Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

D-Ciudad

FOTOS | En Bolivia sí se puede: así son los "cholets", las mansiones de los "indígenas millonarios"

Símbolos de la opulencia y el orgullo de la población indígena boliviana, los "Cholets" son una muestra del buen pasar económico del país.

FOTOS | En Bolivia sí se puede: así son los "cholets", las mansiones de los "indígenas millonarios"
Por 4 de Mayo de 2015

Bolivia vive su mejor momento histórico en lo económico. Con la llegada de Evo Morales y la nacionalización del gas en el país altiplánico, se ha visto el surgimiento de nuevos ricos, que están orgullosos de su origen indígena.

Una muestra de ello es el crecimiento de la construcción (9% anual) y la aparición de los llamados “Cholets”, ostentosos edificios decorados con un estilo que algunos se atreven a llamar “altiplánico psicodélico”.

Se estima que actualmente existen en Bolivia alrededor de 120 edificios de este tipo en la ciudad de “El Alto”, los cuales tienen valores que sobrepasan los 500 mil dólares. Si bien, la mayoría de ellos son ocupados como salones de baile muchos indígenas millonarios los usan como sus residencias particulares.

cholets13

El arquitecto responsable de este estilo es Freddy Mamani Silvestre, quien comenzó como ayudante de albañil a los 18 años, y hoy es el más famoso exponente de esta arquitectura Neo-Andina, inspirada en la cultura precolombina de los tihuanacotas.

La idea es que esta nueva arquitectura represente, primero, la influencia de la cultura tihuanacota, y en segundo lugar, la riqueza de sus dueños. Según los expertos “esta es una manera de decir esto soy yo, así me gusta que sea, y ahora que tengo dinero lo hago”, afirma el arquitecto Gastón Gallardo a BBC Mundo.

Sin duda se trata de una demostración de arte sumamente significativa de lo que es hoy el orgullo de ser indígena boliviano. Pese a esto, la ciudad donde están instaladas estas maravillosas construcciones, El Alto, todavía sigue siendo un lugar de enormes contrastes, donde a pesar de las políticas sociales de los últimos años, la desigualdad y las calles de tierra siguen presentes.

Comenta