Educación

La transformación digital en la educación superior se instala en las aulas de Chiloé

Con la inauguración del año académico en las modernas y nuevas dependencias de AIEP Castro, la institución se sumó de lleno a lo que denominan la “educación del futuro”.

La transformación digital en la educación superior se instala en las aulas de Chiloé
La transformación digital en la educación superior se instala en las aulas de Chiloé

Cuando el proyecto educativo del instituto profesional La Araucana no pudo seguir adelante por problemas financieros, razón por la cual se vieron obligados a realizar un cierre programado, muchos estudiantes de Chiloé vieron truncados sus sueños.

Familias completas tuvieron que enfrentar una problemática inesperada que trajo incertidumbre, entendiendo la importancia del desarrollo académico en la sociedad actual. Fue en ese complejo proceso cuando AIEP tomó en sus manos la continuidad de estudios de los alumnos afectados, gracias a un convenio que firmó con La Araucana en el año 2018.

Pero más allá de la oferta programática, AIEP adquirió un compromiso más grande: brindarle a los estudiantes infraestructura con tecnología de punta, objetivo que transformó a la localidad de Castro en la protagonista de un proyecto piloto desarrollado por la institución que apunta a una ambiciosa transformación digital.

Este miércoles, tras meses de trabajo, AIEP pudo por fin decir “cumplimos”, tras inaugurar su año académico en las modernas y nuevas dependencias de su sede en Castro, evento que contó con la presencia de autoridades, miembros de la institución de educación superior y alumnos.

La educación en la era digital

La sede Castro constituye lo que se denominó “AIEP del futuro”, donde convergen varias tecnologías en pos del aprendizaje del estudiante, las cuales luego de testearse se llevarán al resto de las sedes, específicamente durante el segundo semestre de este 2019 y en 2020.

“Tenemos espacios de infraestructura flexibles, los que pueden pasar de ser un auditorio a una sala de 30 estudiantes. Además tenemos un espacio de cowork, con libros físicos y digitales. También habilitamos las clases sincrónicas, eso significa que las podemos hacer desde cualquier lugar, se transmiten en una pantalla gigantesca y nuestros estudiantes ven al relator desde otra ubicación, pero con la ventaja de que pueden interactuar. O sea, la distancia ya no es una limitante”, detalló a El Dínamo Christian Kramm, director ejecutivo de la sede de AIEP Castro.

Asimismo, en este mega proyecto se incluyeron herramientas como pizarras interactivas, en las que se puede escribir bajo la modalidad touch y que se pueden controlar desde un smartphone. A esto, se suma el ingreso a las salas por control biométrico, es decir, que para acceder a éstas sólo se puede hacer con la huella digital, brindando así mayor seguridad a los estudiantes.

La asistencia remota también fue una novedad que presentó AIEP Castro, y que consiste en la habilitación de chatbot, desde donde se puede dar respuesta a las inquietudes de los estudiantes durante las 24 horas del día. De igual manera, se optimizaron una serie de procesos en pos de la autogestión, por ejemplo, ahora un estudiante puede sacar directamente su certificado de alumno regular, sin necesidad de intermediarios y de forma inmediata.

 “La Cuarta Revolución Industrial llegó para quedarse, y ha impactado a muchos sectores. Sin embargo, el sector educacional se estuvo quedando atrás por muchos años, siendo que nosotros tenemos que preparar profesionales para esta era digital. Por otro lado, creemos que nuestros estudiantes en general están viendo este mundo digital como una amenaza, y nosotros queremos que ellos se sientan seguros de que la educación que quieran tener va a ser una educación que les permita poder adaptarse y poder integrarse a esta economía digital. En ese sentido, esta economía digital tiene una característica que, si bien es una amenaza en términos de destrucción de empleos tal como los conocemos, tiene una gran posibilidad de generación de nuevos y más empleos”, explicó a El Dínamo Fernando Martínez, rector de AIEP.

Cumpliendo sueños

En total, son 945 alumnos matriculados en la sede de Castro, repartidos en las carreras del área de la salud, construcción e ingeniería, negocios, desarrollo social, y diseño, arte y comunicación.

El director ejecutivo de la sede de AIEP Castro aseguró que “lo más importante para nosotros es que las carreras tengan una alta tasa de empleabilidad. Por lo mismo, contamos con un comité consultivo con empresarios locales e instituciones públicas y privadas, con quienes nos reunimos al menos tres veces al año para sondear cuáles son las necesidades y los técnicos que requieren, y eso lo combinamos con lo que nosotros podemos ofrecer y además considerando los intereses de los estudiantes”.

Pero independiente de dar respuesta a la industria local con programas adecuados y cumpliendo con altos estándares de calidad y tecnología, la llegada de AIEP a Castro vino a cumplir algo mucho más importante: los sueños de cientos de estudiantes y sus familias.

Los esfuerzos económicos y emocionales que implicaba trasladarse a otra zona para poder acceder a la educación superior hicieron que muchos chilotes, de partida, descartaran esa opción o bien desertaran al poco tiempo.

Esas son las historias que se escuchan al transitar por los pasillos de AIEP Castro. Son las de Constanza Peláez y Nicolás Nilo, quienes vieron con la llegada de dicha institución la oportunidad de realizarse profesionalmente, tal como siempre lo habían soñado.

Para Constanza, quien es estudiante y a la vez trabajadora del plantel, AIEP le significó la posibilidad de continuar sus estudios técnicos con miras a obtener la Ingeniería en Administración de Empresas y Recursos Humanos. “La llegada de AIEP a Castro generó un impacto impresionante, no solamente a mí, pues abre un mundo de posibilidades para muchos, los cuales ya que no tienen que salir de la isla”, destacó.

Mientras que para Nicolás, estudiante de la carrera de Técnico en enfermería con mención en pediatría, AIEP le permitió retomar los estudios que había abandonado en Temuco. “Estoy súper contento y emocionado, porque tenemos esta nueva sede y a una institución que nos respalda y que está acreditada. Nos da la oportunidad de hacer lo queremos y hacerlo acá”, afirmó el joven.

En este sentido, el intendente de la Región de Los Lagos, Harry Jürgensen, señaló a El Dínamo que “el tema del arraigo es súper importante, la gente quiere vivir y trabajar aquí, y eso es lo que yo destaco de la formación técnica profesional que aplica AIEP, que no viene a instalarse como un paracaídas y enseñar lo que ellos quieren, sino que hicieron un estudio y vieron cómo se relaciona la sociedad y la economía. Entonces, es un hito tremendamente importante la inauguración, pero también es un hito muy importante que por primera vez AIEP haga una inauguración del año académico en una provincia como Chiloé, porque demuestra que están valorando a nuestras regiones”.

El tema del arraigo no es menor en la zona. De hecho, según una investigación cualitativa que realizó AIEP en 2018, se detectó que uno de los perfiles de estudiantes que más predomina en el archipiélago es el que “tiene un arraigo muy fuerte a su familia, es muy apegado y no quiere separase de ellos, por lo que irse de la isla no es opción”.

“AIEP les da una opción real de quedarse acá y sentir ese arraigo. Como institución apuntamos a un desarrollo sostenible, que respete el medio ambiente y que respete igualmente las tradiciones. El no tener que desplazarse para tener educación de calidad, con los costos que ello implica, es importante. Queríamos justamente generar no sólo un impacto educacional, sino también un impacto social”, destacó el rector de la institución de educación superior.

Más Noticias

Más Noticias