Cartas del Lector

El rol de la pareja del Presidente Electo Gabriel Boric, Irina Karamanos, en La Moneda

En el caso de Irina Karamanos, compañera o pareja del Presidente Electo Gabriel Boric, quien ha señalado tener dudas si asumiría como Primera Dama o reformaría esta figura honorifica de la institucionalidad chilena, es menester señalar que, mientras no contraiga matrimonio con el Jefe de Estado, no le corresponde en ningún caso asumir como Primera Dama y menos pretender reformar, por sí misma, esta institución honorífica republicana.

Por:  Columnista

Señor director:

Llama mucho la atención el desconocimiento que se tiene de las costumbres y normas internacionales del ceremonial y protocolo de Estado y con la soltura de cuerpo que se habla de ello. La mayoría de los medios de comunicación no contribuyen en nada a dilucidar estos temas en la población, muy por el contrario, contribuyen a incrementarlo, a veces por una profunda ignorancia o por dejarse llevar por la farandulería a la que hoy pretenden acostumbrarnos.

Tras la reciente elección presidencial en Chile, que lleva a Gabriel Boric a la Primera Magistratura del país, se ha hablado con gran desdén del rol de las Primeras Damas en Chile y el mundo, así como también desdibujando su relevante aporte a la vida institucional, política y social de sus respectivos países. Esta falta de respeto no sólo ha recaído en las ex Primeras Damas de Chile, sino también en las cónyuges de los Jefes de Estado con las que nuestro país tiene cordiales relaciones diplomáticas y consulares.

En el caso de la señorita Irina Sabine Alice Karamanos Adrían, polola o novia, compañera o pareja, como se dice hoy, del Presidente Electo Gabriel Boric, quien ha señalado tener dudas si asumiría como Primera Dama o reformaría esta figura honorifica de la institucionalidad chilena, es menester señalar que, mientras no contraiga matrimonio con el Jefe de Estado, no le corresponde en ningún caso asumir como Primera Dama y menos pretender reformar, por sí misma, esta institución honorífica republicana, conforme a la tradición nacional e internacional.

Por tanto, al margen de las muchas cualidades humanas, académicas y profesionales, así como virtudes, que, sin duda, engalanan a la señorita Irina Karamanos, mientras tanto, podrá ejercer cualquier otro cargo o responsabilidad política o administrativa ad honorem en el Palacio de La Moneda, pero menos el de Primera Dama. A lo mejor, en el corto o mediano plazo, el Presidente Electo Gabriel Boric podría contraer matrimonio con la señorita Karamanos, siendo así el segundo Presidente de la República de Chile que contrae matrimonio durante su período presidencial. El primero, fueron mis tíos abuelos, el Presidente Carlos Ibáñez del Campo y Margarita Laura Graciela Letelier Velasco.

Patricio Latapiat,

Embajador de Chile (R)  

Más Noticias

Más Noticias