Educación

Estudio de la UNAB revela que un 83% de las personas considera que su salud mental se ha visto afectada por la crisis sanitaria

Adicionalmente, más de la mitad de los encuestados reconoció sentir ansiedad, insomnio y síntomas físicos como dolor de cabeza o molestias digestivas.

Estudio UNAB revela que un 83% considera que su salud mental se ha visto afectada por la crisis sanitaria
Estudio UNAB revela que un 83% considera que su salud mental se ha visto afectada por la crisis sanitaria

El encierro por la cuarentena, la distancia social y el constante bombardeo de información que se ha generado tras la actual crisis sanitaria desatada por el coronavirus (Covid-19), puede afectar de diferentes formas a las personas, incidiendo en estados anímicos o incluso en síntomas físicos.

En vista de ello, el Centro de Políticas Públicas de la Universidad Andrés Bello (UNAB) llevó a cabo un estudio para conocer el nivel de bienestar y salud mental de las personas en el marco de esta contingencia. El sondeo, que consiguió un total de 5.420 respuestas, se realizó a mediados de abril y fue de carácter cuantitativo y no probabilístico a través de plataformas como Facebook e Instagram.

Dentro de los resultados que arrojó el estudio, se destaca que un 83% cree que su salud mental se ha visto afectada por la crisis sanitaria. Florencia Serra, investigadora del Centro de Políticas Públicas y quien lideró este sondeo, afirmó que “si bien era de esperar que la mayoría declarara esto, es interesante ver que, a mayor edad, los encuestados se muestren menos afectados”.

Y es que la mayoría de las respuestas positivas se dieron específicamente en las personas entre 18 y 29 años (91%), decreciendo en el rango entre 30 y 44 años (87%) y luego entre las mayores de 45 años (76%).

Por otro lado, en este estudio sobre bienestar y salud mental también se les consultó por el tipo de dolencias o estados que han padecido, adjudicándose el primer lugar la ansiedad o angustia, con un 66%; seguido por los problemas para conciliar el sueño o insomnio, con un 62%; y los síntomas físicos como dolor de cabeza o molestias digestivas (54%), tristeza o llanto fácil (45%) e irritabilidad ( 43%).

Así y todo, frente a la pregunta sobre si han necesitado o buscado algún tipo de apoyo, un 48% respondió que no. Mientras que un 32% que sí en su familia o amigos, un 13% que ha realizado meditación o trabajo espiritual, y solamente un 5% y un 2% que ha tenido atención psicológica y psiquiátrica, respectivamente.

Finalmente, y con respecto al objetivo de esta encuesta, la investigadora de la UNAB destacó que “creemos que monitorear la salud mental de las personas ante este tipo de experiencias sirve para que quienes hoy están a cargo de la toma de decisiones o de la salud misma, puedan enfocar sus esfuerzos con la mayor cantidad de información posible, y así ir minimizando las posibilidades de error”.

¿Hay espacio para la distracción?

Otro punto que abordó este estudio sobre bienestar y salud mental tuvo que ver con las actividades que se han llevado a cabo durante esta cuarentena para distraerse en el hogar. Un 36% aseguró estar pintando, cocinando, escribiendo, leyendo y/o escuchando música. Mientras que un 24% afirmó que no está realizando ninguna actividad porque les resulta difícil en este contexto.

Sin embargo, un 21% señaló que trabajar era su manera de distraerse, un 10% hacer deporte, un 8% hacer yoga o meditación y un 11% optó por la opción de “otra actividad”.

Adicionalmente, en la encuesta se preguntó sobre el estado de las relaciones interpersonales en el hogar. La mayoría – un 38% – indicó que están “normales, no ha habido ningún cambio importante”. Un 24% destacó que “han mejorado, ahora tenemos más tiempo para compartir”,  un 22% dijo que “ha habido aumento en las discusiones, pero nada grave” y un 10% respondió que “aumentaron considerablemente las discusiones”.

Más Noticias

Más Noticias