Deportes

Alejandro Agag, el controvertido empresario español creador de la Fórmula E

Empresario está casado con la hija del ex presidente del Gobierno español, José María Aznar y ha sido mencionado en el caso Gürtel.

Alejandro Agag, el controvertido español creador de la Fórmula E
Alejandro Agag, el controvertido español creador de la Fórmula E

La realización de la Fórmula E en Santiago, específicamente en la neurálgica zona de Plaza Italia, ha tenido enfrentados a los vecinos del sector y a las autoridades que aprobaron la realización de este recorrido.

El principal argumento de los organizadores y las autoridades son los beneficios de contar con una carrera de nivel mundial en nuestro país, el positivo impacto ecológico de los autos eléctricos y los factores económicos asociados al turismo que genera.

Cuando en 2012 se creó la Fórmula E precisamente eran estos los argumentos para ser llamada “la Fórmula 1 ecológica” y el principal promotor en el mundo ha sido su fundador, un nombre que acumula controversias y es blanco de las páginas sociales y políticas por su nivel de contactos.

Alejandro Agag Longo es el fundador de esta carrera de autos eléctricos. Es un ex político español, militante del Partido Popular y fue representante en el Parlamento Europeo entre 1999 y 2002.

Agag además es el yerno de José María Aznar, ex presidente del gobierno español.

Según un perfil publicado por Vanity Fair, por su militancia en el Partido Popular, Agag llegó a ser un hombre de confianza de Aznar, relación que se consolidó con el matrimonio de Agag con Ana Aznar Botella, la hija del dirigente popular en 2002.

La boda de la hija de José María Aznar y Ana Botella pasó a la historia por ser una de las más mediáticas de la historia de España y por el alto nivel de sus más de mil invitados, entre los que estaban los reyes de España, las principales autoridades del gobierno, y los jefes de gobierno Tony Blair (Reino Unido), Silvio Berlusconi (Italia), José Manuel Durão Barroso (Portugal) y Francisco Flores (El Salvador).

Por la pompa de la ceremonia, realizada en la basílica de El Escorial y durante el gobierno del padre de la novia, incluso fue llamada como la boda de la “tercera infanta”. Pero tras la celebración, la fiesta trajo problemas para los novios.

En mayo de 2013, el financiamiento del matrimonio fue relacionada con la trama de corrupción Gürtel, según una investigación publicada por el diario El País.

El caso Gürtel es una investigación sobre una red de corrupción política vinculada al Partido Popular, que funcionaba principalmente en las comunidades de Madrid y Valencia.

El cabecilla de esta red de financiamiento irregular sería el empresario Francisco Correa Sánchez (cuyo apellido Correa en alemán dio nombre al caso). Correa, quien además era dirigente del partido, ofició como testigo de Agag en su boda con Ana Aznar.

Según la investigación que lleva adelante la Fiscalía Nacional española, la contabilidad de la red Gürtel incluía la facturación de gastos de la boda por 32.452 euros (unos 24 millones de pesos).

Agag reconoció al diario El País que dicho aporte se hizo como “regalo de boda” y que fue utilizada “exclusivamente” para la iluminación de la fiesta.

El alto nivel de contactos de Alejandro Agag le permitió, según la misma publicación de Vanity Fair, conocer en 2001 a Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA). Durante una cena, Todt reveló presiones de la FIA para que las competiciones automovilisticas adquirieran estandares más ecológicos utilizando autos electricos. “Entonces, medio en broma, medio en serio, le dijo a Agag que por qué no creaban una Fórmula 1 ecológica. Hoy, la Fórmula E ya es la segunda más importante del mundo”, se lee en la publicación.

Así, en 2012, Agag creó con otros socios Formula E Holdings, competencia de vehículos monoplazas eléctricos en los que participan 20 pilotos de las escuderías Renault, Audi, Mahindra, Venturi, Virgin, Jaguar, entre otras.

Actualmente, esta competición, valorizada en 58,8 millones de euros, se ha convertido en la segunda más importante del mundo, después de la Fórmula 1.

En entrevista con El Mercurio, Agag hizo eco de las críticas que ha recibido la realización del circuito en Santiago, asegurando que “haremos un aporte directo a la ciudad de Santiago de más de medio millón de dólares para mejorar las infraestructuras del Parque Forestal”.

Más Noticias

Más Noticias