Entretención

"Mírame la cara": la feroz parada de carros de Patricia Larraín a José Miguel Viñuela

La incómoda situación se vivió en el programa online 'Desde mi cocina con la Nené', cuando el conductor le quiso preguntar por el 'Chino' Ríos.

Patricia Larraín no quiso hablar de su pololeo con el ex número 1 del tenis mundial.Patricia Larraín no quiso hablar de su pololeo con el ex número 1 del tenis mundial.
Patricia Larraín no quiso hablar de su pololeo con el ex número 1 del tenis mundial.

Al final, más que una anécdota sabrosa o un recuerdo divertido, fue la parada de carros de Patricia Larraín a José Miguel Viñuela la que marcó la edición del miércoles de 'Desde mi cocina con la Nené', el programa que el ex conductor de Mekano  transmite por su instagram.

La ex modelo fue la invitada estelar al espacio, ocasión que aprovechó para hablar de manera muy entusiasta de su vida personal y profesional en los últimos años.

Y en eso estaba cuando, como consigna lacuarta.com, Viñuela quiso recordar aquella época en que Patricia ocupaba portadas y titulares gracias a su romance con el tenista Marcelo Ríos.

Frenado en seco

"Me voy a ir a 1998. Imagen patente: tú en la galería tirándole besos al ‘Chino’ Ríos cuando se convierte en número 1 del mundo", alcanzó a decir el conductor, antes de ser frenado en seco por su invitada, que con su rostro mostró lo incómoda que se sentía en ese momento.

"Mírame la cara", le replicó la ex modelo a José Miguel Viñuela.

El anfitrión, por su parte, intentó retomar el asunto como que no quería la cosa: "¿No quieres hablar de eso?", preguntó, sin obtener respuesta.

Luego intentó con otra estrategia: "Me encantas tú como polola, eras tan jugada, enamorada, piola", le dijo, pero Patricia no cayó en el juego y sólo le respondió: "Es que ya pasó, yo le deseo lo mejor".

En el resto del programa Larraín contó detalles de sus 18 años de matrimonio con Hugo Giovo, el padre de sus dos hijas.

Relató que ambos eran vecinos del edificio al que llegó a vivir en 1998. "Un día llamé al conserje, porque tenía un problema y al mismo tiempo Hugo llamó al conserje también y se cruzaron las líneas. Y empezamos a hablar los dos por el citófono y con el conserje escuchando", recordó.

Luego ella lo invitó a conversar a su departamento y lo demás es historia.

Más Noticias

Más Noticias