Mujer

Exposición fotográfica desnuda el cuerpo y la emociones de la mujer chilena

La pintora y fotógrafa chilena Ana María Casanueva Labra supera los tabúes y vence los prejuicios con la muestra "Todas querían ser reina", una exposición fotográfica en la que desnuda física, pero sobre todo "íntima y emocionalmente", a mujeres mayores de 40 años.

Por:  EFE

La pintora y fotógrafa chilena Ana María Casanueva Labra supera los tabúes y vence los prejuicios con la muestra “Todas querían ser reina”, una exposición fotográfica inaugurada en Santiago, en la que desnuda física, pero sobre todo “íntima y emocionalmente”, a mujeres mayores de 40 años.

La exposición, que se presenta en la “Casona Nemesio Antúnez” de Santiago, en el marco del espacio colectivo “Laberinto del amor y el erotismo”, parte de la idea del “espejo”, en palabras de la artista, para adentrarse, a través de su mirada, en el territorio de lo “emocional”.

“Si tú las miras, todas tienen un carácter especial. Yo me fijé en la vida que les había tocado vivir y busqué la belleza a través de esa experiencia”, explicó la fotógrafa en una conversación con Efe.

Con estas premisas, Casanueva, quien también se fotografió a sí misma desnuda para la muestra, destacó el punto “coqueto” que transmiten sus modelos. Una característica que puede apreciarse “más allá” de las propias fotografías.

“Yo hablé con ellas, y me di cuenta de que todas son vanidosas, incluyendo a la persona de 70 años que fotografié (…) Cuando le tomé las fotos a ella, me dijo: ‘esto es lo que yo había soñado toda mi vida, sacarme la ropa y que alguien me fotografiara'”, reveló la artista.

Una de las “modelos”, Verónica Yáñez, calificó su experiencia como algo “natural, íntimo y liberador”.

“Se trataba de aceptarte como lo que eres, dar un paso y avanzar en una línea distinta y darse cuenta de que uno tiene que amarse a sí mismo para poder aceptar a los demás”, dijo la modelo.

“Me sentí liberada, me sentí bien, me sentí cómoda (con la sesión fotográfica), creo que fue algo muy personal, muy íntimo, fue como desnudar el alma, mostrarte y saber que mucha gente te va a ver”, añadió.

En cuanto al aspecto técnico, las imágenes fueron capturadas con “herramientas muy básicas”, según Casanueva, que principalmente se valió de velas y luz natural para iluminar los cuerpos y las “almas” de las modelos.

“Las fotografías no han pasado por Photoshop. Yo manejo herramientas básicas de saturación, de oscurecer, aclarar, pero las imágenes son lo que son. No hay arreglos de ningún tipo, ni de cadera ni de pechuga”, apostilló Casanueva.

Más Noticias

Más Noticias