¿Y la cultura?: Comandos explican sus propuestas a 27 días de la elección

Eliminar o no el IVA al libro, avanzar en el proyecto del ministerio de Cultura y descentralizar la cultura hacia las regiones son parte de las propuestas que han sido analizadas en los distintos comandos. Revisa aquí cuál qué están pensando hacer en caso de llegar a La Moneda.

¿Y la cultura?: Comandos explican sus propuestas a 27 días de la elección

Los comandos coinciden en que se trata de un tema “prioritario”, pero poco se sabe sobre las propuestas culturales de los candidatos presidenciales. El Dínamo preguntó en los comandos de los nueve aspirantes a La Moneda, y fueron los encargados de cultura  de ocho de ellos los que decidieron contarnos qué se proponen hacer en caso de llegar a La Moneda. 

En el comando de la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, esta tarea ha recaído en Christián Torres, administrador público y jefe de gabinete de Paulina Urrutia en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes; mientras que Marcela Torres, periodista y gestora cultural, ha comandado el área en el movimiento Todos a la Moneda de Marcel Claude. En el PRO, Mauricio Electorat, escritor y periodista, ha sido uno de los encargados en el comando de Marco Enríquez Ominami; y en el PRI, Eduardo Salas, jefe de campaña y secretario general del partido es quien se encarga de estas materias.

En tanto, en el comando del independiente Tomás Jocelyn Holt, Anita Ramírez, ha sido la encargada de cultura; mientras que en el de la candidata oficialista Evelyn Matthei el tema lo ha llevado Pablo Ortúzar, antropólogo y director de Investigación del Instituto de Estudio Sociales (IES). Eduardo Contreras, trovador y candidato a diputado por el Partido Igualdad, es el hombre de la cultura en el comando de Roxana Miranda; y Natalie Santibáñez, bajista y compositora, ha hecho lo suyo en el comando de Franco Parisi.

¿Eliminación del IVA al libro? ¿Más recursos para cultura? ¿Nuevas formas de financiamiento? Revisa aquí lo que nos contestaron:

PRESUPUESTO PARA CULTURA

Comando Bachelet: Torres asegura que la propuesta principal de Bachelet es duplicar el presupuesto de cultura durante los próximos cuatro años, con lo que esperan acercarse al 1%. Así busca retomar la senda de crecimiento registrada en su anterior gobierno y “recuperar estos cuatro años perdidos”.

Comando Claude: “Estamos considerando un 2% porque queremos doblar los presupuestos en todos los ámbitos para poder hacer los cambios que necesitamos”, dice Latorre, quien destaca que al menos se busca superar el 1,6% que entregan las industrias culturales al PIB del país.

Comando Enríquez-Ominami: Electorat califica a la cultura como la “viga maestra” por eso es que resalta que en el comando se busca llevar el presupuesto al 1% en cuatro años. “Entendemos que para elaborar una verdadera política cultural se necesitan muchos más recursos de los existentes actualmente”.

Comando Israel: Aunque explica que aún no tienen un estudio preciso sobre a cuánto debería llegar el gasto en cultura, Salas recalca que el presupuesto actual “todavía es precario” para un país que pretende competir en igualdad de condiciones con países de la OECD.

Comando Jocelyn Holt: “En tema presupuestario no tenemos nada definido en cuanto a un número fijo”, asegura Ramírez, pero destaca que sí son “muy partidarios” de elevarlo.

Comando Matthei: Ortúzar asegura que su propuesta contempla aumentar el presupuesto existente, sin embargo, no tienen ningún compromiso con cifras porque “nos parece populista prometer un 1% o 2%”. Al respecto sostiene que el proceso es ver que se considera necesario y luego determinar los recursos.

Comando Miranda: Contreras coincide en que se requiere un presupuesto mayor del que hasta ahora se destina en cultura, pero explica que aún no han analizado el detalle, ya primero se debe determinar cuál son las prioridades de la comunidad. “El presupuesto total depende del diagnóstico”.

Comando Parisi: “Nosotros planteamos entre un 1% y un 2% a cultura”, destaca Santibáñez, ya que se necesita acercar la cultura a la ciudadanía mediante centros culturales, por que no sólo se trata de que tengan acceso actividades artísticas, sino que experimenten, asegura.

Comando Sfeir: Buscan llegar a un 2% en el cuarto año de gobierno, con miras a alcanzar el 1% del PIB en ochos años. Para ello prevén  una reforma del FNDR de Cultura y Deportes, para pasar a un mínimo de 7%, junto con la reorientación y potenciamiento de programas y fondos.

FONDOS CONCURSABLES

Comando Bachelet: Plantean una revisión a los actuales instrumentos para introducir modificaciones necesarias. Además, agregan nuevas fórmulas, como financiamientos no concursables o sistemas de fomentos a industrias, ya que una política basada únicamente en estos fondos, dice Torres, “tocó techo”.

