Entretención

"Pensaba hasta aquí no más llegué": Hernán Calderón relató sus días internado con COVID-19

El padre de Kel Calderón estuvo más de dos meses internado en la Clínica Alemana tras contagiarse del virus, donde además sufrió una neumonía y se infectó de un virus intrahospitalario.

Además de COVID-19, Hernán Calderón tuvo neumonía y se infectó de un virus intrahospitalario. AGENCIA UNO/ARCHIVO.
Además de COVID-19, Hernán Calderón tuvo neumonía y se infectó de un virus intrahospitalario. AGENCIA UNO/ARCHIVO.

El pasado lunes Hernán Calderón recibió el alta médica de la Clínica Alemana tras pasar 73 días internado por COVID-19. En conversación con LUN contó que para el 18 de octubre comenzó a sentirse mal y el día 23 su hija Kel Calderón lo notó “muy mal”, por lo que decidió llevarlo a un médico.

“Me intubaron de inmediato cuando llegué y desde ahí ya no me acuerdo de nada”, aseguró, indicando que “de lo que me han contado y recuerdo un poquito, porque estuve muy sedado, es que me hicieron una traqueotomía para el ventilador mecánico, con el que estuve cinco días. También me daban vueltas en la cama. Me tuvieron boca abajo muchos días, después me ponían de espalda y no funcionaba, no respiraba mejor". Además, recalca que tenía un 98% de posibilidades de no salir airoso.

El abogado logró dar vueltas las estadísticas y pese a que contaba con un 2% a favor, “ese resultó y fue milagroso”. Y es que además del COVID-19, Calderón contrajo una neumonía, estuvo sedado con coma inducido, y luego le dio una infección a la sangre, un virus intrahospitalario.

“Pensaba hasta aquí no más llegué. Pero también le daba vueltas a cómo me vino esto tan fuerte, si tenía las tres dosis; la última me la había puesto hace dos meses”, afirmó.

El rol que jugaron sus hijas

Uno de los puntos que Hernán Calderón rescata de toda esta situación, fue el rol que jugó su hija Kel Calderón, quien estuvo “desde el día cero”, junto a Francisca Calderón, hija de su primer matrimonio.

“Me alegraron los días en la clínica, celebramos Navidad y Año Nuevo en la habitación. Ellas fueron mi puntal para recuperarme y hoy, en esta etapa, lo siguen siendo”, expresó.

Actualmente es Kel Calderón la encargada de cuidarlo, dond tiene que hacer kinesioterapia tres veces a la semana, además de otras terapias de la que su hija está averiguando. “Estoy con una dieta especial para recuperar masa muscular y ejercicios”, detalló.

Con respecto a las secuelas que le dejó el COVID-19, Hernán Calderón contó que bajó más de 14 kilos mientras estuvo internado y en cuanto al nivel cognitivo “estoy bien, se me olvidan algunas cosas y no me acuerdo de nada de lo que pasó desde que me internaron; si no me las cuentan, ni me entero”.

Más Noticias

Más Noticias