Entretención

Un ídolo popular de los 80: la meteórica carrera de Boris Leonardo González Reyes, Zalo Reyes

El "Gorrión de Conchalí" comenzó ganando un festival en su comuna a los 15 años y en los '80 era número fijo en los estelares de televisión.

Zalo Reyes nació en 1952 en Conchalí. INSTAGRAM.
Zalo Reyes nació en 1952 en Conchalí. INSTAGRAM.

Boris Leonardo González Reyes, más conocido como Zalo Reyes o el "Gorrión de Conchalí", cumpliría 70 años el próximo 3 de noviembre, pero las complicaciones en la diabetes que lo afectaba desde hace décadas terminaron con su vida este domingo 21 de agosto.

A los 15 años ya tenía claro cuál era su destino, pues ganó un Festival de la Canción realizado en un Centro de Madres de Conchalí, la comuna donde nació.

Rey de la música cebolla

Aunque se inició interpretando temas de Lucho Gatica, en la segunda década de los '70 su tono de voz y un estilo muy propio lo acercaron a la denominada música cebolla más que al bolero.

En 1978 grabó su primer single: el cover de "Una lágrima y un recuerdo", y al año siguiente alcanzaría la gloria gracias al tema "Con una lágrima en la garganta".

En esa década solo las radios AM programaban música cebolla, y Zalo Reyes era el rey en todas las estaciones con sus éxitos.

Su llegada a la televisión

Y justamente esta popularidad que alcanzó llevó a Zalo Reyes a la televisión. Así, participó en varios programas televisivos como Troncal Negrete y El Festival de la Una, y era un asiduo asistente a Sábados Gigantes, cuando todavía se producía en Chile.

Estuvo en los estelares con mayor audiencia del momento, como "Noche de Gigantes", con Don Francisco, y "Permitido", con Antonio Vodanovic.

1983 encontró a Zalo Reyes en un gran momento, que supo aprovechar en el Festival de Viña del Mar, donde ganó la gaviota y la antorcha.

Y un par de años más tarde tuvo un gran impulso a su popularidad, cuando Don Francisco lo invitó a animar el espacio "Este es mi barrio".

En la década de los '80 Zalo Reyes grabó también algunos de sus mayores éxitos, como "Ramito de violetas", "Mi prisionera", "María Teresa y Danilo"; "Motivo y razón" y "El rey de tus sueños", entre otras.

Coincidente con la llegada de la democracia a Chile, las apariciones de Zalo Reyes en televisión se fueron haciendo más esporádicas.

Y algunas de ellas causaron una polémica que hoy haría las delicias de los tuiteros. Por ejemplo cuando acudió a TVN al al programa "Hablemos de", donde fue "hipnotizado" por Tony Kamo, quien lo hizo comer una cebolla diciéndole que era una manzana. Luego reconocería que todo fue falso y solamente una actuación.

Con la llegada del nuevo milenio, Boris Leonardo González Reyes, o simplemente Zalo Reyes, ya no tenía mucho espacio en la televisión. Sin embargo, para las nuevas generaciones, que se habían criado con sus papás escuchando las canciones del el "Gorrión de Conchalí", el cantante se transformó en un artista venerado por los músicos más jóvenes.

Zalo Reyes y las drogas

En 2014, en el programa "Yo, el que no conocías”, de Chilevisión, el "Gorrión de Conchalí" habló sobre sus adicciones, en particular a la cocaína.

"Me mezclé con malos amigos, con los más malos", reconoció Zalo Reyes.

"Todo el mundo jalaba. Yo no tomaba, nunca fumé marihuana pero la coca sí, casi 10 años y la dejé mezclándola con maicena”, contó en ese momento el cantante.

Más Noticias

Más Noticias