Comando Claude: “No estamos de acuerdo con los fondos concursables porque no nos parece que se ponga a concursar a trabajadores de arte”, explica Latorre. Apuntan a desarrollar consejos de juntas de vecinos y centros culturales, los que contarán con financiamiento, donde se puedan presentar proyectos.

Comando Enríquez-Ominami: Según Electorat buscan reformular los fondos apuntando a dos cosas: introducir un Estado que financie permanentemente proyectos y progresivamente ir dejando el modelo de competencia entre artistas. Recalca que no se puede financiar todo, pero sí garantizar iniciativas de mayor calidad.

Comando Israel: Para el PRI es necesario “abrir” estos fondos, ya que existe “una especie de casta que se ganan todos los fondos”, dice Salas. Sostiene que eso debería superarse con normas mucho más exigentes en esta materia que permitan “concursos más democráticos”, a los que pueda acceder más gente.

Comando Jocelyn Holt: Proponen duplicar los fondos entregados por el Fondart, pero para ello Ramírez asegura que es necesario modificar el sistema de cómo se están entregando: “Mucho de estos están se dan más por amiguismos”. Añade que capacitarán a los postulantes para que puedan acceder a otros fondos.

Comando Matthei: “El gobierno actual mejoró bastante la transparencia de los fondos concursables, hay que seguir avanzando en ese camino”, detalla Ortúzar y sostiene que el otro elemento sobre el que se debe trabajar es en seguir aumentando las facilidades para poder acceder a estos.

Comando Miranda: Para Contreras, el fondo concursable es una “lógica de mercado”, por lo que en la misma lógica de la Asamblea Constituyente se deberían establecer asambleas permanentes, que vayan levantando las necesidades de la comunidad y en base a establecer los recursos.

Comando Parisi: Prevén desarrollar nuevas formas de financiamientos y que estos dejen de ser la única gran  forma, ya que, explica Santibáñez, “hay muchas irregularidades”. Por eso plantean diferenciar entre fondos para artistas emergentes de los fondos destinados para  artistas consagrados.

Comando Sfeir: Apuntan a dar paso a una nueva etapa en la que se ponga el acento en la formación de audiencias, haciendo un giro hacia políticas de fomento de la demanda, y del acercamiento de la ciudadanía al consumo y participación cultural. Los beneficiarios siguen siendo los artistas, pero con nuevos desafíos.

MINISTERIO DE CULTURA

Comando Bachelet: Es una de las 50 medidas dentro de los primeros 100 días. Según Torres se decidió enviar un proyecto nuevo ya que no encontraron ninguna institución que tenga una buena opinión sobre el actual. En éste ya se está trabajando centrado en la participación y en desarrollar una estructura ad-hoc.

Comando Claude: Aunque están de acuerdo con la creación de la institución, Latorre explica que se requiere una “reformulación completa” del proyecto. Considerando que si se busca desarrollar la figura de las juntas de vecinos y los centros culturales, el ministerio debería ser un coordinador, pero no el que tiene los fondos.

Comando Enríquez-Ominami: Electorat sostiene que está que es la estructura adecuada porque la cultura requiere sus propios recursos y no depender de otros ministerios. Sin embargo, detalla que el proyecto debe ser reformulado porque si bien la Dibam y el Consejo de Monumentos están incluidos, no lo están con el estatus adecuado.

Comando Israel: “El ministerio de Cultura es algo que es necesario establecerlo como tal”, dice Salas, por eso asegura que el proyecto presentado por el gobierno debería prosperar porque “claramente es mejor que lo que tenemos”. No obstante, detalla que es posible introducirle algunas modificaciones.

Comando Jocelyn Holt: También plantean la necesidad de reformular el proyecto de ley, ya que de acuerdo a Ramírez el ministerio debería funcionar como un “ente regulador, más que un organismo que comande todo”.

Comando Matthei: La clave es convertir a la cultura en un “sistema autónomo”, asegura Ortúzar. Para ello es fundamental la simplificación y unificación de la institucionalidad cultural, por lo que están a favor de implementar el proyecto del ministerio tal como está, pero también con escuchando comentarios.

Comando Miranda: Para el Partido Igualdad debiese haber una unificación entre el ministerio de Cultura y el de Educación. Esto permitiría, detalla Contreras, desarrollar medidas concretas como crear una asignatura con alguna actividad artística que incentive el tema del arte.

Comando Parisi: Si bien asegura que es muy importante que se cree el ministerio, Santibáñez recalca que es un proyecto que hay que revisar porque hubo protagonistas muy importantes que no participaron o con los que no se logró acuerdo.

Comando Sfeir: Para el comando del candidato ecologista el rol de un ministerio de Cultura y Patrimonio debería ser el de complementar, y combatir en algunos casos, los efectos nocivos de la globalización y el neoliberalismo. “La economía global nos inunda de contenidos que no tienen que ver con nuestra realidad local”.

IVA AL LIBRO

Comando Bachelet: La eliminación del IVA no está entre las medidas propuestas. “No significa un mayor fomento a la industria ni a la baja de los precios”, explica Torres. Entre la batería de propuestas destacan la implementación de una nueva política del libro, así como el desarrollo de una red de biblioteca públicas del país.

