Educación

Unesco reportó los avances y desafíos para la educación en migrantes venezolanos en Chile

El organismo valoró los esfuerzos para integrar a los estudiantes refugiados, pero señaló que aún existen barreras para quienes no tienen su situación migratoria al día.

El informe planteó las tareas pendientes en materia de integración de los estudiantes migrantes. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El informe planteó las tareas pendientes en materia de integración de los estudiantes migrantes. AGENCIA UNO/ARCHIVO

La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (Orealc/Unesco Santiago) entregó durante este jueves un reporte sobre la situación de los migrantes y refugiados venezolanos en Chile, abordando su integración en el sistema educacional, destacando algunos avances y alertando por los desafíos pendientes en la materia.

El informe resaltó los esfuerzos realizados por el Estado para brindar una respuesta educativa adecuada para los niños, niñas y adolescentes que llegan a nuestro país, señalando que es necesario abordar todas las decisiones de forma integral.

“La necesidad de proteger y resguardar la seguridad y bienestar de cientos de familias que junto a sus niños y niñas han ingresado al país, así como asegurar el resguardo de sus derechos, es un asunto prioritario. Este documento contribuye a que las  decisiones que se tomen en materia educativa para la población migrante y refugiada en Chile, estén basadas en la evidencia y enfocadas a garantizar el derecho a la educación de este grupo de la población”, expresó Claudia Uribe, directora de Orealc/Unesco Santiago.

El documento valoró algunas acciones como la creación de un Identificador Provisorio Escolar (IPE). Esto ha permitido que las y los estudiantes migrantes o refugiados, no tengan que esperar la regularización migratoria para poder acceder al sistema educativo.

Según datos del Ministerio de Educación (Mineduc), durante el año 2020 hubo 30.870 estudiantes venezolanos matriculados con este identificador.

Uno de los problemas de los alumnos inscritos con IPE es que al no tener su situación migratoria regularizada, no pueden ser considerados como alumnos prioritarios para efectos de la Subvención Escolar Preferencial.  Según Unesco, el hecho de no contar con esta subvención puede operar como una barrera para que un establecimiento educativo reciba a estos estudiantes.

Para abordar esta situación, la entidad internacional afirmó que es necesario “desarrollar procesos de regularización en conjunto con la autoridad migratoria”, que hagan uso de los sistemas de información educativa que el Mineduc ya posee sobre el estudiantado con Identificador Provisorio Escolar.

El informe de educación de migrantes y refugiados venezolanos señaló además que es necesario “contar con docentes calificados en temáticas de interculturalidad, inclusión y diversidad cultural”, cuestión que ya estaría siendo abordada por el Mineduc a través del fortalecimiento de las capacidades de docentes y directivos.

Unesco añadió que otro desafío que el sistema educacional debe cumplir considera la creación de espacios libres de violencia, a través de una política de convivencia escolar que pueda frenar las expresiones de xenofobia y racismo.

Más Noticias

Más Noticias