Mujer

El caso de la cita desaparecida

Tu nuevo amor parecía perfecto, hasta que de pronto “desapareció” de la faz de la tierra, después de varias citas. Para ayudar a las víctimas de estos desagradables acontecimientos a mejorar su perspectiva ante futuras relaciones, aquí te damos las razones más comunes por las cuales los hombres o las mujeres desaparecen después de varias citas.

Por:  El Dínamo

Después de varias citas que parecían perfectas con tu nueva “conquista”, sigues un poco desconcertada y hasta pensaste en borrar tu perfil on-line. Y cuando llega el momento de hacer más planes, sucede lo impensable: él desaparece y no vuelves a saber nada más de esa persona (los expertos dicen que este tipo de actos de desaparición son principalmente obras masculinas).

Siempre que lo llamas o le escribes, no recibes ninguna respuesta. Una parte tuya quisiera poner una alerta ante las autoridades, pero tu lado sensible sabe que sólo has sido una víctima más.

Desafortunadamente, el hecho de que alguien te deje plantado es muy común y, usualmente, no tiene nada que ver con qué hiciste o no algo “mal”, aunque esto no te quita el dolor de la traición que estás sintiendo. Por eso, para ayudar a las víctimas de estos desagradables acontecimientos a mejorar su perspectiva ante futuras relaciones, aquí te damos las razones más comunes por las cuales los hombres o las mujeres desaparecen después de varias citas.

El adicto (o la adicta) al amor

Todo el mundo ama la euforia de empezar una relación. Las personas que tienden a desaparecer después de varias citas, constantemente se involucran tanto con esta emoción –casi adictiva-, que sienten miedo hacia el futuro y no permanecen el tiempo suficiente como para experimentar una verdadera relación. Una vez que se les pasa la euforia, comienzan a buscar al siguiente amor de su vida. Al adicto no le importa dejarte después de haberte prometido la luna y las estrellas, porque en su mente la gente se relaciona así y por eso ni siquiera siente que de verdad estaba involucrado seriamente en una relación.

Las claves reveladoras: Parecía demasiado bueno para ser real, hablaba de su futuro juntos y haciéndote gran cantidad de cumplidos. Al parecer, sus relaciones pasadas sólo fueron de corto plazo. Habla de “ustedes” de manera romántica, pero nunca en términos prácticos como “novios”.

El que simplemente no estaba tan interesado en vos

Ya sea porque esta persona sólo quería seguir saliendo con más personas o porque simplemente se dio cuenta que no siente química en su relación contigo, él puede pensar que es más sutil dejarte poco a poco que rechazarte de manera drástica. Si ya te lo ha insinuado de alguna forma o apenas ha conocido a otra persona, es posible que sienta pena para decírtelo ahora. “Es un síntoma de nuestros tiempos”, dice Caroline Tiger, autora de “Cómo comportarte”. “En estos tiempos, con el correo electrónico y los mensajes de texto, ya no tienes que ver las reacciones de la gente con la que te comunicas, ¿o sí?” Para un tipo promedio, que le tiene miedo a la confrontación o verse como un tonto, simplemente ignorarte puede ser mucho más fácil que decirte la dolorosa verdad.

Las claves reveladoras: Las cosas lindas que te dice siempre son en respuesta a los cumplidos que tú le haces. Nunca mencionó tener un conflicto directo con alguien. La pasan bien juntos, pero no estás segura de qué tan bien lo conocés fuera de las citas.

El pretendiente que le tiene miedo al éxito

Esta es la razón que todos desearíamos que fuera; cuando alguien maravilloso comienza a desvanecerse, porque simplemente está tan intimidado por la intensidad de este nuevo vínculo, que necesita tiempo para asegurarse de que está haciendo lo correcto. “Algunas personas se asustan cuando una relación va bien”, dice Bonnie Eaker Weil, autora de “Reconcíliate, no termines”. Es posible que él no esté acostumbrado a conectarse tan bien con alguien y que, al mismo tiempo, dude de su habilidad para sostener una relación sana.

Las claves reveladoras: Él toma la iniciativa durante la primera cita o dos, pero después deja de tomar decisiones. Esto es un signo de que comenzó a dudar de sí mismo. Recuerda las malas experiencias que tuvo durante sus relaciones en el pasado; tal vez ha pasado por un fuerte cambio en su vida recientemente (una separación, un nuevo trabajo o nueva casa) que lo hizo sentirse fuera de balance.

¿Y ahora qué?

Sigue leyendo…

Más Noticias

Más Noticias