Educación

Ministro Ávila apunta contra el gobierno anterior por violencia escolar: "Volvimos en marzo de manera abrupta"

El titular de Educación cuestionó que sus antecesores no avanzaran con gradualidad hacia el retorno a las clases presenciales, sin detectar dificultades en salud mental e infraestructura.

La autoridad señaló que existe un problema de infraestructura en algunos establecimientos. AGENCIA UNO/ARCHIVO
La autoridad señaló que existe un problema de infraestructura en algunos establecimientos. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, apuntó contra el gobierno anterior por la compleja situación de violencia escolar que se arrastra desde el inicio del año escolar en marzo, y que durante abril se agudizó con varios incidentes en liceos emblemáticos de la Región Metropolitana.

La actual autoridad abordó lo realizado por sus antecesores, que tras dos años de cierre parcial o total de las escuelas decretaron el reinicio de las clases presenciales obligatorias, considerando la baja de casos de COVID-19 y la amplia vacunación de los menores de edad.

“Es importante el proceso de anticipación y es nuestra principal crítica al gobierno anterior. Volvimos en marzo de manera abrupta sin una gradualidad que permitiera por ejemplo haber detectado situaciones que iban a ocurrir, como por ejemplo la sobrecarga y el estrés que generó para muchos jóvenes que volvían por primera vez a la presencialidad habiendo desaprendido habilidades sociales, la situación de estrés de los profesores haciendo el doble de esfuerzo”, comentó el secretario de Estado a Tele13 Radio.

Ávila añadió que “era natural que esto, si se suman los problemas de salud mental más la cuestión de la infraestructura, obviamente iban a provocar este tipo de estallidos que son cosas que creemos hay que anticipar (...) y esa anticipación es la que creemos el gobierno (anterior) debería haber sido capaz de visualizar, cómo me voy a encontrar con los colegios después de la pandemia, muchas veces sin mayor mantenimiento”.

Sobre las protestas lideradas por los establecimientos emblemáticos de Santiago, el ministro reconoció que "hay un problema de infraestructura efectivamente, el último censo de infraestructura tiene 10 años y la detección del deterioro ya era importante, imagínense después de la pandemia con el abandono y la falta de mantención de los establecimientos se agudizó".

“Yo no sabría decir si hay una coordinación o no (entre los liceos movilizados). Lo que sí es importante señalar es que estamos hablando de un porcentaje de establecimientos bien menores si nosotros pensamos que en el país contamos con 12.500 establecimientos, un 40% de ellos son de educación media y con problemas bien similares. Por lo tanto, estas son las formas en los que establecimientos resuelven y hacen ver sus legítimas demandas”, comentó.

Ávila expresó que “estas legítimas demandas tienen una vía de solución a través del diálogo, y de la coordinación anticipada entre las distintas autoridades para hacerle frente, cómo yo me instalo en una mesa de trabajo con los estudiantes, padres y apoderados, con las comunidades y empiezo a identificar con los escasos recursos que siempre tenemos, qué vamos a resolver primero y así”.

Por los liceos que han protagonizado los hechos más violentos, la autoridad precisó que “estamos hablando de dos o tres establecimientos de la comuna de Santiago y dos establecimientos de la comuna de Providencia. Estamos hablando de cinco establecimientos que hoy están con una complejidad importante por la manera en que algunos de sus estudiantes han decidido resolver sus conflictos”.

Más Noticias

Más Noticias