Entretención

“Hay que querer": Carolina Arregui entrega el 'secreto' para mantener la relación de 20 años con su pareja

Carolina Arregui se casó en 2016, tras doce años de pololeo, en una ceremonia civil realizada en Spa de Sothers en Viña del Mar y luego celebró el enlace en un restaurante de la playa Las Salinas.

"Hay que querer. Te juro por Dios que no hay más que eso. Hay que tener ganas y realmente querer querer a la otra persona", comentó Carolina Arregui
"Hay que querer. Te juro por Dios que no hay más que eso. Hay que tener ganas y realmente querer querer a la otra persona", comentó Carolina Arregui

Veinte años en pareja, siete casada y aún muy enamorada de su marido, el cirujano plástico Roy Sothers, se manifestó la actriz Carolina Arregui durante su participación un programa de televisión. 

En la entrevista que le realizó Julio César Rodríguez, en Pero Con Respeto, la protagonista de teleseries como Ángel Malo, Marrón Glacé y Pobre Novio, resaltó que lleva más de dos décadas junto al conocido facultativo y que la relación ha durado gracias a la comunicación y al “haberle puesto ganas”.

Carolina Arregui se casó en 2016, tras doce años de pololeo, en una ceremonia civil realizada en Spa de Sothers en Viña del Mar y luego celebró el enlace en un restaurante de la playa Las Salinas.

Durante la entrevista, Julio César Rodríguez le consultó cuál era su secreto para mantener durante tantos años la relación con su marido. Ella le contestó que: “Hay que querer. Te juro por Dios que no hay más que eso. Hay que tener ganas y realmente querer querer a la otra persona. Y no hay que hacer ningún esfuerzo, ningún sacrificio, eso nace solo”, dijo convencida y luego precisó que además, hay que “pasarlo bien, reírse, conversar, es súper importante eso, la comunicación. Tiene que haber muy buena comunicación, sinceridad”.

En esa misma entrevista, Carolina Arregui recordó cuando con tan sólo 16 años se fue de la casa de sus padres después de una discusión con su mamá. “Peleábamos por puras tonteras. “¿Por qué hoy día estás haciendo las tareas aquí, cuando las tendrías que estar haciendo en tu escritorio?” Hasta que un día me choreé de tanta lesera y le dije ¿sabes qué más? Me mando a cambiar”, relató para luego contar que se fue a vivir a una pensión, debió trabajar para mantenerse y ser su propio apoderado en el colegio. 

Más Noticias

Más Noticias