Entretención

"Fue lo más doloroso": Paulina Urrutia reveló el delicado momento que vive Augusto Góngora

La actriz actualizó el estado de salud de su esposo, a ocho años de haber sido diagnosticado de Alzheimer.

Paulina Urrutia reveló también uno de los momentos más complejos que vivió al cuidado de Augusto Góngora. AGENCIA UNO/ARCHIVO.Paulina Urrutia reveló también uno de los momentos más complejos que vivió al cuidado de Augusto Góngora. AGENCIA UNO/ARCHIVO.
Paulina Urrutia reveló también uno de los momentos más complejos que vivió al cuidado de Augusto Góngora. AGENCIA UNO/ARCHIVO.

Paulina Urrutia conversó este martes con Mucho Gusto, respecto al deteriorado estado que atraviesa su esposo, Augusto Góngora, a raíz del Alzheimer que le diagnosticaron a fines de 2014 y que lo tiene alejado de la vida pública desde 2016.

De esta forma, reveló que su pareja está en “una etapa del Alzheimer avanzada, bien avanzada” donde “depende de ayuda para todo: para comer, para vestirse, para bañarse, para ir al baño”.

“Está muy deteriorado físicamente. La verdad es que quedó con mucho daño físico y con mucho miedo. Cuesta mucho que camine, que se desplace. Ha cambiado mucho su realidad y la nuestra”, aseveró.

Uno de los episodios más complicados para Paulina Urrutia ante el escenario que vive Augusto Góngora fue que “dejamos de compartir la cama, eso fue lo más doloroso”.

A pesar de la realidad que viven ambos, la ex ministra de Michelle Bachelet aseguró que “está bien, estamos bien. Eso es lo que hay que hacer; ir acompañando esta enfermedad”.

“Yo hasta el día de hoy amo al Augusto. Claro, hoy estoy más comprometida con el dolor, y por supuesto que creo que nadie merece el dolor. El dolor hoy me tiene muy comprometida con él, pero no siento frustración, siento que es una etapa de mi vida, había que pasar por esto”, reflexionó.

Uno de los puntos que destacó Urrutia de Góngora es que “si bien se pierden todas las capacidades de compresión, hay una lucidez afectiva que es impresionante”.

“Estaba llorando heavy y el Augusto me dice qué pasa. Yo le dije tengo pena y me dice por qué. Se queda callado y me dice ya, ya; porque siente igual que un niño cuando uno está mal, nervioso o cuando uno no puede contenerlo”, relató.

Más Noticias

Más Noticias