Educación

Herramientas y consideraciones para decidir qué estudiar en la Educación Superior

Los test vocacionales son la herramienta más conocida para apoyarse a la hora de elegir una carrera, pero para que sea una decisión más completa se debe contar con autoconocimiento e investigación sobre las diferentes opciones.

Foto: Agencia Uno
Foto: Agencia Uno

Entre este lunes 04 y viernes 08 de enero más de 268 mil postulantes están rindiendo la Prueba de Transición Universitaria (PTU), o están contemplando formarse en un instituto profesional o un centro de formación técnica. Entre ellos ya habrá quienes tienen decidido su futuro, pero también habrá otros que aún no han determinado la carrera a estudiar.

Para estos últimos aún hay tiempo para decidirse, ya que los resultados estarán el 11 de febrero y el proceso de matrícula comenzará el primero de marzo. Además, para apoyar su decisión existen portales con información sobre las carreras y test vocacionales, como MiFuturo, Elige Carrera y Universia.

José Miguel Araus, Subdirector de Proyectos Académicos de Inacap, explicó a El Dínamo que “existen varios tipos de test vocacionales y éstos ayudan a los postulantes a tomar conciencia de sus focos vocacionales y de sus habilidades. En la medida que uno no es sincero en la respuesta, está condicionando lo que va a obtener de resultado. Para que esa respuesta sea efectivamente real se requiere un proceso de autoconocimiento mayor”.

En el caso del portal de Inacap de Ruta Vocacional existen actividades para guiar la decisión de los estudiantes y un test vocacional que mezcla preguntas que tienen relación con los intereses y expectativas, con preguntas sobre las competencias que son transversales para la educación superior.

“El test es uno de los componentes del portal. La ruta vocacional es un trabajo que se hace también con talleres durante el año que acompañar al estudiante para que armen su proyecto de vida porque el proceso de orientación vocacional requiere de tomar conciencia de los intereses, de las capacidades, de los talentos, y del origen de dónde uno ha estado más vinculado”, declaró Araus.

Además de los intereses y la vocación, otro aspecto importante para considerar es la investigación sobre las diferentes carreras. Por ejemplo, las remuneraciones, pero más importante aún es qué tan saturado está ese mercado laboral y cuál es la fuerza laboral que se requiere en el futuro.

En ese sentido, Araus destacó que “es clave considerar que la trayectoria laboral de una persona no es como antes, donde uno trabajaba y se desarrollaba laboralmente en la misma empresa hasta jubilar. Hoy existe una trayectoria formativo laboral mucho más flexible, más dinámica ya que las distintas disciplinas están más integradas y desplegadas en diversos sectores. Por lo tanto, la orientación no está solamente puesta en el salir del colegio y entrar a la educación superior, sino que en el proceso completo de desarrollo profesional de una persona que irá decidiendo qué rutas seguir”.

Más Noticias

Más Noticias