EMPREN-D

En alianza con UDT de U. de Concepción: emprendimiento fabrica maceteros con mascarillas recicladas

Esta idea nace en 2020, cuando la UDT realizó estudios que le permitieron evaluar la factibilidad de valorizar las mascarillas quirúrgicas.

Este programa permite dar una nueva vida a los cubrebocas que han sido desechados a través de la creación de productos con un valor agregado.
Este programa permite dar una nueva vida a los cubrebocas que han sido desechados a través de la creación de productos con un valor agregado.

En el marco de la pandemia que se vive en Chile y el mundo, sumado al problema global que existe en cuanto a los desechos plásticos, contaminación y la falta de concientización en el reciclaje de nuevos residuos que nos ha dejado la pandemia, Deysa Care en alianza con Unidad de Desarrollo Tecnológico de la Universidad de Concepción, levantaron la iniciativa de difusión, con el objetivo de promover programa de reciclaje de mascarillas al cual pueden acceder sus clientes que quieran dar una un cierre consciente y valorización de sus residuos.

 Este programa permite dar una nueva vida a los cubrebocas que han sido desechados a través de la creación de productos con un valor agregado que sigan en la línea de sustentabilidad, como lo son los maceteros para cultivos.

Estos tapabocas están hechos con pequeñas fibras de polipropileno, el cual es un material que no se degrada, por lo que, al no ser reutilizado contamina distintos ecosistemas debido a su eliminación irresponsable de la comunidad, además de dañar a la fauna.

Hoy gracias a tecnología de procesamiento desarrollada por UDT, estos residuos se pueden transformar en pellets de polipropileno, lo que permite su incorporación en sistemas de inyección de plásticos que lo transforman en un fluido inyectable en moldes de la forma que se desee, tales como: Cubiertos, bandejas, platos, recipientes, etc, como también diversos tipos de maceteros.

El proceso realizado por la Unidad de Desarrollo Tecnológico de la Universidad de Concepción tiene seis pasos que son claves para la realización de estos maceteros. Primero está la recepción de mascarillas, luego estas se incorporan en una cámara de desinfección, en donde mediante uso de altas temperaturas se asegura la eliminación de todo agente contagioso, incluido el virus del COVID, en el tercer paso, las mascarillas se pesan y se clasifican, asegurado de este modo la eliminación de elementos indeseados como plásticos, telas o papeles, para luego pasar por la molienda y reducir su tamaño, obteniendo viruta de mascarilla, la cual es sometida a diferentes procesos mecánicos de densificación, que permiten la obtención de  distintos tipos de pellet de mascarilla, el cual se transforma por inyección en el producto final deseado.

Esta idea nace en 2020, cuando la UDT realizó estudios que le permitieron evaluar la factibilidad de valorizar las mascarillas quirúrgicas, para lo cual se contó con la autorización de la SEREMI de salud Biobío, mediante una ordenanza que permite el tratamiento seguro de cubrebocas.

Más Noticias

Más Noticias