Entretención

La emotiva carta de Benjamín Vicuña a su hija Blanca a 10 años de su fallecimiento

Pampita, la mamá de la pequeña, también recordó la fecha con una publicación en su cuenta de Intagram

Blanca Vicuña era la mayor de los cuatro hijos de Vicuña con Pampita. INSTAGRAM.
Blanca Vicuña era la mayor de los cuatro hijos de Vicuña con Pampita. INSTAGRAM.

Con emotivas palabras a través de sus respectivas redes sociales, Benjamín Vicuña y Carolina "Pampita" Ardohain recordaron hoy el décimo aniversario del fallecimiento de Blanquita, la única niña y la mayor de los cuatro hijos que tuvieron cuando eran pareja.

Y aunque ambos acompañaron sus textos con videos de la pequeña, el actor chileno abrió de lleno su corazón y publicó un extenso texto dirigido "al primer gran amor de mi vida", mientras que la modelo optó por un breve pero profundo mensaje.

Pampita posteó un video de Blanquita mientras le habla a su hermano Bautista. "Blanca, Siempre en mi", escribió al lado, junto a un corazón.

Una fecha de mierda

Benjamín Vicuña, sin embargo, decidió escribirle un extenso y emotivo mensaje a la pequeña que hoy tendría 16 años.

Junto a un video que mostraba a Blanca disfrutando de un juego y con él diciéndole "dale Blanca, dale mi amor", el actor comenzó sus palabras reconociendo que "esta fecha quedó grabada en mi memoria, en mi piel y en la piel de la gente que amo".

"Esta fecha fue definitivamente un antes y un después en nuestras vidas. Una fecha con la que jamás podré reconciliarme. Una fecha de mierda que eligió Dios para llevarse al primer gran amor de mi vida. Una fecha en la que ya nada me parece casual. Los septiembres grises cobran sentido", continuó con su posteo.

Añadió que "hoy estás más acá que nunca, o yo estoy más allá. Hoy mi casa está habitada por tu cara, tus fotos y tus recuerdos. Hoy mis hijos, tus hermanos, te nombran con alegría (creo que hicimos las cosas bien)".

"Diez años que pasaron volando, como tú sigues volando cerca de nuestro. Diez años que comenzaron con la rabia, la negación la impotencia, más tarde la aceptación y luego la reconstrucción", indicó a continuación.

Signo de eternidad

Luego, Benjamín Vicuña le relató a su hija que "el mismo Dios que te llevó, nos sostuvo, nos cuidó y hoy me regala vida, salud y nuevos desafíos. Jamás voy a terminar de entender el por qué, pero sí puedo mirar al fondo de mi alma y estar seguro de que nos acompañamos más que nunca, que estás. Que el 8 sea el signo de la eternidad, elijo pensar que no es un mero azar".

"En este ciclo, sin duda la amistad fue fundamental para poder salir de zonas oscuras y dolorosas. En lo personal, estos escritos, poemas abstractos y acciones que compartí públicamente, me hicieron bien, me ayudaron. Cada uno de los comentarios que recibió, fueron como un silbido en medio de la niebla, como un cariño, un manto sagrado de protección y humanidad. Y eso, aunque parezca frívolo, me corresponde. Para empatizar, para tomar fuerzas, para transformarme inevitablemente en un pequeño referente de lucha y de dolor", planteó el actor.

En el cierre de sus palabras, el papá de Blanquita escribió: "Aquí estoy, cerrando este ciclo y comenzando otros, embarcado en el proceso de escribir un libro, con mis limitaciones, con mi sensibilidad, con mis metáforas y mis carencias. Un libro que intentará sanar a muchas otras personas a las que, como a mí, una fecha les quedó marcada a fuego".

Más Noticias

Más Noticias