D-Ciudad

Tips del chileno ganador del "Nobel de Arquitectura" para mejorar Santiago

Su visión de la calidad de vida se apoya bastante en el sentido común: "Se mide por lo que en una ciudad se puede hacer gratis".

Por:  El Dínamo

Si hay una voz autorizada, válida, respetada, para plantear desde la arquitectura cuáles deberían ser los lineamentos que debiera tomar la capital para encaminarse por la ruta del desarrollo hacia ser una urbe que tenga la calidad de vida como una prioridad, esa es la que sale de la boca de Alejandro Aravena, flamante ganador del premio Pritzker, galardón que ha sido calificado así tal cual como el Premio Nobel de la arquitectura.

Esto, gracias al trabajo realizado con Elemental, su centro de pensamiento y trabajo arquitectónico, con el que destacó mundialmente gracias a la creación y construcción de viviendas sociales con altos estándares de calidad.

Ayer, el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga hizo pública una invitación a Aravena al MOP para “conversar como desde el ministerio se pueden desarrollar proyectos públicos que resuelvan problemas funcionales aunando diseño estético y calidad de vida”.

El arquitecto respondió a la invitación a través de LUN, donde dijo que “hay consenso respecto a que tenemos un tema pendiente con la inequidad, y casi de lo único que se habla es de la redistribución del ingreso, cuando las ciudades son atajos hacia la equidad”.

Siguiendo esa línea, en el citado diario le pidieron al connotado profesional que deslizara los tres primeros retoques con los que haría de Santiago una ciudad más amena. Aravena accedió, planteando primero el marco teórico de lo que considera la clave de la calidad de vida en una urbe. Es simple: “Se mide por lo que en ella se puede hacer gratis. Por ejemplo un parque, donde las familias que no pueden salir de vacaciones, tengan un espacio para recrearse”.

1. Maipo vs Mapocho

Aravena opina que el estándar de espacios públicos del sector sur de Santiago, Puente Alto, Bajos de Mena, o La Pintana están al debe. En ese sentido, asegura que la urgencia que tiene el río Maipo para convertirse en el gran balneario de Santiago, es mayor. “Que todas las ideas que hay para mejorar el Mapocho, se hagan en el Maipo”, recomienda.

2. El potencial del paradero 14 de Vicuña Mackenna

“El punto más bajo en el valle de Santiago está en el paradero 14 de Vicuña Mackenna-Gran Avenida. Se debe capitalizar ese centro geométrico de la ciudad por hay agua potencial, el Zanjón de la Aguada, que se puede usar para mejorar la calidad de vida, con corredores de transporte, viviendas sociales de alto estándar, etc.”, propone Aravena.

3. Parque Metropolitano

“Hay un espacio peatonal continuo de 10 kilómetros que en este momento no podemos hacer, porque se interrumpe al par de cuadras. Es un paseo metropolitano horizontal que uno comunas ricas y pobres. Sería de las acciones más redistributivas que se podrían hacer en Santiago”, opina Alejandro Aravena sobre el Parque Metropolitano, ubicado a los pies del cerro San Cristóbal.

Más Noticias

Más Noticias