Deportes

La figura de Carlos Caszely sigue viva en el Espanyol

Su nombre aún revive recuerdos en el equipo de Barcelona donde se ganó el apodo de "el gerente".

Fue en el Espanyol donde Carlos Caszely se ganó el apodo de El Gerente. INSTAGRAM.
Fue en el Espanyol donde Carlos Caszely se ganó el apodo de El Gerente. INSTAGRAM.

Con más de 120 años de historia, el club Espanyol de Barcelona sigue guardando un especial recuerdo por el futbolista chileno Carlos Caszely, que en su tiempo fue considerado como el fichaje más importante desde que se fundó la institución en 1900.

Fue en 1975 cuando Carlos Caszely firmó contrato por el equipo hispano, que deseaba celebrar sus 75 años de vida con un equipo que le permitiera pelear cosas importantes más que salvar la categoría.

Y el chileno era la punta de lanza de un plantel que ese año sumó un arquero, un defensor, tres volantes y dos delanteros, el mencionado Carlos Caszely y el brasileño Jeremías.

El "rey del metro cuadrado" había llegado dos años antes a la liga española para jugar en el Levante de la Segunda División, según precisa una nota del diario La Vanguardia.

"Nos pegaban patadas, te masacraban, muchos campos eran de tierra", recordó años más tarde el artillero de la Roja sobre aquellas temporadas.

En 1974 Carlos Caszely entró a la historia de los mundiales al ser el primer jugador en recibir una tarjeta roja directa en un partido.

Sobre aquel incidente el goleador explicó en otra ocasión que "me marcaba Vogts. Las estadísticas dicen que toqué 19 balones y me hicieron falta en 18. A la última le lancé un patadón al perro Vogts, así le llamaban por sus marcajes. Me expulsaron y él no vio ni una amarilla".

Un tornillo de oro

En Levante sabían que "teníamos un tornillo de oro en una máquina de hierro", como dijo el presidente del club, así que su salida era inminente. Pese al interés del Valencia y del Sevilla, el chileno terminó fichando por el Espanyol.

La condición que puso el Levante es que el precio del chileno equivaldría a un millón por cada gol que anotara. Marcó 26.

En ese plantel de 1975, que consiguió la cuarta ubicación al terminar el torneo, comenzó a destacar también un joven y talentoso Dani Solsona.

"No era muy alto, parecía incluso algo gordito... pero tenía un arranque tremendo. Eran 5-7 metros en que se iba de los defensas. Y la portería la veía muy bien", rememoró sobre el goleador chileno el mismo Solsona.

"No era un trabajador, en el sentido que tenemos hoy, que no se aceptaría un delantero que no presiona. Pero claro, si cuando cogía una la enchufaba...", añadió el español.

El gerente

Fue en el Espanyol precisamente donde Carlos Caszely dijo una frase de la cual saldría su apodo en tierras hispanas.

"En el fútbol hay gerentes y obreros. Y yo soy un gerente", afirmó en una ocasión el delantero chileno, y por supuesto que causó reacciones.

"¿Que si sentó mal en el vestuario? Pues como una patada en los cojones. Que así, de entrada, un tío suelte eso... Los demás nos miramos y pensamos, ¿pero de qué va éste?", le contó Solsona al diario hispano.

Según el jugador español que incluso fue seleccionado de su país, Carlos Caszely "tenía un humor peculiar. A veces te soltaba cosas y te quedabas pensando... ¿y ahora éste qué me habrá querido decir?".

Pero también el hispano lo recordó como un futbolista profesional, nada fiestero. "Un tipo serio, eh, ¡no era Jeremías!", enfatizó.

En la nota se recordó que en 1978 Carlos Caszely regresó a Colo Colo y en 1986 se retiró del fútbol con una multitudinaria despedida en el Estadio Nacional.

En la actualidad el nombre de Carlos Caszely "figura en una de las puertas del RCDE Stadium, donde será, para la eternidad, el gerente", concluyó la nota.

Más Noticias

Más Noticias