Entretención

Huerto orgánico: ¿cómo hacer compost casero?

El abono es un elemento clave para las huertas, y realizarlo por nuestra cuenta nos ayudará a reducir los desechos.

Un huerto o un jardín es el mejor espacio de aprendizaje para niños y adultos (Pixabay)
Un huerto o un jardín es el mejor espacio de aprendizaje para niños y adultos (Pixabay)

Tener un huerto en casa tiene varios beneficios, como contar con alimento de calidad, desarrollar una actividad recreacional, decoración, entre otros. Además, producir nuestro propio compost nos ayuda a reducir nuestra contaminación, ya mitad de la basura que generamos está compuesta de materiales orgánicos y éstos, a través del compostaje, se pueden transformar en abono para las plantas.

Es por eso que Paola Luengo, monitora del Parque Alessandri de Coronel, Región del Biobío, entregó una guía para realizar compost casero.

Lo primero a realizar es clasificar el material orgánico, dividiéndolos en una caja el material verde y en otra el material café. El material verde son los desechos orgánicos vegetales considerados biodegradables, es decir, basura que se degrada fácilmente en el tiempo sin necesidad de químicos, orgánicos, como la cáscara de plátano, huevos, melones, lechuga, entre otros.

Por otra parte, el material café será el que provea carbono, regule la humedad y evitará el mal olor del compost. Estos pueden ser cartón, papel de diario u hojas secas de los árboles.

Luego, se reúnen dos botellas plásticas desechables. Una de dos litros que se debe cortar por la base y otra de 3 litros que se cortar por la mitad.  Hecho esto, la parte superior de la botella a la que le cortamos la base, se colocamos de manera invertida sobre la botella que cortamos por la mitad, formando un embudo para que la base reciba el líquido fertilizante del compost.

En este recipiente se rellena intercalando el material verde y material café en capas. La primera capa será un puño de material café y luego material verde. Entre capas hay que rosear agua para mantener la humedad y darle energía a los microorganismos.

Una vez que se llenar el recipiente, se termina con una capa de material café para evitar mosquitos en el compost y se cierta con la otra mitad de la botella– con tapa– que sobra, y se le realizan pequeños orificios para que reciba oxígeno.

Listo el recipiente, se deja reposar durante 15 días. Pasado este tiempo el volumen de los desechos disminuirá, por lo que se debe ir rellenando nuevamente con las capas de material orgánico.

Pasados de 3 a 4 meses se habrá extinguido todo resto de materia orgánica, y se transformará en tierra fértil u abono.  Este lo podremos usar tanto en un huerto como en el jardín o macetas que ya tengan.

¿Cómo armar el huerto?

Tener un huerto en casa para cultivar nuestras propias verduras y hortalizas es posible incluso en espacios pequeños, como un balcón o terraza, mientras se cuente con luz solar directa. Además, para Maite Artiagoitia, Directora del Parque Alessandri de CMPC, los huertos caseros también pueden ser una herramienta educativa para toda la familia.

“Un huerto o un jardín es el mejor espacio de aprendizaje para niños y adultos, ya que, al estar más conectados con la tierra, sus procesos y tiempos, aprendemos a valorar, a querer nuestro entorno natural y a poner nuestro mejor esfuerzo por cuidarlo. Además, se genera un espacio familiar para trabajar en equipo y aprender a ser constantes, pacientes y responsables”, explicó.

Para armar el huerto se debe cubrir con un saco de papas una caja de madera que será nuestro pequeño huerto. Allí agregamos el compost realizado anteriormente hasta llenar la caja y sembraremos semillas que no necesiten de tanto espacio como el cilantro.

Realizamos un surco a lo largo de nuestro huerto, no muy grande para evitar que no germinen y las tapamos con una capa muy pequeña de tierra. Le agregamos un poco de agua. Luego anotamos la fecha y el nombre de lo que estamos cultivando.

Es importante conocer cuál estación del año favorece lo que se va a sembrar y podemos ir intercambio los cultivos que son de temporada. Durante el verano se dan mucho mejor la siembra de cilantro, perejil, acelga, orégano o menta.

Finalmente, sólo queda ser pacientes con la naturaleza y esperar que la cosecha germine.

Más detalles en el siguiente video:

Más Noticias

Más Noticias