Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Estadio

La millonaria inversión de Estadio Seguro que amenaza con convertirse en el Transantiago del Fútbol

Según reconoce el propio coordinador del Plan Estadio Seguro, Cristián Barra, los 96 torniquetes adquiridos para los estadios presentan un porcentaje de error del 25 al 30%. Aquí también explica porqué recientemente el gobierno aclaró que el sistema podría tener un costo final de 1.800 millones.

La millonaria inversión de Estadio Seguro que amenaza con convertirse en el Transantiago del Fútbol
Por Boris Yaikin y Vanessa Azócar 11 de Enero de 2013

El 3 de enero Chilecompra subió a su página web una resolución exenta fechada el 21 de noviembre que, en virtud de las atribuciones de la Subsecretaría de Prevención del Delito, aclara el valor total que irrogará  la compra del Sistema de Acceso Móvil (SCAM), adquirido para el Plan Estadio Seguro, estableciendo que la adquisición de los equipos tendrá un monto máximo de $1.800.000.000. El documento alude a los vistosos torniquetes que el coordinador del plan de gobierno, Cristián Barra, mostró en sociedad durante la final del campeonato entre Huachipato y Unión Española, y cuya puesta en marcha fue calificada como “un éxito”.

En rigor dicha licitación ya estaba oleada y sacramentada desde el pasado 6 de agosto de 2012, cuando fue asignada a la empresa Bitelco Diebold Chile Limitada, con un costo inicial de 1.080 millones de pesos para la compra de 96 torniquetes que el gobierno adquirió en orden a la nueva Ley de Violencia en los Estadios, que ahora obliga a los clubes a dotar de medidas de seguridad los recintos deportivos.

“El gasto que irrogará para la Subsecretaría de Prevención del Delito la contratación del “Sistema de Control de Acceso Móvil (SCAM) en los partidos de Fútbol Profesional, en el marco del Plan Estadio Seguro”, podrá ascender hasta la suma 1.800.000.000“, dice el documento firmado por el subsecretario Juan Cristóbal Lira con fecha 21 de noviembre.

¿Por qué el gobierno se abre a un eventual aumento? Según explica el propio Cristián Barra a El Dínamo no existe intención de comprar más torniquetes y la resolución solo pone de manifiesto el monto aprobado por el Congreso para ese ítem. “Este monto corresponde al total del presupuesto que nosotros teníamos asignado desde el Congreso como plan Estadio Seguro…no significa que se vaya a comprar más torniquetes, ese fue el total de nuestro presupuesto”, dice.

La millonaria inversión del Ejecutivo en los torniquetes que  buscan impedir el ingreso a los estadios a quienes haya sido sancionados por violencia en estos recintos abre una serie de dudas entre quienes conocen de cerca el funcionamiento de los recintos deportivos. Primero porque son los clubes deportivos y no el gobierno los obligados por ley a implementar los sistemas de seguridad en los estadios. Aun así, el Congreso autorizó el desembolso de 1.800 millones para una marcha blanca del sistema que durará hasta marzo de 2014, fecha en que los clubes deberán asumir el gasto. 

Un segunda duda es la eficacia del sistema adquirido por el Ejecutivo en partidos de alta convocatoria, pues hasta el momento las pruebas se han realizado solo en condiciones ideales y de laboratorio, como la que se hizo el 19 de noviembre de 2012 en la Escuela de Formación de Carabineros de Chile, donde 200 efectivos simularon su ingreso al estadio.

Como sea, el gran ganador de la inversión de Estadio Seguro es la empresa  Bitelco Diebold Chile Limitada,  pues además de zanjar un millonario negocio con el gobierno, logró hacerse de una interesante cartera de eventuales clientes entre los clubes, algunos de los cuales -según la misma firma- ya han  manifestado su interés por los equipos que ellos proporcionan. Un jugada, que de avanzar como espera Diebold, podría reportar para la empresa hasta 500 millones por club.

Pero, ¿por qué el Congreso aprobó el presupuesto para la compra de un sistema de seguridad que debería salir del bolsillo de los clubes?

Según la versión del diputado DC, Matías Walker, miembro de la comisión Especial de Deportes y de la de Seguridad Ciudadana, al aprobar los recursos dentro de la Ley de Presupuesto para el Plan Estadio Seguro “le entregamos al gobierno las herramientas que necesitaban los organizadores para que se hicieran cargo de la violencia en los estadios”. Agrega se estableció que los equipos no podrán ser destinados a los recintos privados, pues ellos tienen que comprarlos de aquí a marzo del 2014, cuando termina la marcha blanca de la ley.