Comando Claude: Plantean un IVA diferenciado que se le elimine a las editoriales nacionales, pero no a las extranjeras. Además, proponen la creación de editoriales estatales regionales. “Si tú tienes una editorial estatal, el resto se ve obligada a bajar los precios por competencia”, asegura Latorre.

Comando Enríquez Ominami: Contemplan bajar el IVA de un 19% a un 7%, ya que el análisis que han hecho es que su eliminación “no va a hacer que la gente lea más”, explica Electorat. Para palear el impuesto buscan establecer una política del precio único y la creación de una editorial estatal destinada a poner en kioskos libros que sean del patrimonio literario chileno y latinoamericano.

Comando Israel: Para el PRI es “fundamental” eliminar el IVA al libro para que se fomente la cultura y la lectura. “El libro tiene que ver con el conocimiento”, dice Salas.

Comando Jocelyn Holt: También plantean la derogación del IVA a libro, como el primer paso de un plan de fomento a la lectura, que será desarrollado en conjunto con el ministerio de Educación. “La idea es que ambos ministerios estén bastante involucrados, no pueden ir separados”, sostiene Ramírez.

Comando Matthei: “La principal barrera de la lectura no es el precio, quitar el IVA no reduciría los precios”, dice Ortúzar, por lo que su eliminación no está contemplada. Para eliminar las barreras plantean la entrega de una “canasta cultural”, que busca evitar que éstas se generen en los primeros años.

Comando Miranda: Junto con eliminar el IVA al libro contemplan la creación de una editorial estatal para asegurar que “desde el Estado lleguen libros a la población”, afirma Contreras y así evitar los altos preciso que estos tienen.

Comando Parisi: Buscan eliminar el IVA al libro para el consumidor. “Compras el libro con el precio real, pagas el impuesto, pero luego se te devuelve”, explica Santibañez. No así en el caso de las empresas que pueden comprar muchas copias. “Hay que reguardarse de la pillería de las personas con poco escrúpulos”.

Comando Sfeir: La política apunta a una eliminación progresiva del IVA al libro. Además, contemplan la implementación de otras medidas complementarias como incorporar el libro digital en Chile. Para esto se prevén subvencionar aparatos de lectura de libros electrónicos, fomentar la edición de libros e incorporar el libro digital definitivamente en las salas de clase, las cárceles y hospitales.

TV DE CALIDAD

Comando Bachelet: Aunque faltan hacer los anuncios específicos de la fórmula, Torres detalla que ésta podría implicar tener señales públicas dedicadas sólo a cultura e información, así como el fortalecimiento de la red de canales públicos. También apuntaría a desarrollar un sistema de financiamiento que asegure la creación de programación de calidad.

Comando Claude: Proprone la incorporación de una cuota de 50% de música y material audiovisual chileno en los medios de comunicación. “La televisión es súper importante para crear cultura”, dice Latorre, por ello las medidas también apuntan a los canales comunales y digitales.

Comando Enríquez-Ominami: “Hay que redefinir el rol de la televisión cultural”, asegura Electorat, ya que explica que ésta debería estar orientada al cine chileno, a los documentales y los programas literarios, entre otros. “No puede ser que sea entregada a los vaivenes únicamente del mercado”.

Comando Israel: “No hay que poner acento sólo en la televisión”, sostiene Salas porque ésta está siendo reemplazada por las redes sociales, por lo que hay que poner mucho acento en otros medios alternativos que se han vuelto muy masivos en materia de comunicaciones.

Comando Jocelyn Holt: La propuesta apunta a aumentar los fondos del Consejo Nacional de Televisión, de modo de incentivar más programas culturales. Aunque Ramírez recalca que “no podemos obligar a que se cree esta parrilla”.

Comando Matthei: Ortúzar asegura que se trata de la “plataforma de acceso a la cultura más democrática que hay en el país”, por eso que el desafío es aumentar su calidad. De allí que busquen restringir la farándula ya que “los canales deberían competir en torno a programación cultural y educacional de calidad en el horario familiar”.

Comando Miranda: “La televisión cumple un rol central y es tremendamente importante que exista una televisión que esté a cargo del Estado y transmita los contenidos más importantes en términos de cultura”, destaca Contreras.

Comando Parisi: Con la televisión digital asegura que va ser mucho más fácil desarrollar una televisión de calidad por parte del Estado. Si bien son partidarios de una cuota de contenidos nacionales, Santibañez explica que lo están conversando con distintas organizaciones, ya que lo idea sería lograr un acuerdo más que una imposición.

Comando Sfeir: En este punto buscan alinear los incentivos de los medios para que tiendan “naturalmente a cambiar” lo que ya están acostumbrados a hacer. También promulgarán una ley para acabar con la colusión de contenidos en televisión, y a través del CNTV se implementará una ley que califique los contenidos con el objetivo de supervisar que “no se emitan simultáneamente dos programas de la misma calificación”.