Cerrar
Cerrar publicidad

POP

La historia del misterioso "Niño Illuminati" y el gesto que auguró el triunfo de Chile en Copa América

Niño iluminati. Así bautizaron las redes sociales a Sebastián, el niño escolta que se transformó en una de las imágenes más viralizadas de esta Copa América. Un chico de Concepción de 10 años y fanático de los videojuegos. Acá su padre revela lo que muchos se preguntan: el por qué su hijo hizo ese gesto. Uno que marcó el inicio de un camino, que terminó con la primera Copa para Chile.

La historia del misterioso "Niño Illuminati" y el gesto que auguró el triunfo de Chile en Copa América
Por Luc Gajardo 6 de julio de 2015

La avalancha de mensajes que empezó a entrar al celular de Ítalo Cichero -chileno, penquista, ingeniero comercial- le hizo saber que la imagen de su hijo haciendo una pirámide con los dedos sobre su ojo derecho, se había viralizado imparablemente. De ahora en adelante Sebastián, de 10 años, sería y será conocido en todo Internet como “el niño Illuminati”.

En ese momento el hombre entró en pánico. No porque su hijo se viera relacionado a una sociedad secreta que busca la dominación del planeta a través de un Nuevo Orden Mundial. Su temor era menos conspiranoico: “Pensaba que la gente de la organización se podía haber molestado, no sé, pero después llegaron los gerentes a saludarnos y no me dijeron nada así que me relajé”.

Del relajo pasó al orgullo. Chile es el campeón de la Copa América y no son pocos los que consideran que el niño Illuminati tuvo algo que ver con eso y a través de Twitter y Facebook se lo han hecho saber con agradecidos memes. ¿Pero cuál es el misterio que se esconde detrás del gesto de Sebastián? ¿Un plan de conquista mundial o sólo una inexplicable reacción infantil? Acá la historia del “niño Iluminati” que anunció el triunfo y el videojuego que lo inspiró.

selfieilluminati

Tres o cuatro meses atrás, la Copa América parecía todavía algo irreal y lejano. Ítalo estaba en su casa, era de noche, recuerda, cuando ingresó con su clave de cliente a la página del Banco Santander para hacer un par de trámites. Ahí le apareció la posibilidad de participar en un concurso que premiaba a una serie de niños con la posibilidad de ser escoltas de los equipos al ingresar a la cancha. Lo miró como cualquiera mira un concurso, con desconfianza e incredulidad.

Sebastián justo entró a la pieza. Italo le preguntó si le tincaba participar en el concurso. “Me miró, y me dijo serio: ‘Ok, participemos’. Así que me inscribí”.

Pasaron los meses y a Ítalo el concurso se le había olvidado. Hasta que Sebastián se lo recordó. “Él daba por hecho que iba a ser elegido. Como que no cachó que era un concurso, y eso le traté de explicar, que seguro habían miles de niños participando, y que era posible que no fuera seleccionado. Entonces se enojó”. A los dos días lo llamaron del banco para confirmarle que Sebastián sería uno de los niños escolta del partido inaugural de la Copa América, en el Estadio Nacional.

illuminati

Antes de que los equipos salieran a la cancha, Ítalo, dentro de su nerviosismo, empezó a recopilar información en su cabeza. Como cualquier padre cuyo hijo de 10 años está a punto de aparecer junto al debut de la selección chilena, en la televisión y para todo el mundo, un pensamiento se pasea por su mente como un mantra: “Ojalá no haga una tontera”. Ítalo ríe: “Además me ponía nervioso que se fuera a asustar, y no querer salir, es que yo sabía que iban a tirar fuegos artificiales. Para el año nuevo fuimos a Pucón a verlos y se asustó un montón”.

Ítalo recuerda una conversación que tuvo con su hijo en el avión camino a Santiago. Le llamó la atención lo tranquilo que iba. Sebastián le comentó que había visto unos videos de la Champions League en donde los niños escolta se veían demasiado serios. Fomes. Él pensaba que había que hacer algo para darle ánimo a la selección. Fue ahí que mencionó a los Illuminatis. Italo no entendía de qué hablaba su hijo. Ahí le explicó que los Illuminati eran un grupo que daba poderes y fuerza. Que en el colegio conversaban harto sobre eso, porque los conocían a través del GTA V, Sebastián y sus compañeros son fanáticos del juego, y según le explicó, en él hay un montón de alusiones. El símbolo del triángulo aparece en varias secuencias, le explicó el niño.

IlluminatiGTA

Los equipos salen a la cancha y a Ítalo el corazón se le transformó en un globo que se inflaba dentro de su pecho. “Me acordé que los compañeros como que lo habían desafiado a hacer algo especial, no podía más de nervios, y como no veía bien me subí como a una muralla para verlo. Desde ahí vi que hizo un gesto a la cámara pero por supuesto no pude distinguir qué era”.

Después apareció Sebastián. Ítalo le preguntó por la experiencia. Sebastián le dijo que estuvo nervioso pero contento. Que había aprovechado su momento. Que Alexis le había guiñado un ojo. Que el peinado de Vidal y la altura de Bravo lo habían impresionado.

memeilluminati

Cuenta el papá de Sebastián, el niño Illuminati, que desde entonces su hijo es una especie de celebridad en Concepción. Que en el colegio le piden sacarse fotos y ha debido dar hasta un par de autógrafos. Sus hermanos han sido los encargados de bajarle los humos: “Sale pa’ allá niño illuminati”, le dicen. “Pero el se ríe nomás. Para el resto de los partidos repitió el gesto, y ahora cuando salgo de la casa también me lo pone en la cabeza, como señal de buena suerte. Y hace unos días se hizo su primer mail y le puso ‘Sebastian Illuminati’”, cuenta el papá.

-¿Qué le provoca que se diga que su hijo fue uno de los gestores de la hazaña de la selección chilena?

-Estamos orgullosos de él, felices de que haya marcado en las personas un amuleto de buena suerte. Además que independiente de si influyó o no, lo cierto es que sirvió para distender el ambiente.

-¿Y usted que opina del tema Illuminati?

La verdad es que no lo he leído en profundidad.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día