Educación

ENCUESTA EL DÍNAMO-Black&White: 50% cree que empeorará la calidad de la educación

Según la encuesta EL DÍNAMO-Black&White, solo un 23% de los consultados cree que establecimiento de la educación pública como eje de la educación, sin mención a la subvencionada, mejorará al sistema.

El sistema subvencionado abarca al 55% de la matrícula. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El sistema subvencionado abarca al 55% de la matrícula. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Este viernes se publicaron los resultados de la encuesta Black&White - EL DÍNAMO, la que midió la percepción ciudadana sobre el proceso constituyente, especialmente en materia de educación, en donde se mostró una especial preocupación por la no mención de la educación particular subvencionada en el borrador elaborado por la Convención Constitucional.

El estudio consultó directamente por los resultados del trabajo constitucional, que entregó una serie de detalles sobre la implementación de un Sistema Nacional de Educación, sin explicitar a las escuelas particulares con subvención estatal, las que reúnen el 55% de la matrícula.

Al ser consultados sobre qué ocurrirá con la no mención de este tipo de establecimientos en la propuesta de nueva Carta Magna, un 50% de los consultados señaló que esto “empeorará la educación”.

Por el contrario, un 27% de los encuestados señaló que las propuestas del borrador sin mención a los subvencionados “mejorará” al sistema. Además, un 23% consideró que independiente de lo que se haga en esta materia “todo seguirá igual”.

En los resultados por sexo, la percepción de empeoramiento es mayor en los hombres, alcanzando un 55%. En mujeres, en tanto, se mantiene la tendencia total, pero quienes piensan que “todo seguirá igual” superan a quienes apuestan por la mejoría (28% ante 27%).

Por nivel socioeconómico, el ABC1 se inclinó mayoritariamente por la postura negativa (55%), al igual que el C2. En el C3, en tanto, las cifras son un poco más parejas, ya que un 33% ve una oportunidad de mejora, mientras que un 49% cree que empeorará. En el sector D, en tanto, quienes creen que nada cambiará se imponen a los que apuestan por la mejoría (28% frente a 24%).

En cuanto a la edad, se mantienen todas las tendencias, aunque la inquietud por la ausencia de los colegios particulares subvencionados se dispara entre quienes tienen entre 35 y 54 años, alcanzando el 55%.

Valoración de los colegios subvencionados

La ausencia de los colegios particulares subvencionados en el borrador de nueva Constitución generó inquietud entre las propias escuelas, que temen que sus proyectos se vean afectados, al igual que las bases de la libertad de enseñanza.

Simón Pinto, asesor legislativo de Acción Educar, analizó estos temores, los que son compartidos por los apoderados que eligieron este tipo de establecimientos para la educación de sus hijos en la enseñanza básica o media.

“Se valora y se reconoce el aporte que hace la educación particular subvencionada”, señaló el experto a EL DÍNAMO, precisando que ello se debe, en parte, a la “importancia de presencia y numérica que tienen este tipo de colegios”, que superan la mitad de la matrícula de todo el sistema.

Pinto agregó que “si tú no lo reconoces (al sistema subvencionado), no los garantizas, no les permites actuar, no les asegura financiamiento, lo que estás haciendo es debilitarlo”. 

Además, señaló que la preocupación de los apoderados sobre la continuidad de estos establecimientos se basa en que “muchos quieren elegir algo distinto a lo estatal, no solo se valora el espacio sino que también la libertad de elegir algo diferente”.

El movimiento de apoderados Escuelas Abiertas, que participó del debate constitucional presentándose ante la Comisión de Formas de Estado, también compartió la preocupación por la ausencia en la mención de este tipo de colegios.

“La omisión en el borrador de la Constitución de los colegios particulares subvencionados no da garantías para que ese tipo de establecimientos continúen entregando el mismo tipo de enseñanza en la cual 55% de las familias han confiado”, señaló María Teresa Romero, cofundadora de la organización. 

Según ella, la Convención “no supo leer las necesidades de educación de la mayoría de los chilenos, cuya educación es subvencionada”.

Romero también apuntó a los episodios de violencia registrado durante los últimos meses en los colegios emblemáticos de Santiago, los que también llevarían a muchos padres a preferir el sistema subvencionado.

“La crisis de violencia que se ve en muchos colegios estatales hace temer a los padres que el proceso educativo de sus hijos se verá dañado e interrumpido si se avanza en una estatización de la educación sin poner en el centro la formación de los estudiantes, su bienestar y la calidad de la educación, prioridades que buscan la mayoría de las familias chilenas”, agregó.

Más Noticias

Más Noticias