarmente con ellas? ¿No es acaso su forma de mirarlas, de referirse a su cuerpo, una manera de reafirmarse como macho porque la biología da ciertas posiciones sociales que debemos acatar? Todo parece indicar que sí.

Como también que su machismo no es el mismo machismo de Kike Morandé o Don Francisco, basado en el dinero y en el poder que este te da, sino que consiste en naturalizar posiciones sociales que supuestamente están determinadas desde que se nace, instalando así una superioridad que le da el ser quien es gracias a la “madre naturaleza”.

Era cosa de verlo en el panel de conversación en el que se enfrentaba a nuevas dirigentes como Camila Vallejo, allá por el 2011. Hacía como si no la escuchara, le cambiaba el nombre y hasta sonreía con las afirmaciones de la joven líder estudiantil. Es cierto, lo hacía con todos quienes representaban a esa generación, pero su conducta de menosprecio político e ideológico a esa nueva izquierda se notaba más cuando la voz que decía ciertas consignas era la de una mujer.

¿Es esto un delito? No. Es una forma de relacionarse, una manera de dar por hechas cosas que no son necesariamente así y creer, al igual que ciertas instituciones conservadoras y no tanto, que hay ciertas conductas que no van a cambiar porque no tienen por qué hacerlo. ¿La razón? Porque su perpetuidad depende de una tradición cultural que es mejor no cambiar.

Así es Villegas. Ese siempre ha sido su rol en la sociedad: vestirse con ropas de rebelde para recordarnos que lo que está hecho seguirá así por la eternidad, sin que ningún pequeño sueño de cambio deba ser tomado en serio, ya que él ya sabe las respuestas sin haberse hecho las preguntas jamás.

Las preguntas son para los tontos, para los ignorantes, para los que no han leído por años el mismo libro sobre la historia de Grecia y no les pagan por opinar. Él, en cambio, está contratado para opinar, para mirar hacia abajo y suspirar fuerte para hacer visible su desaprobación hacia todo lo que parezca diferente, sea nuevo o rompa ese orden en el que está feliz y que hoy le está pasando la cuenta.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día