BARRA: “HABRA PERSONAS QUE INTENTARAN HACER COLAPSAR EL SISTEMA”

Los 96 torniquetes comprados por el gobierno (a un valor unitario de sobre los 11 millones) cumplen con el estándar establecido en las bases de licitación: tienen un sistema móvil, de material resistente, con lectura de entradas y de huella digital. Y con un software integrado que deberá ser manejado por la propia empresa adjudicada. (ver recuadro)

En la licitación, sin embargo, no se exigió a los postulantes definir previamente el tiempo de acceso a través del torniquete. Un dato clave si se toma en cuenta que las puertas de los estadios se abren con dos horas de antelación y un tiempo excesivo de ingreso a través de los torniquetes obligaría a extender ese tiempo.

Según asegura Barra a este medio, en las pruebas se estableció fehacientemente un tiempo cronometrado de 3 segundos. “Los torniquetes tienen un rendimiento para lo que la FIFA exige, que es dos horas de plazo para cubrir un estadio. No puede haber una espera superior a eso para ingresar a un estadio. En el caso del Estadio Nacional estamos hablando de 500 personas por torniquete. Hoy día los tiempos que estamos manejando son 3 segundos en el caso de lectura del carnet de identidad para efectos de control de identidad. Esa cifra se trabajó en los partidos y en la marcha blanca”, dice.

No obstante, ese dato se contradice con lo que expresa a este medio, Reinaldo Abdalah Cousiño Ejecutivo de Proyectos de Bitelco Diebold Chile, quien dobla el tiempo de demora.  “Aproximadamente cada persona se demora 7 segundos en ingresar, de repente puede demorarse más, si la persona tiene algún problema con la huella, pero para eso se cuenta con dispositivos manuales, inhalámbricos, que son los llamados hunter“, dice.

El coordinador del Plan Estadio Seguro defiende el sistema, aunque también reconoce que hubo baches durante su marcha blanca en la Escuela de Carabineros, como cuando se percataron que venía  con la hora de Brasil, lo que alteraba todo proceso y obligó a su reinicio. Ahí también se dieron cuenta de que uno de los problemas que enfrentará el sistema será la exigencia de portabilidad del carnet de identidad, sobre todo en los menores de edad que suelen andar sin identificación.

El porcentaje de error del torniquete es de un 25 a un 30%”, dice Barra, quien aun así sostiene que los aparatos  están en condiciones de aguantar la máxima exigencia. “El sistema está preparado para aguantar un partido de alto riesgo”, insiste.

A pesar de su optimismo,  Barra toma salvaguardias al explicar que todo funcionará en la medida de que el público llegue en un tiempo prudente a los estadios. “Si toda la gente llega en los últimos 10 minutos es imposible con cualquier fórmula. Habrá personas que querrán hacer colapsar el sistema“, dice.

Y eso lo confirma Iván Vásquez, ‘el Palomo’, hincha histórico de la Garra Blanca, quien dice que a los hinchas de galería no les va a gustar el atraso. “La gente llega con suerte media hora antes, y no me sorprendería que con este sistema se atrasaran mucho al entrar. Cuando llegue mucha gente por supuesto que va a colapsar todo”.

UNA LUCRATIVA PRESENTACION EN SOCIEDAD

A pesar de las dudas sobre la eficacia del millonario sistema adquirido por Estadio Seguro, en Bitelco Diebold sacan cuentas alegres. Y es que la presentación en sociedad que tuvieron ya rindió frutos.

Tras obtener la licitación en agosto, la empresa fue invitada a una reunión en la Intendencia con los representantes de los clubes, Colo Colo, Universidad de Chile, Universidad Católica, Unión Española y Audax Italiano, entre otros. Según relata Barra, a esta cita también asistieron las empresa ticketeras y representantes de Carabineros.

La idea era mostrar el sistema recién adquirido, y hablar con los clubes sobre la capacitación a los guardias y otros aspectos técnicos.

“No fue una reunión comercial”, asegura enfáticamente el coordinador de Estadio Seguro.

Pero aunque esa no fue la intención, lo cierto es que el encuentro fue la oportunidad de generación de puentes entre la empresa y los clubes, eventuales clientes.

Así lo reconoce Abdalah Cousiño, quien comenta que después de esa cita los clubes se han acercado a conversar. “Con la mayoría estamos en conversaciones, lo que pasa es que el sistema funciona, nos adjudicamos por mejor precio, mejor calidad respecto a los otros oferentes, y los clubes están interesados, y hemos estado haciendo presentaciones en las cuales se han ofrecido algunas ventajas adicionales, que electrónicamente manejamos, dando ventajas al sistema”, dice. 

