Educación

Efecto pandemia: 52% de los niños de segundo básico no son lectores

La evaluación diagnóstica Decatest confirmó el aumento de las brechas entre los niños debido a la falta de clases presenciales, que complicó el cumplimiento de objetivos de aprendizajes.

Fundaciones han realizado diversas actividades para recuperar los aprendizajes. CEDIDA
Fundaciones han realizado diversas actividades para recuperar los aprendizajes. CEDIDA

La pandemia de COVID-19 dejó graves consecuencias en la educación chilena, las que se están comenzando a ver especialmente en las primeras etapas de enseñanza, en donde los niños no estarían cumpliendo con una de las metas básicas de los primeros años como es saber leer y escribir.

Durante las últimas semanas aparecieron varios estudios que confirmaron la delicada situación que se está viviendo, especialmente en los segundos básicos. El Ministerio de Educación (Mineduc) reportó que los últimos años vividos en pandemia, los estudiantes solo alcanzaron el 70% de los Objetivos de Aprendizaje en Lectura respecto de un año escolar normal. 

A este antecedente se sumó la evaluación diagnóstica Decatest, que se realiza por el programa de lectoescritura Alfadeca, de la Fundación Sara Raier de Rassmuss, que el 52% de los alumnos de segundo básico no son lectores y más de la mitad de ellos corresponden a estudiantes que no estuvieron conectados a clases el año anterior.  

Esta información se vinculó directamente con la entregada por la Fundación Crecer con Todos, que “detectó que más del 50% de los niños y las niñas que hoy cursan segundo básico no sabe leer”, en los establecimientos vulnerables que ellos apoyan. 

“Los resultados del Decatest entregan información más alentadora para primero básico, ya que los estudiantes ingresan al nivel pudiendo leer y escribir las vocales, que resultan ser aprendizajes básicos para el currículo Nacional de NT2”, comentó Pamela Balboa, encargada de Investigación y Desarrollo de Fundación Sara Raier de Rassmuss.

Las fundaciones Sara Raier de Rassmuss, Crecer con Todos y Letra Libre, han mantenido diversos planes de trabajo para combatir de alguna manera las secuelas que se han ido generando tras el confinamiento.

En el caso de la primera organización, su propuesta consiste en la nivelación por medio del desarrollo de habilidades fundamentales, con el fin de “disminuir la brecha generada por la pandemia y equilibrar lo más posible las oportunidades de aprendizaje entre los estudiantes que no podían asistir de forma presencial a clases”, señaló Balboa.

Junto con ello, elaboraron un programa para terceros básicos que permite abordar todo el currículo establecido para dicho nivel y una nivelación de los objetivos propuestos para primero y segundo básico, que implica el aprendizaje de código y desarrollo de habilidades de comprensión, junto a los contenidos necesarios de manejo de la lengua como sustantivos, adjetivos y verbos.

A esto se suman las plataformas de enseñanza de la lectoescritura implementadas a partir del 2020, como el estreno de AlfadecaTV a través de la señal televisiva NTV, que aborda herramientas para trabajar las estrategias de comprensión lectora a través de la televisión, programa que ya se encuentra en su segunda temporada, que se transmite por el canal nacional NTV de lunes a viernes a las 13:00 horas.

Por su parte, Loreto Iglesias, directora ejecutiva de la fundación Crecer con Todos, agregó que sus objetivos son “apoyar a estudiantes de segundo, tercero y cuarto básico que no lograron consolidar su proceso de adquisición de lectura y escritura”. Para ello, crearon el programa de nivelación lectora “Viaje por las letras”, donde entregan material y apoyan a los docentes de segundo básico para reforzar el aprendizaje de los niños y niñas no lectores de ese nivel, ya que, según la ONG, “es una habilidad necesaria para continuar avanzando con el currículum”, continúa Loreto.

Finalmente, Lorena Sariego, directora social de la Fundación Letra Libre, expresó que, convencidos de la necesidad de disminuir la brecha educativa agravada por pandemia en términos de lectoescritura “hay que conectar a tutores voluntarios con un estudiante descendido en esta habilidad para que lo acompañe y apoye en su proceso de aprendizaje, lo que logra motivar, guiar y lograr a la vez un vínculo afectivo”.

Más Noticias

Más Noticias