Educación

Los argumentos del Mineduc para implementar el regreso a clases obligatorio

El Gobierno está estudiando aplicar la medida en julio tras los desastrosos resultados del Diagnóstico Integral de Aprendizajes, que confirmó los retrocesos en la enseñanza básica y media.

La medida se aplicaría tras las vacaciones de invierno. AGENCIA UNO/ARCHIVO
La medida se aplicaría tras las vacaciones de invierno. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El Gobierno está evaluando implementar el regreso a clases presenciales obligatorio durante el mes de julio, para avanzar en un plan que permita contener la gran pérdida de aprendizajes sufrido por los alumnos de la enseñanza básica y media durante la pandemia de COVID-19.

Según lo publicado por La Tercera, los desastrosos resultados del Diagnóstico Integral de Aprendizajes, que fue realizado por la Agencia de Calidad de la Educación, motivarían al Ministerio de Educación (Mineduc) a impulsar la medida tras el regreso de las vacaciones de invierno.

Una de las razones para establecer esta obligatoriedad hacia los sostenedores sería la discrecionalidad que poseen, especialmente los alcaldes, algo que ha sido cuestionado frecuentemente por el ministro de Educación, Raúl Figueroa, quien incluso abordó el interés electoral que habrían tenido los jefes comunales para impedir el funcionamiento de los recintos.

Las autoridades aún no han entregado detalles del plan, aunque posiblemente se podrían establecer sanciones para quienes no preparen sus escuelas para la reapertura e incluso incentivos por vía de subvenciones para los administradores que cumplan con todos los protocolos.

Los malos resultados en aprendizaje

El impulso principal del Gobierno para avanzar en el posible regreso a clases obligatorio surgió tras los resultados de del Diagnóstico Integral de Aprendizajes.

El análisis, que se realizó en 7 mil colegios, estableció que en lectura ninguno de los cursos desde 6° básico a 4° medio alcanzó un 60% de los aprendizajes, porcentaje que en una equivalencia en notas es un 4.0. En matemáticas, ninguno de los niveles superó el 47% y en 2° medio los estudiantes aprendieron solo un 27% de los contenidos que debían adquirir el año pasado.

A nivel socioemocional, 70% de los niños, niñas y jóvenes dijo tener dificultades para expresar sus emociones; 9 de cada 10 jóvenes de 3° y 4° medio señalaron que el periodo al que no asistieron al colegio los afectó negativamente en su aprendizaje, y el 45% de los niños y niñas de alta vulnerabilidad aseguró que les gustaría que los profesores les preguntaran cómo ha sido estar lejos del colegio. La cifra se acentúa en los escolares de 4° básico, donde llega a un 71%.

El Ejecutivo apuntó directamente a la pérdida de clases presenciales como la causante de esta crisis. Durante la presentación de los resultados, el ministro Figueroa emplazó a los alcaldes de los municipios que no abrían sus colegios pese a no estar en cuarentena (fase 1), afirmando que “las elecciones ya pasaron”.

La decisión de los apoderados

Durante este viernes, y en medio de una actividad con jardines infantiles, el ministro de Educación fue consultado por el posible regreso a clases obligatorio, y aunque no abordó directamente el tema reiteró la importancia de reabrir los establecimientos para permitir un avance en los aprendizajes de los niños, niñas y adolescentes.

“Desde el año pasado, y con más fuerza en este año, los establecimientos han ido avanzando en sus clases presenciales a medida que las condiciones sanitarias en cada territorio lo permiten con los exigentes protocolos establecidos por Mineduc. Creemos que es muy importante, y va quedando cada vez más en evidencia, que los establecimientos abran sus puertas para que en definitiva sean los apoderados, los padres quienes decidan enviar o no a sus hijos a las actividades presenciales“, expresó.

Figueroa agregó que “para que los padres puedan tomar la decisión se requiere que el establecimiento esté disponible para ello”, añadiendo que “no podemos dar a elegir si el establecimiento de una comuna que no está en cuarentena no tenga abiertas las puertas de su escuela”.

Sin mencionar una eventual obligatoriedad, el secretario de Estado aseguró que “es muy importante” que los sostenedores tengan todo preparado para recibir a los alumnos tras el fin del confinamiento, trabajando en la “generación de confianzas” en la comunidad escolar.

“La voluntariedad de los padres para enviar a sus hijos es algo importante y que ha sido permanente. Hemos señalado también que los sostenedores deben, de manera gradual, ir avanzando a la apertura. Y así ha ocurrido en los colegios particulares pagados, en los subvencionados y con mucho menos fuerza en el mundo de los establecimientos municipales”, aseveró.

Las situación epidemiológica y la vacuna para los adolescentes

Otro elemento que tendría en mente el Mineduc para establecer el regreso obligatorio a clases sería la situación epidemiológica al interior de las comunidades escolares.

La tasa de colegios con casos y brotes de COVID-19 ha sido baja, alcanzando un 2%. La evaluación también sería positiva desde el Ministerio de Salud (Minsal), que ha destacado el cumplimiento de los protocolos en las escuelas que funcionan en la etapa de transición (fase 2) como el cierre parcial o total de cursos ante la detección de un contagio.

A este elemento se suma la inminente aprobación por parte del Instituto de Salud Pública (ISP) de la extensión del uso de la vacuna contra el COVID-19 del laboratorio Pfizer y BioNTech, que se podría aplicar a niños desde los 12 años en adelante.

Más Noticias

Más Noticias