El ejecutivo de Bitelco Diebold detalla que ya han hecho presentaciones a Colo Colo, Huachipato, Universidad Católica y Unión Española. Y que también se han acercado a los responsables de los estadios Sausalito y El Teniente.

“Cada club debería hacer una inversión, en promedio y a grandes rasgos, de un millón de dólares, para poner los torniquetes en forma permanente”, agrega.

Consultados al respecto Colo Colo, Audax Italiano, Unión Española y Universidad de Chile declinaron referirse al tema y plantearon que aún no definen el sistema que utilizarán para cumplir con las nuevas exigencias de seguridad de la ley.

Otras fuentes consultadas aseguran que, al menos Universidad de Chile,  podría quedarse con el sistema portátil de identificación que ya ocupa  para sus abonados, el cual es de un bajo costo. Y es que nada los obliga a equiparar el sistema que eligió el gobierno.

En tanto, el Gerente Deportivo de O’Higgins, Pablo Hoffman, dice que el estadio El Teniente es de Codelco, se está remodelando y tendrá incorporada las exigencias tecnológicas con plata del Fisco, de Codelco y del gobierno regional. El dirigente no reconoce acercamientos con Bitelco Diebold y solo se limita a señalar que habrá una licitación para decidir. “El sistema de ingreso se va a licitar. El 17 de enero se abren las propuestas”, dice.

¿Qué pasará con los torniquetes adquiridos por el Estado una vez que los clubes compren los suyos? Barra asegura que la inversión del Ejecutivo tendrá como receptor final los estadios del Instituto Nacional del Deporte y se defiende de las críticas.

“Se dice que es plata perdida, pero como el Estado a través del IND es dueño de estadios de fútbol, entre ellos el Estadio Nacional, de aquí a marzo del 2014, cuando entra en vigencia la ley, este sistema se va a instalar en alguno de los estadios del IND, con lo cual no es una inversión perdida, sino que al contrario… Alcanza para uno si es para el Nacional, pero lo más probable es que pase a tres estadios de provincia porque el Nacional tiene un diseño de remodelación propio que incorporará estos sistemas de seguridad”.

El proceso de licitación

Fue el 04 de julio cuando se publicaron en el portal Mercado Público las Bases administrativas y técnicas para la contratación del Sistema de Control de Acceso Movíl SCAM, en los partidos de fútbol profesional, en el marco del plan Estadio Seguro.

Así, se dio inicio al proceso de recepción de ofertas que había comenzado algunos meses antes, cuando el 5 de marzo el equipo de Estadio Seguro se reunió 11 empresas interesadas, entre ellas Metro, TOC, 3M-Intecsa, NEC Chile y Diebold Chile.

Dentro de las bases aprobadas por la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior y Seguridad Pública se explican las características y las necesidades del sistema, el que debía ser instalado y operadas por la misma empresa proveedora.

“Nos preocupamos en esta licitación de que tuviera una directa responsabilidad aquel proveedor que nos venda el equipo en su operación y por eso la licitación tenía un contrato asociado a que nos vende la operación del sistema por 18 meses (…) La única forma de tener aplicabilidad con esta inversión era que el proveedor tuviera la responsabilidad de bodegaje, mantención, implentación, instalación y operación y por lo tanto el mismo proveedor que nos vendía tenía ser quien operaba”, explica Barra.

Así, fueron cinco las ofertas finales las que llegaron antes del plazo indicado, 26 de julio, siendo solamente tres las empresas que cumplieron a cabalidad los requisitos y que pasaron a evaluación. Estas tres empresas fueron Bitelco Diebold Chile Limitada, Everis Chile S.A. y Protab S.A.

/Estadio Seguro

Luego, el 3 de agosto, la comisión evaluadora conformada por Rafael Tiara Morales, Jefe de la División Gobierno Interior, del Ministerio del Interior, Carlos Quintana Frugone, Jefe de la División Jurídica de la Subsecretaría de Prevención del Delito, y Claudio Toledo Sepúlveda, Jefe de la División Administración, Finanzas y Personas de la Subsecretaría  de Prevención del Delito,  dio a conocer su decisión, dando como ganadora a Bitelco Diebold Chile.

Finalmente, el 22 de agosto se firmó el contrato entre Estadio Seguro y Diebold S.A, el que entró en vigencia  el 2 de octubre, tras la toma de razón por parte de Contraloría.

Comenta