Educación

A dos meses de la Prueba de Transición: cómo prepararse para rendirla

Pese a que aún la mayoría de los colegios del país no retoma las clases presenciales, en enero próximo quienes egresen de cuarto medio deberán dar este nuevo examen que reemplazará a la PSU.

A dos meses de la Prueba de Transición: cómo prepararse para rendirla
A dos meses de la Prueba de Transición: cómo prepararse para rendirla

Se acerca noviembre y con ello sólo restarán dos meses para que culmine el año escolar 2020, y aún muchos estudiantes no han podido retomar las clases presenciales, incluso algunos que se encuentran en cuarto medio y deberán rendir la nueva Prueba de Transición (PDT) en enero próximo.

Pese a estas circunstancias, hay varias herramientas de las que pueden hacer uso los jóvenes para prepararse para esta instancia que tendrá lugar el 4 y 5 de enero, siendo algunas de ellas los preuniversitarios online y gratuitos de diferentes instituciones de educación superior, tales como el PreUSS, PreUNAB y el PreUVM.

Además, el Ministerio de Educación concretó en abril pasado una alianza con los preuniversitarios Cpech, Puntaje Nacional y Pedro de Valdivia, y la cual hace posible que los estudiantes puedan acceder gratuitamente a material desarrollado por dichas instituciones, como facsímiles y recursos audiovisuales.

Pero, antes de volcarse de lleno al estudio, lo recomendable sería organizarse y ver cuánto tiempo se le dedicará a preparar la Prueba de Transición y qué materias priorizar, de acuerdo a las debilidades de cada uno y también al contenido que se evaluará en los diferentes exámenes.

“Por ejemplo, álgebra pesa un 36% de la Prueba de Matemática y, por lo tanto, estudia primero álgebra y funciones, después geometría que pesa un 25%, luego probabilidades y estadísticas que pesan un 22%, y posteriormente números, que pesan un 17%”, aconsejó Ana Luz Durán, directora del preuniversitario de la Universidad San Sebastián, PreUSS.

En esa misma línea, la profesional de la USS explicó a EL DÍNAMO que es fundamental que los jóvenes revisen los temarios de las pruebas que ha publicado el Demre de la Universidad de Chile, ya que “han habido cambios importantes en términos de contenido, entonces, para que no estudien aquello que no va a entrar”, agregó.

Con respecto a la Prueba de Lenguaje, donde al igual que en Matemática se disminuyeron las preguntas de 80 a 65, Durán destaca que los ejes principales serán comprensión de lectura y vocabulario contextual, eliminándose todo lo que se refiere a plan de redacción y conectores.

De esta manera, y de acuerdo a la directora del PreUSS, lo ideal sería que quienes deseen preparase para esta prueba incrementan la lectura de diferentes textos, siempre comenzando por lo que más le gusta, y luego vayan aplicando técnicas de comprensión lectora, como subrayar o hacer mapas conceptuales.

Por otro lado, hacer una prueba de diagnóstico con el fin de conocer qué se debe reforzar, también es un punto a considerar. “Tienes que hacer una prueba de diagnóstico para saber cuál es tu línea base, tu puntaje mínimo. Por ejemplo, puedes hacer  la prueba de diagnóstico del preuniversitario de la USS y, según esa prueba, se te entrega una ruta personalizada de estudio y aprendizaje”, destacó Ana Luz Durán.

Otras consideraciones

Según la directora del PreUSS, otro de los temas relevantes que no se deben obviar con miras a prepararse para la Prueba de Transición, apunta a desarrollar “un plan de estudios que te permita avanzar y que no sea algo extremo y que al final no vas a poder cumplir”.

La idea no es estudiar todo el día, sino que promover un equilibrio entre el ocio y la preparación de la Prueba de Transición, por ejemplo, dejando únicamente la mañana para esto último, aconsejó la especialista.

Además, es fundamental que quienes vayan a rendir la PDT se informen no sólo de los cambios de contenidos que implica ésta, sino también de las modificaciones en términos de ponderación y otros aspectos.”Hoy las ponderaciones cambiaron: el año pasado la ponderación mínima de la PSU era un 50% y este año bajó a un 30%, y eso es muy importante porque da mayor flexibilidad para ponderar las notas de enseñanza media y el ranking”, resaltó Durán.

Más Noticias

Más Noticias