Cartas del Lector

Educación Técnica y cuidado del agua

La crisis hídrica es uno de los efectos más severos del cambio climático en Chile. Las cifras provenientes de distintas fuentes dan cuenta de esa compleja realidad: el 76% de la superficie chilena está afectada por sequía, desertificación y/o suelo degradado (SudAustral Consulting SpA, 2016), a la vez que se ha evidenciado que todos los glaciares estudiados están en retroceso por el aumento de la temperatura (Dirección General de Aguas, DGA, 2011).

Asimismo, el balance hídrico realizado por la DGA en 2020 da cuenta de que los caudales de agua superficial de las cuencas del Aconcagua, Maipo, Rapel, Mataquito y Maule han disminuido entre un 13% y 37% en los últimos 30 años. El mismo estudio proyecta un aumento de la temperatura entre 1 y 2,5°C con una baja de precipitaciones, lo que proyecta una reducción de hasta un 50% de los caudales naturales hídricos existentes en el país entre el 2030 y 2060.

Para enfrentar esta urgente necesidad, Chile no puede continuar apelando a soluciones basadas en la naturaleza y seguir perdiendo cada día glaciares, humedales, salares, bofedales y turberas. Invertir en soluciones innovadoras y sustentables para enfrentar la crisis hídrica es una misión que deben afrontar tanto el aparato estatal como el mundo privado.

En esa línea, las Instituciones de Educación Superior Técnico Profesional pueden aportar concretamente al formar capital humano especializado que ofrezca respuestas rápidas y eficaces. Algunas medidas que avizoran los expertos van en la línea de utilizar nuevas tecnologías para el uso eficiente del agua mediante riego tecnificado y el uso de geles, que pueden llegar a ahorrar hasta un 90% en el riego; una planeación territorial que permita definir el tipo de cultivo adecuado para el agua disponible en cada cuenca; y proteger las aguas fósiles mediante la importación de aguas a las cuencas que tengan escasez.

Cuando se conmemora el Día Mundial del Agua, es más necesario que nunca no solo concienciar acerca de la crisis mundial del agua, sino que buscar medidas para abordar este enorme desafío, pues todas las actividades sociales y económicas dependen, en gran medida, del abastecimiento de agua dulce y de su calidad. La frase “el agua es vida” nunca tuvo más significancia que ahora.

Sergio Morales,
rector CFT San Agustín y secretario del Consejo de Rectores Vertebral
 

Más Noticias

Más Noticias