#Ambiendatos: Las claves para tener una casa ecológica

La fórmula pasa por implementar un conjunto de aspectos verdes al hogar, que por pequeños que sean pueden ayudar a frenar el calentamiento global. Justo al uso de energías alternativas se pueden incorporar elementos como el barro, piedra, bambú y paja, junto a productos biodegradables, reciclados o reutilizados.

Por
#Ambiendatos: Las claves para tener una casa ecológica
Compartir

¿Aspiras a vivir en una vivienda que ahorre energía, agua, alimentos y materiales, e incluso pueda producir más recursos vitales de los que utiliza? Es posible. Pero el secreto pasa por implementar un conjunto de aspectos verdes al hogar, que por pequeños que sean pueden ayudar a frenar el calentamiento global.

Para empezar es necesario manejar elementos básicos de este tipo de construcciones verdes tales como el diseños de sistemas de energía solar u otras fuentes de energía alternativa, o también sistemas de manejo de las aguas servidas. A continuación se deben tener el cuenta el trabajo conjunto de estas aplicaciones, tal como publica Ambienblog.

Estudios recientes han demostrado que las casas y grandes edificios sobresalen entre los grandes culpables y generadores de la contaminación, ya que ellos producen más de la mitad de todos los gases de efecto invernadero.

De ahí que las casas “verdes” tienen precisamente que apostar por reducir el consumo de energía y la producción de residuos. Y eso es todo. Además se debe sacar el máximo provecho de los recursos naturales, optando por la construcción a partir de materiales sostenibles que no provoquen un impacto negativo sobre el medio ambiente.

Hablamos de elementos como madera recuperada del lecho de los ríos, madera muerta en pie o de edificios y casas que ya han sido derribadas. Otros materiales de origen natural que también suelen utilizarse corresponden al barro, piedra, bambú y paja muy efectivos para construir diferentes partes de la casa. Igualmente, se pueden incorporar productos biodegradables, reciclados o reutilizados.

Igualmente, la mayoría de viviendas ecológicas, no son muy grandes, descarta la idea de encontrarte con amplios dormitorios o cocinas. La mayoría de este tipo de viviendas, ocupan muy poco espacio. La idea es dejar más espacio a la tierra para las plantas y flores que crecen a su alrededor, lo que equivale a un aire más limpio y fresco.

Eficiencia energética y pequeños cambios de habito

Uno de los principales objetivos de una casa eco debe hacer pleno uso del sol durante todo el tiempo. Un principio básico de estas construcciones es que sean energéticamente eficientes. La mayoría están equipadas con doble acristalamiento que atrapa el 90 por ciento de los rayos del sol.

Además hay que apostar por que los paneles solares permitan calentar las habitaciones. Muchos hogares de este tipo también cuentan con turbinas eólicas que convierten el viento en energía eléctrica que sirve para ejecutar aplicaciones diarias.

Lamentablemente, no muchos de nosotros vivimos en viviendas de este tipo, pero ello no implica que no podamos aportar con gestos simples al cuidado del medio ambiente. Apaga el televisor y otros aparatos eléctricos cuando no estén en uso, cuida el agua a la hora de lavar la loza o bañarte, separa y reciclar los desperdicios o trata de caminar más a menudo. Todo esto puede hacer una diferencia muy grande.