Educación

Extensión de vacaciones de invierno: 69% está de acuerdo con medida y mayoría pide recuperación de clases

La encuesta Black&White midió la percepción ante la medida tomada por las autoridades del Minsal y Mineduc, la que se informó en medio del aumento de las hospitalizaciones por virus sincicial.

Un 70% de los consultados piensa que las clases perdidas deben recuperarse. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Un 70% de los consultados piensa que las clases perdidas deben recuperarse. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Sebastián Dote y Rafael Carneiro

El adelanto y extensión de las vacaciones de invierno provocó diversas reacciones entre los apoderados, las que fueron medidas por la encuesta EL DÍNAMO-Black&White, que consultó por la medida tomada por el Ministerio de Salud (Minsal) y el Ministerio de Educación (Mineduc).

Las autoridades de Gobierno decidieron que el receso comenzara este 29 de junio, ampliándose hasta el 25 de julio, con una semana adicional. Con ello se espera contener los contagios con virus sincicial, los que provocaron un aumento en las hospitalizaciones en UCI pediátricas.

La acción fue cuestionada por algunos expertos, ya que apuntaban a la pérdida de aprendizajes que se arrastra desde el confinamiento por la pandemia. También hubo críticas por la falta de coordinación con otras carteras, como las de Trabajo y de la Mujer, que debían abordar las consecuencias de tener a los niños en las casas durante una semana extra.

Más allá de esta controversia, la medida ha recibido un respaldo mayoritario de parte de los encuestados, ya que la mayoría (69%) se mostró de acuerdo con la extensión de una semana de vacaciones para disminuir la circulación viral.

Además, un 70% de los consultados piensa que las clases perdidas por la semana extra debieran recuperarse.

Los aprendizajes perdidos

La extensión de las vacaciones de invierno generó preocupación por parte de los expertos, quienes aún están monitoreando el impacto del cierre de las escuelas por dos años consecutivos.

Borja Besa, investigador legislativo de Acción Educar, afirmó que los resultados de la encuesta EL DÍNAMO-Black&White muestran una “normalización” en la paralización de las clases, lo que agudizaría “las nefastas consecuencias socioemocionales que sufren hoy los niños y niñas producto de la falta de presencialidad”.

“Es lo esperable en todo caso, si la gente ve que la máxima autoridad educacional del país así lo dispone. Sin embargo, los apoderados afirman que este tiempo debe ser recuperado. No es deber de los padres sino que de la autoridad dimensionar el daño que esta medida produce en el aprendizaje de los niños, ahondando en la crisis y en las brechas, lo cual no es tan simple de reparar con la recuperación de una semana extra a fin de año”, afirmó el especialista a EL DÍNAMO.

Estos temores fueron compartidos por Tomás Recart, director ejecutivo de Enseña Chile, que afirmó que la decisión del Gobierno no consideró las realidades de los diversos establecimientos en el país.

“La decisión que tomó el Gobierno está centralizada, tomando a todos los colegios y regiones por igual. No se entiende que se haya aplicado esta medida cuando las situaciones y contextos de cada región son muy distintas. Perder clases, como se ha comprobado después de dos años de pandemia, tiene un costo altísimo, tanto a nivel de salud mental, desarrollo social y de hábitos”, manifestó el directivo a EL DÍNAMO.

El respaldo del Colegio de Profesores

La extensión de las vacaciones de invierno fue valorada por el Colegio de Profesores, que consideró que los resultados de la encuesta van en línea con las inquietudes de las comunidades escolares sobre la situación sanitaria.

“Me parece que el resultado está bien y de acuerdo con lo que creemos, pues las razones por las cuales fue tomada esta medida de extender las vacaciones por una semana tiene que ver con la protección de la vida, que es lo más importante. Y ella fue tomada con base en los antecedentes que maneja el Ministerio de Salud. Fue una medida preventiva para que se tenga un mayor control de contagios del COVID-19 y de otros virus”, expresó a EL DÍNAMO Carlos Ojeda, dirigente nacional del magisterio.

Respecto a los aprendizajes perdidos a lo largo de la crisis sanitaria, el representante del gremio aseguró que es una de sus prioridades, aunque precisó que “consideramos que la recuperación de clases no es hoy en día la prioridad, sino que más bien la condición psicológica y emocional en la que se encuentran nuestros estudiantes y profesores producto de este aislamiento que tuvimos estos dos años de clases virtuales, lo que fue muy difícil y muy complejo”.

“Ahora, en este año que hemos vuelto a la presencialidad, hemos encontrado con estudiantes que están muy dañados emocional y psicológicamente. Por lo tanto no queremos colocar de manera inadecuada los aprendizajes, sino que más bien generar condiciones para ver cómo mejoramos las condiciones emocionales y psicológica de los estudiantes”, complementó Ojeda.

Más Noticias

Más Noticias